Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Conversaciones comunes.

Sobre las conversaciones triviales que se tienen en sociedad.

 

El hombre fino al gusto del día, o Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Conversaciones comunes.

Hay una multitud de individuos que no dicen una palabra de más ni de menos un día que otro, y en quienes la conversación se ha hecho estereotípica en su memoria.

Entran en un corrillo números, y después de haber saludado con poca gracia a la señora de la casa, se van a sentar en la primera silla vacante; allí entablan con su vecino una conversación que sería muy interesante, si no la repitiesen tan a menudo.

- Hoy ha hecho un tiempo primoroso.

- Sí señor. No obstante, el cielo está un poco cubierto; puede ser que llueva esta noche y bastante; hoy habrá mucha gente en el coliseo; el frío empieza a apretar; a las cinco señalaba el termómetro tres grados bajo cero; el domingo parece que se estrena una pieza nueva; ¿cree Vd. que salga con lucimiento? ... Pero Vd. no dice nada; ¿está Vd. malo?

- No señor, es que ...

El pobre oyente procura no manifestar el entorpecimiento que se va apoderando de él. Confesemos que la vida es demasiado corta para gastarla en estas tonterías.

Pero también hay conversaciones preparadas para aquellos que uno encuentra por la calle.

- Muy buenos días, caballero. ¿Cómo lo pasa Vd? Con que ¿Vd. por aquí? ¿No iba Vd. a Italia? ¡Qué viaje tan precioso será!

- Sí.

- ¿Y cómo va de salud? ¿Y sus negocios de Vd.? ... ¿Se divierte Vd. mucho? ...

- Pero perdone Vd., tengo que dejar a Vd., voy a comer, porque es ya muy tarde; y echa a correr sin aguardar respuesta a aquel diluvio de necias preguntas.

¡Necio! ¿Por qué no se contentaba con quitarse solamente el sombrero?

 

contentG Stats

Nota

  • 7410

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La conversación. Los escándalos particulares no deben escucharse, y mucho menos examinar sus circunstancias; pues aunque en el acto pueda la difamación del ausente divertir a la malignidad, o al orgullo de los presentes, pero después con serena reflexión

  • Imagen Protocolo

    La decoración de la alcoba. La alcoba no ha de estar demasiado caliente , y su atmósfera debe renovarse en el momento de entrar en ella para dormir. Lo mejor será no encender fuego en ella. Salvo en caso de enfermedad, nunca debe adquirirse la costumbre

  • Las indiscreciones, los rumores y los chismes. Secretos de la intimidad

    Las indiscreciones, los rumores y los chismes. Secretos de la intimidad Aquella urbanidad En los grandes centros de población, y muy señaladamente, en las pequeñas localidades, es frecuentísimo oír relatos críticos de dichos y de hechos referentes a tal

  • Imagen Protocolo

    Pocas personas, entre la nobleza de este siglo, son mejor conocidas que el Lord Conde de Chesterfield ; porque su extraordinario y perspicaz talento, y su franco y amable carácter , le distinguían en las tertulias nobles, en las juntas de Estado y en

  • Imagen Protocolo

    Los gestos y acciones urbanas del niño. Las mejillas tíñalas el pudor natural y biennacido, no afeite ni color postizo. Pero aun ese pudor ha de atemperarse de tal modo que ni se tuerza en malicia ni traiga consigo dysopían, "recelo" o "timidez" y atontamiento

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad de la nariz. Del modo de sonarse y de estornudar. Es indecoroso arrugar la nariz , y normalmente sólo los burlones lo hacen; también es descortés moverla; ni siquiera hay que tocarla directamente con la mano o con los dedos. Es norma de cortesía

  • Imagen Protocolo

    Pasiones perjudiciales no solo a nosotros mismos, sino también a los demás. Avaricia. La avaricia, esto es, la demasiada afición al dinero o a la hacienda , es la pasión menos común en los niños, los cuales por lo regular inclinan más al vicio opuesto,

  • Imagen Protocolo

    El aseo. Como se sabe, nuestro cuerpo está siempre transpirando sustancias , siendo necesario su limpieza. De desear fuese que todos dispusiéramos de cuarto de baño, pero tan bonito medio no se puede pedir en los pueblos, donde hay un simple arroyuelo,