Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De la moderación en las acciones, en verso

Modestia y moderación debes en todo seguir, evitando producir cualquier mala impresión

 

Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Urbanidad y buenos modales en verso
Urbanidad en verso. Urbanidad y buenos modales en verso

El buen comportamiento de los niños en sociedad y el respeto

Aquella urbanidad

Sin respeto y dignidad

tener ante el mundo quieres,

nunca olvides los deberes

que impone la sociedad.

 

Modestia y moderación

debes en todo seguir,

evitando producir

cualquier mala impresión.

 

No hagas nunca, ni un momento,

lo que a ti te disgustara;

no acerques tanto tu cara

que se respire tu aliento.

No debes nunca eructar,

y al escupir o toser,

procura el rostro volver

evitando molestar.

 

No es, jamás, bien recibido

y es contrario a la limpieza

escarbarse la cabeza

o la nariz o el oído.

 

No te debes permitir

manchar con saliva el suelo;

no escupas en el pañuelo

pues no es preciso escupir.

 

A nadie le hagas agravio

con un cariño importuno,

ni ofrezcas objeto alguno

que haya tocado tu labio.

 

No hagas a nadie mirar,

objeto que cause horror,

ni respirar un olor

que pueda desagradar.

 

Cuando otros te estén mirando,

no te suenes con estruendo,

ni estés el pañuelo viendo,

tus miserias publicando.

Al hablar no hagas mención

de extrañas enfermedades,

ni de necias suciedades

vayas haciendo relación.

 

Se en tus actos moderado

y en tus palabras discreto;

guárdale al mundo respeto

y te verás respetado.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Otro verso para felicitar los días a una madre. Salúdate el cielo, ¡Oh! madre querida, sonríate siempre la paz y la dicha. Que yo siempre al cielo mis manos unidas por ti iré rogando ¡mi madre querida! Admite gozosa mi ofrenda mezquina, que es don harto

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El niño bien educado: la urbanidad y los buenos modales en verso Aquella urbanidad La generosa bondad unida a la cortesía, es, niños, la urbanidad; la urbanidad es la guía del hombre en la sociedad. El niño bien educado sigue siempre con cuidado los

  • Imagen Protocolo

    La URBANIDAD nos enseña á tratar los superiores, iguales é inferiores, con finura y discreción; sin ella fuera enojosa la vida por mil conceptos; ved, pues, niñas, sus preceptos de cuanta importancia son. Cuando fueres reprendida nunca te parezca injusto,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y civilidad. Delante de otros abstente de vestirte y desnudarte, las uñas no has de cortarte, ni a nadie en secreto hablar; tampoco interrumpir debes al que habla o cuenta dinero; siendo también muy grosero lo que otro escribe, mirar. Jamás

  • Imagen Protocolo

    Obligaciones con respecto a la iglesia. ¿Qué prácticas religiosas observará Vd. luego de levantarse? Delante un crucifijo humildemente postraréme después de levantado, pidiendo a Dios con rostro reverente me dé su gracia, para que obsecuente nada baga

  • Imagen Protocolo

    Del decoro religioso. Cuando despiertas y veas el albor del nuevo día, tu primer suspiro envía a tu Dios y Criador; y dale gracias postrada delante su acatamiento, por las mercedes sin cuento que te dispense su amor. Encomiéndate a la Virgen, que es madre

  • Imagen Protocolo

    Respeto debido a los padres Después de Dios a sus padres honrar debe todo niño, agradecido al cariño que le profesan sin par. De los tuyos obedece los preceptos y consejos, y desvalidos o viejos sostén les ha de prestar. Luego de estar levantados, cuando

  • Sing-Song. A nursery rhyme book.... With ... illustrations by A. Hughes

    Modo de estar de pie, sentado y caminar. Urbanidad para la niñez Aquella urbanidad El cuerpo y cabeza rectos procura siempre tener, y cuando estés levantado, el peso sobre ambos pies carga, y no sobre uno solo; no te apoyes en pared , ni en mesa, ni en