Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes del niño al levantarse, en verso

Aun haciendo un sacrificio, levántate con presteza, no acaricies la pereza, porque es la madre del vicio

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Urbanidad y buenos modales en verso
Urbanidad en verso. Urbanidad y buenos modales en verso

Obligaciones que el niño debe cumplir al levantarse de la cama

Aquella urbanidad

Si pretendes conservar

 tu salud y tu alegría,

al punto que asome el día

debes el lecho dejar.

 

Aun haciendo un sacrificio,

levántate con presteza,

no acaricies la pereza,

porque es la madre del vicio.

Luego, con sana ternura,

bendice a Dios cariñoso,

y Dios te dará amoroso

dulce contento y ventura.

 

Cuando en tu mismo aposento

otra persona durmiere

y gozar del sueño quiere,

no le inquietes desatento.

 

No dejes tu habitación

sin que te encuentres vestido

con el esmero exigido

por la buena educación.

 

Y jamás desaliñado

en el balcón te presentes,

que pueden verte las gentes

y puedes ser censurado.

 

Tu habitación al dejar

tu primer deber, oh niño,

es, con amante cariño,

a tus padres saludar.

Si despiertas enfadado,

nunca muestres tu disgusto,

que humor negro y gesto adusto

siempre causan desagrado.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2289

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Décima para felicitar los días a un padre. Si vieráis mi corazón henchido está de alegría; disfrutar quiero este día con plena satisfacción. Amar a un padre es razón y le es dulce a un hijo amado. Tenerle siempre a su lado, sus pesares consolar y sus

  • Sing-Song. A nursery rhyme book.... With ... illustrations by A. Hughes

    Modo de estar de pie, sentado y caminar. Urbanidad para la niñez Aquella urbanidad El cuerpo y cabeza rectos procura siempre tener, y cuando estés levantado, el peso sobre ambos pies carga, y no sobre uno solo; no te apoyes en pared , ni en mesa, ni en

  • Imagen Protocolo

    Del juego. No siempre en trabajos serios puedes ocupar la mente, darle treguas es prudente con alguna distracción; un juego por pasatiempo, el piano, la lectura, cada uno de estos procura una amena diversión. Si en el juego entran mayores darles a elegir

  • Imagen Protocolo

    Consideraciones debidas a la familia. La familia es uno de los pilares fundamentalas en cualquier sociedad. Después de Dios, a tus padres ama, niña, cordialmente, ya que comparablemente te quieren ellos también; con prontitud obedece sus mandatos y consejos,

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la cortesía. En vano el más opulento, si le falta cortesía, con sus riquezas confía adquirir reputación; pues la cuna más ilustre y los bienes materiales sin bellas prendas morales solo cubren de baldón. Do quiera que te destine la suerte

  • Imagen Protocolo

    Modo de tomar los manjares y uso de los cubiertos. ¿Cómo deben tomarse las diversas clases de manjares que se sirvan? Con cuchara se toma la sopa, la cual nunca se debe llenar, procurando que llegue a la boca sin que el caldo se llegue a vaciar. Servirá

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Tareas que los niños deben hacer antes de acostarse Aquella urbanidad Velar sin motivo evita, que el desvelarse es dañoso; más no busques el reposo si alguno te necesita. A tu lecho al dirigirte con el afecto de amigo, de los que viven contigo debes

  • Imagen Protocolo

    Décima para felicitar a un hermano. Con paz y tranquilidad, con sosiego y alegría, de vuestro patrón el día por mil años disfrutad. Hoy que os rinde la amistad afectos mil placenteros, los votos puros, sinceros, de vuestro hermano acoged, en vuestra dicha