Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes entre nacionales y extranjeros.

Deberes respectivos entre nacionales y extranjeros.

 

Novísimo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras para uso de la juventud de ambos sexo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los deberes respectivos.

Entre nacionales y extranjeros.

El que se encuentra en un país extraño, lejos de su casa y su familia, es acreedor a que los hombres civilizados se ocupen de servirle y procuren hacerle más tolerable su aislamiento.

Es una vulgaridad odiosa el negar a un extranjero un trato afable y generoso, y no auxiliarle en cuanto necesite.

La distinción entre nacionales y extranjeros tan solo deja de ser odiosa en cuanto es indispensable para la prosperidad de las diferentes naciones; pero la animosidad de reino a reino, y de provincia a provincia, nunca puede ser individual.

La galantería que deben observar los naturales con los extrangjeros, estriba en elogiar con oportunidad y delicadeza todo lo concerniente al país ajeno, y excusar lo que haya en él de vituperable.

Tanto los unos como los otros, tendrán especial cuidado de no echarse en cara el atraso de sus respectivos países, y no empeñar ninguna discusión relativa a usos y costumbres, que hiera el amor propio del contrario.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 10854

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del estilo epistolar. Una carta no es otra cosa que una conversación escrita , y debe emplearse en ella un estilo fácil, natural y sencillo. Sin embargo, como el que escribe tiene más tiempo para reflexionar, conviene que las ideas expresadas estén ajustadas

  • Imagen Protocolo

    El amor a la verdad. El primero de nuestros deberes es amar la verdad y creer en ella . La verdad es Dios. Amar a Dios y amar la verdad son una misma cosa. Procura, amigo mío, buscar animosamente la verdad , y no dejarte seducir por la falsa elocuencia

  • Imagen Protocolo

    Vanidad. Vive siempre alerta contra la vanidad, que es el defecto más general de la inexperta juventud , pero más cuidadosamente contra aquel género de vanidad que caracteriza a uno de mentecato; pues el carácter con que llega el hombre a verse una vez

  • Imagen Protocolo

    Nunca diremos a un enfermo que hallamos sus facciones alteradas, ni le haremos preguntas que puedan alarmarle. Cuando la enfermedad ha pasado a ser crónica, lo más conveniente es no hacerle preguntas indiscretas, y procurar por lo contrario divertirle

  • Comportamiento apropiado dentro de la casa y con las visitas. Tomar el té

    La buena educación en la casa Aquella urbanidad Requiere la buena educación que permanezcamos dentro de casa en un traje decente, no solo por respeto a nuestra familia, sino por decoro y respeto a nosotros mismos. No nos permitiremos, pues, estar en casa

  • Imagen Protocolo

    Por último, y para no multiplicar indefinidamente los ejemplos, veamos las fórmulas que el jesuita Lorenzo Ortiz, en "Ver, oír, oler, gustar, tocar. Empresas que enseñan y persuaden su buen uso en lo Político y en lo Moral", ofrece para utilizar bien

  • Imagen Protocolo

    Modo de dirigir el cotillón. Una persona que no sepa bailar bien debe abstenerse de hacerlo . Los que bailan cuidarán de la elegancia de la figura y de que los bustos enlazados no se toquen nunca. El cotillón es uno de los bailes más preferidos , y requiere

  • Imagen Protocolo

    Los dientes. Los dientes hermosos son el adorno indispensable de un buen rostro , y son también la señal, y frecuentemente la causa de una buena salud. La digestión, cuya función exacta y regular es indispensablemente necesaria para la salud, depende