Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenas maneras en el templo

El respeto que debe mostrar un niño en el templo y otros lugares religiosos se debe inculcar desde pequeño

 

Urbanidad para el uso de los alumnos. 1848.

Buenas costumbres en la casa de Dios
Buenas maneras en el templo. Buenas costumbres en la casa de Dios

Buenas costumbres en la casa de Dios

Aquella urbanidad

Si entre los hombres es tan necesario y útil presentarse decorosamente, ¡cuánto mayor será esta necesidad en la casa de Dios, donde existe el positivo emblema de nuestra religión; donde respetamos la imagen de Dios vivo!

Allí la juventud debe acreditar sus buenas costumbres, allí conviene demostrar que no en balde se ha estudiado la urbanidad y el conocimiento de nuestra pequeñez ante el que todo lo puede.

En todas las naciones del mundo observan los hombres en el templo el mayor recogimiento, porque se considera en presencia del que todo lo ve y todo lo dirige.

Así es, efectivamente, y sería digno de la mayor censura el niño que en la iglesia no guardase compostura y silencio, o se presentase inquieto, distraído, molestando a sus compañeros, haciendo señas, tosiendo sin necesidad o cambiando continuamente de posición.

Daría muy mala idea de sí mismo el niño que obrase de esta manera.

Debe, al contrario, estar con quietud, atención y respeto; y para dirigir al Todo Poderoso las oraciones que se le hubieren enseñado, justo y conveniente será que tenga presentes los consejos de sus directores.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17513

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. La voz debe ser ya alta, ya baja, ya lenta, ya rápida, ya plácida, ya amenazadora, según sean los afectos que se trata de expresar o de mover en el ánimo ajeno. Cuando se

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del paseo. ** Preguntas. ¿Qué reglas pone en práctica un caballero cortés al salir a paseo con otras personas? Respuesta . Ocupa con relación a ellas el puesto que en orden al respeto le corresponde; conduce la comitiva por donde sabe que más

  • Imagen Protocolo

    Los honores de la mesa: trinchar y servir. Quien haga los honores de la mesa debe observar las siguientes reglas: 1. Sentados ya todos los comensales, comenzará por servir la sopa a los convidados, prefiriendo en igualdad de circunstancias, a las señoras,

  • Imagen Protocolo

    Del vestido. Tiempo ha habido en que las clases de la sociedad se distinguían por el vestido ; pero como este tiempo ha pasado, ya no tanto distinguen a los individuos los trajes, como la instrucción, la educación, el ingenio y los talentos acompañados

  • Imagen Protocolo

    El carácter. El hombre que no tiene formado y decidido un carácter de verdad, probidad, buen modo y buena moral cuando se presenta en el mundo, bien podrá lucir y deslumbrar, pero será por muy corto tiempo, como los meteoros, pues se verá bien pronto

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y cortesía de la persona educada. Proemio. La definición que hacen los antiguos de la urbanidad, diciendo que es una ciencia que enseña a colocar en su debido lugar lo que hemos de hacer o decir , no se reduce a otra cosa que a la verdadera

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. El otro extremo antes indicado es la elegancia afectada que nos hace ridículos. Horacio nos dice la indignación que se despertaba en el pueblo romano a la vista de un rico que envanecido con sus bienes barría

  • Imagen Protocolo

    De la urbanidad. Dice Duclós que la urbanidad es la expresión o la permuta de las virtudes ; pero Labruyere da de ella una definición más exacta, al parecer, y más clara. Dice que el espíritu de urbanidad es cierta atención a que nuestras palabras y modales