Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

De la urbanidad en general, en verso

Ciñe siempre tus acciones a la noble dignidad, pero lleno de bondad y de afables atenciones

 

Nuevo Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, escrito en verso para la infancia. París, 1.880

Urbanidad y buenos modales en verso
Urbanidad en verso. Urbanidad y buenos modales en verso

Consejos para el buen comportamiento de los niños en sociedad

Aquella urbanidad

En todas las partes, ¡oh niño!,

con tus palabras sinceras

y con tus buenas maneras

procura inspirar cariño.

 

Ciñe siempre tus acciones

a la noble dignidad,

pero lleno de bondad

y de afables atenciones.

Procura en todo seguir

las reglas de cortesía,

conservando la armonía

que a los hombres debe unir.

 

No con altiva exigencia,

causes a los otros penas,

mira las faltas ajenas

con cariñosa indulgencia.

 

Siempre atento y siempre justo,

debes constante buscar

la manera de evitar

a los demás un disgusto.

 

Si a otros haces padecer

lo que a ti te hace reír,

debes siempre prescindir

de semejante placer.

 

Porque el vínculo social,

nos ha unido estrechamente

para amarnos mutuamente

y no para hacernos el mal.

 

El niño que siempre atento

guarda digna compostura,

revela instrucción, cultura

y elevado entendimiento.

 

Las reglas de educación

deben siempre practicarse

son bondad, sin humillarse

y sin necia afectación.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 2281

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen de libro

    Cosas a evitar en las reuniones Aquella urbanidad Debes también evitar el vestirte y desnudarte, componerte los zapatos y otras cosas semejantes. No te cortes, ni te roas las uñas; ni colocarte debes el dedo en la boca, ni la cabeza rascarte, ni mirar

  • Imagen Protocolo

    Del paseo y de otros lugares públicos. De casa no salgas sola; evita el mundano trato, que la modestia y recato son la guarda del honor; pues es cándida azucena la virtud de la pureza, mas ¡ay! también su belleza se agosta al soplo menor. La mujer que

  • Niño desayunando cereales

    A mi sobrino. Quien me hace pasar los ratos más amargos en la mesa Aquella urbanidad Se lanza con ambas manos y hace pedazos el pan y no suelta la cuchara por más que oye predicar. Mas como sé que en la mesa dice quien es cada cual, a comer con la finura

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad para los alumnos de la escuela. ¿Es necesario adquirir una sana instrucción? Siendo la buena instrucción aquella dote primera aue debe tener el hombre y aquella que más se aprecia, deberemos procurar instruirnos en la escuela con un

  • Imgen del libro

    Guardar la compostura en la mesa Aquella urbanidad No ofrezcas, si le has usado, a ninguno tu cubierto, ni tomes con él manjares de la fuente que esté en medio; tómalos con otro limpio que así conviene al aseo. Comida que estés probando ni vaso en que

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Obligaciones que el niño debe cumplir al levantarse de la cama Aquella urbanidad Si pretendes conservar tu salud y tu alegría, al punto que asome el día debes el lecho dejar. Aun haciendo un sacrificio, levántate con presteza, no acaricies la pereza,

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El niño bien educado: la urbanidad y los buenos modales en verso Aquella urbanidad La generosa bondad unida a la cortesía, es, niños, la urbanidad; la urbanidad es la guía del hombre en la sociedad. El niño bien educado sigue siempre con cuidado los

  • Imagen Protocolo

    Modo de portarse en la mesa. Acude oportunamente siendo a comer convidada, ni a una hora anticipada, ni tarde debes llegar; porque si acudes temprano, estorbará tu presencia, y a los demás con tu ausencia puedes también molestar. Cuando a la mesa las