Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las mujeres. Apariencia y reputación.

La sociedad penaliza, muchas veces de forma injusta, a las personas que no visten o actúan como los demás.

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las mujeres. Apariencia y reputación.

¿Por qué no debían destinarse algunos magistrados para que velasen por la conducta de las mujeres, que se informasen de sus costumbres, que castigasen a las que attopellan las leyes de la modestia y del pudor, y escribiesen sus nombres en carteles y los fijasen en las esquinas, como se hacía en Atenas? Porque ¿no es un descaro lo que hace esa que los petimetres llaman la más bella mitad del género humano? ¿Con qué desvergüenza se presentan en las calles, en las plazas, y hasta en el templo del Señor? Y lo peor es el verse confundidas las clases y las personas.

¿Qué imporfa que la joven soltera Doña E.E. sea de una descendencia noble, si no se advierte nobleza alguna en sus acciones? Si ella misma no atiende a conservar la reputación de su carácter, ¿cómo quiere que las demás la tengan en aquella reputación? Si cuando habla, y cuando canta no profiere palabra que no sea groseramente equívoca, ni se le oye canción que no haga sonrojear hasta a los menos escrupulosos, ¿qué concepto quiere que formen de ella? ¿Podrá quejarse si alguien se toma la libertad de decirle algunas palabras menos decentes, y aun libertinas y disolutas? ¡Cómo se ha de quejar si ella se complace de ellas, y aun parece que las busca de propósito y ama sus resultas!

Yo no sé si me engaño, pero juzgo que las mujeres de nuestros tiempos hacen poco aprecio de la castidad, según el modo deshonesto con que se presentan, y según la licencia de sus costumbres. Doña G.G. es una mujer casada, pero desde que dobló el cuello al yugo del matrimonio, parece que descorrió el velo al pudor. Sus hijas que estudian el espíritu de la madre mejor que la madre el de sus hijas, descubren muy pronto sus debilidades, ven el aire inmodesto que da a sus movimientos, las conversaciones licenciosas que tiene con sus amantes; y de las libertades que ven en público, infieren lo que deben hacer por escondites. De aquí ¡qué consecuencias tan funestas! ¿Cómo podrán remediarlas las madres cuando son la causa de ellas? ¡Qué efecto podrán tener las amonestaciones que le hagan por serias y graves que sean!

Las mujeres están enormemente engañadas si piensan que el aire lúbrico de sus pasos, de sus palabras y de sus movimientos, y el deshonesto vestir les son ventajosos. Los hombres inmoderados que no buscan sino calmar el furor de su pasión, celebrarán por gracias lo que no son más que obscenidades; pero los sensatos, los moderados y juiciosos, los hombres de probidad y de virtud, que saben dar a cada cosa su justo precio, las mirarán con abominación.

Por bella que sea una señora, si la modestia no la acompaña, su beldad perderá mucho de su mérito. La modestia es un velo que da el más bello realce a la hermosura, ¿Por qué es tan celebrada Doña C.C.? Repáresela por donde quiera que vaya, y verán que de todo su gentil cuerpo no se descubre más que su blanco y torneado cuello, su hermosa cabeza, sus bellas manos, y la punta de su lindo pie. La modestia se ve en sus ojos, el rubor de sus mejillas, y la discreción en sus labios. Su dulce mirar deja una suave impresión en los corazones; y los llena de su imagen. Nadie se va de su presencia que no sienta una dulce inquietud en su alma, y una ansia tranquila de volver a verla. Su amable beldad no inspira aquellos sentimientos bajos y groseros que infunden esas hermosuras inmodestas, sino que deja en el fondo del corazón una emoción ligera como el iris, y suave como la rosa que se comunica al alma, y la hace participar de una pureza inalterable, semejante a la del adorable objeto que la causa. ¿Qué hombre por inmoral y disoluto que sea no estimará incomparablemente más a Doña C.C. que a Doña G.G. y Doña E.E.?

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16882

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La comida. Cuando comemos en familia se tienen libertades que no están permitidas fuera de casa o comiendo con personas extrañas. No debemos olvidar que la Urbanidad es un arte, y se adquiere con el ejercicio . Por lo tanto, aun comiendo en familia, en

  • Imagen Protocolo

    De las pasiones que perjudican principalmente a nosotros mismos. Deseos. El hombre nacido para gozar de Dios, bien infinito, jamás puede saciarse con los bienes temporales : cuantos más tienes más desea. De aquí nacen dos males, el primero que cuantas

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad del bostezar, escupir y toser. La cortesía exige abstenerse de bostezar cuando se está con otras personas, sobre todo cuando se está con personas a las que se debe respeto, pues es dar a entender que se está aburrido, ya de la compañía, ya de

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. Si un forastero le pregunta por una calle o un edificio, se detiene un momento y le da todas las señas que pueden convenirle, y quizás aun le acompaña un trecho hasta que encuentra

  • Imagen Protocolo

    Cualquiera cosa que tengáis que hacer, hacedla tan pronto como podáis, nunca a medias, sino sin interrupción, si es posible. Nunca digáis: "en otra ocasión más conveniente hablaremos de esto." La ocasión más oportuna para tratar de un negocio es la primera;

  • Imagen Protocolo

    Las personas impertinentes. Hay ciertas personas que gustan de lucir en las conversaciones , hablando todo ellas solas, y queriendo que a solas ellas les presten la atención. Pero estas personas que precisamente son las que debían ir bien provistas de

  • Cómo levantarse de la cama al despertar

    Cómo levantarse de la cama al despertar Aquella urbanidad Deben los niños observar la regla de no descubrirse totalmente cuando se les despierta por los ayos o pajes. Es preciso acostumbrarse desde la niñez a tener decoro , y sería muy impropio y, hasta

  • Imagen Protocolo

    Reglas de la conversación. Como la poca reflexión de los niños les hace hablar muchas veces más de lo que es menester, y por más reglas que se les den nunca serán suficientes para las que necesitan, propondremos todavía otras muchas, y aun no pocas casi