Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenas maneras en el templo

El respeto que debe mostrar un niño en el templo y otros lugares religiosos se debe inculcar desde pequeño

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Buenas costumbres en la casa de Dios
Buenas maneras en el templo. Buenas costumbres en la casa de Dios

Buenas costumbres en la casa de Dios

Aquella urbanidad

Si entre los hombres es tan necesario y útil presentarse decorosamente, ¡cuánto mayor será esta necesidad en la casa de Dios, donde existe el positivo emblema de nuestra religión; donde respetamos la imagen de Dios vivo!

Allí la juventud debe acreditar sus buenas costumbres, allí conviene demostrar que no en balde se ha estudiado la urbanidad y el conocimiento de nuestra pequeñez ante el que todo lo puede.

En todas las naciones del mundo observan los hombres en el templo el mayor recogimiento, porque se considera en presencia del que todo lo ve y todo lo dirige.

Así es, efectivamente, y sería digno de la mayor censura el niño que en la iglesia no guardase compostura y silencio, o se presentase inquieto, distraído, molestando a sus compañeros, haciendo señas, tosiendo sin necesidad o cambiando continuamente de posición.

Daría muy mala idea de sí mismo el niño que obrase de esta manera.

Debe, al contrario, estar con quietud, atención y respeto; y para dirigir al Todo Poderoso las oraciones que se le hubieren enseñado, justo y conveniente será que tenga presentes los consejos de sus directores.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17513

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Murmuración. Nunca uses, creas, ni apruebes las murmuraciones y observaciones comunes sobre las conversaciones generales , porque este es el vicio de los hombres sin talento, crianza, ni mundo; de tal manera, que quien tiene algo de esto, se ríe de oír

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los inferiores. Por natural orgullo, y principalmente en los momentos de mal humor suele el hombre vilipendiar al que está debajo ; son necesarias mucha reflexión y mucha bondad de carácter para vencer estas inclinaciones, encontrar excusa

  • Imagen Protocolo

    Objeciones y consejos en sociedad. Conviene aconsejar con mucha reserva y miramiento, aun cuando al afecto y el deber lo justifiquen; porque ¿hay cosa más incómoda que oír a un vanidoso o impertinente repetir a todas horas: "Yo en vuestro caso haría esto".

  • Imagen Protocolo

    Oratoria. La oratoria o arte de hablar bien es útil en todas las situaciones de la vida, y absolutamente necesaria en muchas, como que el hombre no puede distinguirse sino por ella en el foro, en el púlpito y en las academias; hasta en la conversación

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. Aprovechad todas las ocasiones a fin de demostrar con hechos y con ejemplos que si el vicio trae consigo algún placer seguido de muchas amarguras, no le faltan a la virtud sus premios y recompensas . Así haréis apreciable para

  • Imagen Protocolo

    Reglas de cortesía y buenos modales para las niñas. 1. ¿Qué es la cortesía? La cortesía es la habitud de portarse con todos, así en palabras como en acciones, con agrado, delicadeza y circunspección. 2. ¿La cortesía forma parte de la virtud? La cortesía,

  • Imagen Protocolo

    La buena crianza en la España de la Reforma y de la Contrarreforma. Como se ha señalado, el "De civilitate..." no se tradujo al castellano hasta la presente edición. Ello no significa, sin embargo, que no ejerciese en España un cierto influjo pese a que

  • Dando un paseo.

    El paseo. El paseo puede hacerse a pie, en caballo o en coche. Cuando pasean dos, va a la derecha la persona más respetable . Esta regla no se guarda cuando se hace en patio, al fin del cual se vuelve sobre sus pasos, guardando indistintamente derecha