Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Del modo de trinchar y del servicio en la mesa, en verso

Es un punto muy importante de la buena educación el saber trinchar, servir a los demás y servirse a si mismo

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Peter Simple ... Illustrated by J. A. Symington
Trinchar. Peter Simple ... Illustrated by J. A. Symington

Cómo trinchar y servir a los demás de forma correcta

Aquella urbanidad

El arte de trinchar dice

que se corta una pieza

a la hora de comer

con suma delicadeza.

Sugerencias para hacer un buen trinchado

I. Es un punto muy importante de la buena educación el saber trinchar, servir a los demás y servirse a si mismo; pues nada hay más desagradable que ver a una persona que sirve un plato intempestivamente, que hace saltar del trinchero las comidas sólidas, que derrama los líquidos, que distribuye los manjares en cantidades excesivas, que aparece, en fin, en tales actos, llena perplejidad y embarazo.

II. Debe tenerse un especial cuidado en no servir nunca un plato fuera de la oportunidad debida; y bien que en este punto haya alguna variedad, no por eso dejan de existir reglas que tienen generalmente una aplicación uniforme y constante, las cuales pueden reducirse a los dos siguientes:

  a) Después de tomada la sopa, se sirven el pescado, los pasteles y todos los demás platos que necesitan del uso principal de la cuchara, y al fin los platos fuertes, las ensaladas y la caza.

  b) En los postres, se sirven en primer lugar las frutas crudas, en segundo lugar los lacticinios (alimentos compuestos con leche), en tercer lugar las tortas y las demás preparaciones de harina, en cuarto lugar las compotas, frutas secas, etc. y por último los dulces.

III. Jamás nos pongamos de pie ni para trinchar ni para servir; este es un acto que reune a la vulgaridad e inelegancia, la circunstancia de ser extraordinariamente molesto y fastidioso para las que se encuentran inmediatas.

IV. Para trinchar un ave, se principia por separar de ella el ala y el muslo, prendiéndola con el tenedor e introduciendo acertadamente el cuchillo en las articulaciones; ejecutada esta operación, se van cortando longitudinalmente rebanadas delgadas de la parte pulposa, la cual ha quedado ya descubierta y desembarazada.

V. De las aves pequeñas se deja el caparazón en el trinchero, y se sirven los cuartos y la pulpa, teniendo el cuidado de dividir previamente aquellos por las articulaciones; pero de las aves grandes tan solo se sirve la pulpa, dejando todo lo demás en el trinchero.

VI. Las viandas de carnicería se dividen en rebanadas delgadas al través de las fibras musculares; pero de una pieza que trae huesos adheridos, se cortan también rebanadas longitudinales, cuando se hace difícil el corte transversal.

VII. El jamón, aunque contiene hueso, no se corta jamás longitudinalmente, sino en rebanadas transversales muy delgadas, y dejando a cada una de ellas de la parte grasa que naturalmente saque en el corte.

VIII. Las rebanadas de todas estas piezas se sirven con el tenedor, auxiliado siempre del cuchillo.

IX. El pescado no se sirve con el cuchillo; la parte que ha de ponerse en cada plato se toma con una cuchara, o con una llana de palta a propósito para este objeto.

X. Para servir un pastel, se corta con el cuchillo la parte de pasta correspondiente al relleno que va a servirse, y todo ello se pasa al plato por medio de la cuchara, cuidando de poner en este pasta sobre el relleno.

XI. Todos los demás platos se sirven por medio del tenedor y el cuchillo, o de a cuchara según la naturaleza de cada uno; y cuando es necesario auxiliar la cuchara, esto se hace con el tenedor.

XII. La sal y la salsa se toman con una cucharilla que acompaña siempre al salero y a la salsera; y el azúcar con unas pinzas que acompañan al azucarero. La sal puede tomarse, a falta de la cucharilla, con un cuchillo que aún no se haya empleado en ningún otro uso.

XIII. Cuando vayamos a servir de un plato a todos circunstantes, tengamos presente el número de éstos, a fin de arreglar las porciones de manera que no llegue a apurarse el contenido del plato antes de que todos queden servidos.

