Logo Protocolo y Etiqueta

Síndrome del impostor o síndrome del fraude ¿Qué es? (con vídeo)

La persona que tiene este síndrome del impostor, cuando consigue un éxito laboral tiene la sensación de que está engañando a los demás

 

Defraudar a la gente aparentando ser otra persona distinta
El síndrome del impostor. Defraudar a la gente aparentando ser otra persona distinta

Defraudar a la gente aparentando ser otra persona distinta

No valorar lo que hacemos ni lo que valemos

El síndrome del impostor podemos definirlo como la sensación de que no eres lo suficientemente bueno, de que no estás a la altura y que en algún momento alguien va a descubrir tus debilidades y te va a dejar en evidencia.

Este tipo de personas creen que los éxitos profesionales son fruto de las circunstancias y de la buena suerte, pero no lo son de su propia valía, de su capacidad.

Este síndrome se empezó a estudiar en 1978 por dos psicólogas americana, Pauline Clance y Suzanne Imes, Definieron el síndrome del impostor como un sentimiento profundo de deshonestidad hacia las propias competencias, como si tú, te estuvieses engañando. Lo solían sufrir las mujeres de mayor éxito en el mundo de la empresa.

El éxito laboral y el síndrome del impostor

Socialmente a casi todo el mundo nos importa lo que digan los demás de nosotros. La persona que tiene este síndrome del impostor, cuando consigue un éxito laboral tiene la sensación de que está engañando a los demás. Pensamos que no somos tan buenos para estar en ese puesto. Los méritos que nos atribuyen no les damos valor porque pensamos que no nos ha costado tanto conseguirlos.

Es decir, lo que los demás valoran, nosotros no lo valoramos tanto como los demás, Entonces, por ese motivo surge el sentimiento de estar defraudando a los demás.

Los 3 motivos principales causantes del síndrome del impostor

1. Baja autoestima. No reconocemos nuestros méritos y, por lo tanto, tampoco disfrutamos de nuestros éxitos. Tenemos la sensación de que no somos nosotros los que 'provocamos' ese éxito.

2. Falsa humildad. Nos han inculcado eso de 'ser humildes'. No hay que ir alardeando de las cosas que tenemos, pero no es malo hablar y compartir los éxitos y las metas que vamos alcanzando.

3. Atribución de éxito y fracaso. Cuando tenemos un talento para hacer algo, hay un criterio que es la facilidad. Como tenemos talento hay cosas que hacemos de forma fácil o sencilla.Al hacerlas de forma fácil no las valoramos.Para darle valor a algo, parece que tiene que costarnos más hacerlo, que tiene que tener un nivel de dificultad alto.

Consejos para vencer el síndrome del impostor

1. Atribución correcta del éxito y del fracaso.

2. Habla el idioma de las personas exitosas.

3. Acepta el error como forma de aprendizaje.

4. Comparte y habla de tus éxitos.

5. Rodéate de personas que te valoren de forma sincera.

La estupenda psicóloga y escritora Patricia Ramírez Loeffler, participa en el magnífico programa de RTVE "Para todos la 2" con el interesante tema del síndrome del impostor. Las personas que piensan o sienten que están defraudando a los demás.

Ver más vídeos sobre protocolo, etiqueta y buenas maneras.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La reputación y los deberes de la urbanidad

    La reputación y los deberes de la urbanidad Aquella urbanidad El concepto que tenemos sobre otras personas por sus buenas cualidades y su buen comportamiento, es lo que genera la buena reputación. La opinión positiva sobre otras personas. En lado contrario

  • Imagen Protocolo

    Ahora que parece que lo tenemos todo, o al menos eso creemos, hemos olvidado las buenas maneras. Hay vida más allá del teléfono móvil, las zapatillas de marca, el coche guapo, la play station y el ordenador. Al menos eso pienso yo. Existen y siempre existieron

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. El juego es, como la mesa, una piedra de toque de la educación. El amor propio ejerce en él un imperio tan absoluto; tenemos todos tal propensión a enfadarnos cuando nuestra habilidad

  • Imagen Protocolo

    Intervenciones posteriores al discurso de Doña Concha Serrano: Experiencias de Protocolo y Comunicación. Protocolo en la industria farmaceútica. Moderadora: Hemos aprendido mucho. Yo, por lo menos, este campo no lo había tocado nunca y, realmente, esta

  • Saludar - Dar la mano

    Cosas qué no debemos hacer al saludar con un apretón de manos Los saludos son una forma de establecer una relación con otras personas que acabamos de conocer o que nos acabamos de encontrar. Cada país puede tener un tipo distinto de saludo pero la forma

  • El miedo a las relaciones sociales. Evitar cualquier tipo de contacto social. Pandilla de amigos

    El miedo a las relaciones sociales Evitar cualquier tipo de contacto social Las personas somos seres sociales y necesitamos relacionarnos con los demás. Algunas personas nacen con una genética que les hace tender a inhibirse socialmente . En cambio, otras

  • Mesa para una fiesta

    La fiesta de Navidad de la empresa. ¿Qué me pongo? Una vez confirmada nuestra asistencia a la fiesta de Navidad de la empresa, surge la inevitable pregunta: ¿Qué me pongo? Lo primero de todo es conocer dónde tendrá lugar la fiesta y las costumbres que

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la educación. El ministro de Educación se mostró sorprendido de los malos modales de los "estudiantes" con los que se reunió. Ciertamente éste es un hecho observable en los comportamientos de muchos niños y adolescentes en la calle,