Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Doblar y cerrar una carta.

Hay muchos modos de doblar las cartas; el más sencillo es el mejor. Se dobla el papel a la larga.

 

El secretario español. Nuevo estilo de cartas y sus respuestas. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Doblar y cerrar una carta.

Hay muchos modos de doblar las cartas; el más sencillo es el mejor. Se dobla el papel a la larga.

El cierre de la carta.

Antiguamente se hacia una gran diferencia entre el lacre y la oblea; pero en el día es igual cerrar con uno o con otro; generalmente se usa más la oblea; sin embargo, para el modo de ver de algunos, es mejor servirse del lacre cuando se escribe a persona de cumplimiento.

Cuando uno está de luto o se escribe a una persona que lo está se usa lacre u oblea negra.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15724

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La manera de comer algunos alimentos en la mesa

    La manera de comer algunos alimentos en la mesa y otras reglas de buenos modales Aquella urbanidad El langostín se sirve entero , presentando seguidamente las vinajeras. Las pastas son por lo común de dos clases : Las mayores , que casi siempre tienen

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. Poner la mesa. Los manteles son finísimos y bordados , y las servilletas se pliegan todas de la misma manera, en formas de fantasía, pero de modo que dejen ver la cifra. Sobre la servilleta se coloca una tarjeta, en la cual estará escrito

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad. Dice Duclós que la urbanidad es la expresión o la permuta de las virtudes ; pero Labruyere da de ella una definición más exacta, al parecer, y más clara. Dice que el espíritu de urbanidad es cierta atención a que nuestras palabras y modales

  • Imagen Protocolo

    Richard Sennet señala cómo el cuerpo, en tanto que maniquí, y el lenguaje, en tanto que signo, satisfacen las exigencias de diversidad propias de la sociedad del siglo XVIII, al tiempo que contribuyen a definir el significado de lo público en relación

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. No consultando más que su gusto no invitan sino que obligan a tocar, a cantar, a bailar a quien realmente no tiene más habilidades o no está dispuesto a ello, poniéndole en la necesidad

  • Imagen Protocolo

    Contribución a un prontuario de buenas maneras. Sea que prefiramos el término "urbanidad", sea que nos decantemos por el de "civismo", parece que en ambos casos nos estamos refiriendo a un idéntico objeto, esto es, al conjunto de cualidades y disposiciones

  • Imagen Protocolo

    La buena madre y la educación de los hijos. Nadie había en la ciudad que no hablara con gusto de Doña A.A., la hija de Doña F.F., ¡Qué ojos tan hermosos! pero ¡qué honestos! ¡Qué fisonomía tan agradable! ¡qué sonrisa tan dulce! Ella es hermosa como la

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Del reloj y de los sellos. Ya solamente los ancianos y los trabajadores llevan el reloj en el bolsillo de sus calzones ; en el día se lleva en el bolsillo del chaleco , metido en una cadena de oro echada al cuello bajo del chaleco,