Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenas maneras en tertulias, funciones y diversiones

Ser bien educado en las relaciones con los demás es algo que debe aprender un niño en cuanto empieza a compartir su tiempo con otras personas

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones
Etiqueta espectáculos. Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones

Reglas de etiqueta para espectáculos y otras diversiones

Aquella urbanidad

Un niño revoltoso incomoda en todas partes y merece pocas consideraciones; si le convidan al teatro u otra función, donde haya concurrencia, debe saber que todos desean participar del espectáculo, disgustándoles en extremo que neciamente se les interrumpa o moleste; por lo tanto debe evitar el hacer preguntas repetidas o inoportunas; moverse de uno a otro lado, privando la vista a los que estén situados a su espalda, y hacer ruido cuando la concurrencia guarda silencio.

El levantarse o sentarse a menudo, y entrar y salir sin necesidad, de una sala, aumenta la molestia y hace mirar con desagrado al que lo ejecuta.

Debe presentarse un joven con desembarazo, pero sin desvergüenza, en toda reunión, y cuando, por defecto del local, no abunden los asientos, no disputará por tenerle, y aun teniéndole, lo ofrecerá cortésmente a cualquier señora que carezca de él.

Esto no se entiende en el teatro o diversión donde se pague para disfrutarla; pero en estos puntos debe guardarse la mayor compustura, porque el público tiene derecho a no ser incomodado.

Si en una reunión, alguno de los presentes cantase, tocase un instrumento, o se le obligase a practicar alguna habilidad y teniendo la desgracia de no desempeñarlo bien, será imprudente decir que lo ha hecho mal; un niño bien educado debe disimularlo y evitar humillar a nadie dando un voto grosero.

Si le ruegan que cante o toque, y sabe hacerlo, no se hará de rogar mucho para complacer a los concurrentes; pero, por seguro que esté de su habilidad, no debe por ello formar empeño en que se le oiga cuanto tiempo de le antoje.

En caso de que le consulten acerca de la función, procurará ser comedido en el parecer que diese, a fin de evitar que alguno de los presentes se disguste, o el dar un fallo injusto.

Ser moderado en toda conversación general, es conforme a los principios de urbanidad, y excusa muchas ocasiones de avergonzarse; hablando mucho, hay mucho peligro de errar; hablando poco y con juicio, no es fácil tener razón para arrepentirse.

Un niño que en una reunión cualquiera se presenta con grosería, es el blanco a que se dirige la crítica general, y todos los concurrentes tienen un gusto particular en hacerle jugar un papel ridículo; por lo mismo es preciso no olvidar cosa alguna, por minuciosa que sea, si se quiere siempre adquirir la reputación de bien educado.

Es grosería estar sentado cuando otros mayores están en pie; lo es el entrar sin saludar a todos generalmente y en particular a aquellas personas a quienes se debe mayor respeto.

No se debe ocupar un niño en componerse contínuamente el pelo, el corbatín o el vestido, y menos el morderse las uñas o romper la enea del asiento de las sillas, ni tampoco mirar y remirar las prendas de su traje, porque esto probaria vanidad, o que no está acostumbrado a llevarlas.

Jamás ha de desmentir descortesmente, cortar la palabra, no estar atento si se la dirigen, o levantarse de repente de su asiento, cambiando de sitio cuando le estén hablando.

Si hubiese en la casa que visita algún motivo de sentimiento, sea por muerte, enfermedad u otra causa, debe todo niño guardar compostura, y dar a entender que toma parte en él, o cuando menos, que respeta el justo dolor de los demás.

Finalmente, ha de procurar ser amado por su fino porte, aseo exterior e interior, por su carácter veraz, su despejo sin charlatanismo, su modestia sin ridículo encojimiento, y por no valerse jamás de expresiones groseras ni indecentes.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17515

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La forma de caminar cuando se sale de paseo

    La forma de caminar y comportarse cuando se sale de paseo Aquella urbanidad Un niño bien educado no corre por las calles, ni grita al hablar con sus compañeros y en términos que cuantos pasen por su lado le oigan; no atropella a los que se hallan inmediatos;

  • Imagen Protocolo

    Del viaje en diligencia o carruaje público. Como los viajadores están inscritos por orden de números en el despacho de la diligencia, cada uno toma el lugar que le corresponde . La galantería exige sin embargo, que un caballero ofrezca atentamente su

  • Imagen Protocolo

    Las solicitudes. Para escribirlas se dobla el papel por la mitad, luego por la cuarta parte, Ia cual se deja de margen. (Algunos doblan también la cuarta parte, poniendo en ella el título). Hoy se ha hecho costumbre encabezar la solicitud con el título:

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. La vida ideal del hombre, más bien se compone de recuerdos y de esperanzas que de sensaciones actuales: y así es que no consigue ver cosa alguna entre las tinieblas del porvenir,

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) La murmuración había de ser evitada , por principio, entre otras razones porque era augurio de malos presagios en las relaciones cívicas. Tal precepto, presente siempre en toda manifestación

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el juego. El juego es una diversión que a veces está permitida, pero que hay que tomar con muchas precauciones. Es ocupación a la que se puede dedicar algún tiempo, pero es preciso observar en él cierto comedimiento. Se requiere mucha cautela

  • Imagen Protocolo

    De las concurrencias. Al entrar en alguna concurrencia o tertulia, la primera cosa que debemos hacer es saludar con la correspondiente cortesía a los dueños de la casa y demás personas que estuvieren presentes. Convidados a sentarnos, debemos ocupar el

  • Imagen Protocolo

    De las reglas para trinchar y servir en la mesa. ** Pregunta. ¿Qué ha de tener siempre presente la persona que se sirve en una mesa? Respuesta . Que los manjares que se presenten en ella han de estar repartidos de modo que alcancen a todos los comensales,