XIV. Sirvamos siempre los platos con la delicadeza que es propia de la sobriedad que en todos debemos suponer, y seamos en esto todavía más escrupulosos respecto de las señoras, para quienes sería un verdadero insulto el presentarles los manjares en cantidades excesivas.

XV. Siempre que nos toque servir a los demás, cuidemos de destinar a las señoras y demás personas a quienes se deba especial respeto, aquellas partes de los manjares que sean más agradables y más fáciles de comerse.

XVI. En la mesa no se hace jamás una segunda excitación para tomar de un manjar, y mucho menos de un licor. La persona que apetezca de lo que ofrecemos, lo aceptará desde luego, y si no lo acepta, es prueba de que le haríamos un mal, lejos de un obsequio, obligándole a tomarlo.

XVII. No nos sirvamos nunca demasiado de un manjar. Aun en la mesa de familia, vale más servirse dos veces, que ofrecer a los demás la desagradable impresión que produce siempre un plato servido con exceso.

XVIII. No pongamos nunca en nuestro plato, ni a un mismo tiempo, ni sucesivamente diferente comidas que hayan sido preparadas para ser servidas separadamente.

XIX. Jamás nos sirvamos mayor cantidad de licor o agua que aquella que vayamos a tomar de una vez.

XX. Al poner en una taza de café, o cualquier otro líquido, hagámoslo de manera que no llegue nunca a rebosar.

XXI. Cuando una persona nos sirva alguna cosa, ya sea a petición nuestra o por ofrecimiento espontáneo, le daremos las gracias en breves palabras, haciéndole al mismo tiempo una ligera inclinación de cabeza.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2312

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imgen del libro

    Guardar la compostura en la mesa Aquella urbanidad No ofrezcas, si le has usado, a ninguno tu cubierto, ni tomes con él manjares de la fuente que esté en medio; tómalos con otro limpio que así conviene al aseo. Comida que estés probando ni vaso en que

  • Imagen Protocolo

    Reglas a observar en las visitas. En una casa en que a más del dueño hay otras personas, con relación al saludo y al despido ¿qué practicará Vd.? Siempre que en alguna casa me tenga que presentar, y vea que a mas del dueño en ella otras gentes hay; al

  • Imagen de libro

    Cosas a evitar en las reuniones Aquella urbanidad Debes también evitar el vestirte y desnudarte, componerte los zapatos y otras cosas semejantes. No te cortes, ni te roas las uñas; ni colocarte debes el dedo en la boca, ni la cabeza rascarte, ni mirar

  • Imagen Protocolo

    Las visitas y las concurrencias. No leas papel o libro sin haber pedido antes permiso a los circunstantes para poderlo efectuar. Fumar sería impolítico, y el que una lengua extranjera que el concurso no entendiera llegases con otro a hablar. Jamás salgan

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El niño bien educado: la urbanidad y los buenos modales en verso Aquella urbanidad La generosa bondad unida a la cortesía, es, niños, la urbanidad; la urbanidad es la guía del hombre en la sociedad. El niño bien educado sigue siempre con cuidado los

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El buen comportamiento de los niños en sociedad y el respeto Aquella urbanidad Sin respeto y dignidad tener ante el mundo quieres, nunca olvides los deberes que impone la sociedad. Modestia y moderación debes en todo seguir, evitando producir cualquier

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Obligaciones que el niño debe cumplir al levantarse de la cama Aquella urbanidad Si pretendes conservar tu salud y tu alegría, al punto que asome el día debes el lecho dejar. Aun haciendo un sacrificio, levántate con presteza, no acaricies la pereza,

  • Imagen Protocolo

    Décima para felicitar los días a una madre. ¡Oh! madre mía querida, hoy es un día de gozo y hoy el más santo alborozo en mi corazón se anida. Yo consagraré mi vida a quererte y adorarte, será mi dicha el amarte, contigo siempre estaré y tus goces partiré