Logo Protocolo y Etiqueta

Los regalos y los anfitriones.

Los regalos que los invitados llevan a sus anfitriones suelen ser pequeños detalles para la casa o algún tipo de bebida o dulce.

 

Cajitas de regalo.
Regalos. Cajitas de regalo.

¿Qué regalar a unos anfitriones?

Cuando un anfitrión organiza un evento o una fiesta, o bien una reunión de amigos y/o familiares es probable que se encuentre con algunos regalos o detalles gastronómicos.

¿Cuál es el regalo más tradicional? El vino, es uno de los regalos más habituales que los invitados suelen llevar a los anfitriones. Los dulces -bombones, pastas...- suelen ser otro detalle "típico" para regalar a los anfitriones.

¿Qué hacer cuando le regalan vino? Se puede dar el caso, muy habitual, de que cada invitado le regale un tipo de vino distinto. El problema surge cuando el tipo de vino no va bien con el menú previsto, cuando no hay una cantidad suficiente para servir a todos los comensales o bien cuando el vino es de peor calidad que el que usted tiene previsto para los platos que va a servir. Siempre, agradezca el detalle.

La opinión de los expertos. Las hay para todos los gustos. Los más clásicos indican que debe ofrecer el vino que han traído sus invitados como un gesto de agradecimiento hacia ellos. Los más pragmáticos opinan que debe agradecer el regalo e indicar que lo dejarán para disfrutarlo en una ocasión posterior. No hay que justificar la decisión ni extenderse en explicaciones. Da lo mismo que usted aplace su consumo, por ser de peor calidad, por no tener cantidad suficiente o porque no hace un buen maridaje con los alimentos, no tiene porqué dar ningún tipo de excusa.

Si el regalo es un licor o bebida similar, la puede servir al final de la comida, cuando vaya a disponer las bebidas que tenía previstas ofrecer tales como chupitos variados, coñac, whisky, ginebra, etc.

Si el regalo es un postre o un plato elaborado, las opciones son las mismas que para el vino. Los que se atienen a reglas más clásicas indican que debe ofrecerlo a sus invitados, como gesto de cortesía hacia ellos, y los más prácticos, indican que debe dejarlo para una ocasión posterior. Si son dulces como bombones, pastas, etc. los puede ofrecer a la hora del café y los licores.

Las flores son otro de los regalos más habituales, aunque se suelen enviar con anterioridad -el mismo día por la mañana- o posterioridad al del día de la fiesta o reunión -generalmente, al día siguiente-. Es una forma muy frecuente de agradecer la invitación. Salvo casos excepcionales o de mucha confianza, no lleve usted mismo el ramo de flores; es mejor enviar las flores por medio del servicio que le ofrezca la floristería donde las adquiera.

Procure no alardear o presumir de los detalles u obsequios recibidos ya que pueden hacer de menos a alguno de sus invitados. Los regalos -que pueden ser muy distintos a los que hemos expuesto en este artículo-, los debe agradecer a las personas que se lo han ofrecido y dejarlos en alguna estancia de la casa donde no molesten ni donde estén expuestos como si fuera un escaparate para que los vean todo el mundo. Puede haber invitados que no hayan llevado nada -o hayan llevado un pequeño detalle- y se sientan incómodos.

Si los anfitriones dejan claro de antemano que no quieren recibir ningún regalo, no les contradiga y haga caso de sus recomendaciones.

 

contentG Stats

 

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado