Logo Protocolo y Etiqueta

Reglas para servir y trinchar en la mesa. III

El cuidado y las reglas a observar a la hora de trinchar los alimentos y servirlos a los comensales.

 

La urbanidad en verso. 1851.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Reglas para servir y trinchar en la mesa.

¿Cómo se trinchan las aves?

Excepto la perdiz, todas las aves
de mediano tamaño que se sirvan,
se parten con cuchillo y con trinchante,
siguiendo aquestas reglas reducidas;
después de colocar de lado el ave,
se deberán descoyuntar las alas,
clavando cerca de ellas el trinchante,
y cortando hasta ser descoyuntadas.

El trozo de pechuga separado
se cortará en dos partes en seguida,
que se colocarán en aquel plato
que al efecto dispuesto se tendría.

De los muslos se harán dos partes luego,
después la rabadilla ha de sacarse,
y separar de la pechuga el resto,
y hacer por fin del espinazo partes.

Si de grande tamaño fuere el ave,
por cortar la pechuga se principia,
las alas luego, y todo lo restante,
lo mismo que en las otras se practica.

Si acaso está rellena, se abre el vientre,
y quitando en seguida su relleno,
se va sirviendo a los que lo apetecen,
después que en otro plato se haya puesto.

¿Qué me dice Vd. respecto a las frutas?

Se hacen tajadas de las frutas grandes
y a lo largo se parten casi todas;
de las pequeñas nunca se hacen partes,
y cada convidado se las monda.

¿Cómo se sirven las pastas de mayor tamaño?

Todas las pastas de mayor tamaño,
se deberán servir de esta manera:
después que se las haya destapado,
se sirve lo que dentro de sí tengan;
luego con el cuchillo se hacen partes
del pastel, procurando siempre hacerlas,
si es posible, sin que se desmigajen;
y se sirven las partes después de hechas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16522

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Atenciones para con los mayores. Rendid honor a los sabios igualmente que a los viejos; sus lecciones y consejos en vuestra mente grabad; ved en ellos, hijas mías, un depósito de ciencia, de virtudes y experiencia acopiadas con la edad. No te burles del

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Obligaciones que el niño debe cumplir al levantarse de la cama Aquella urbanidad Si pretendes conservar tu salud y tu alegría, al punto que asome el día debes el lecho dejar. Aun haciendo un sacrificio, levántate con presteza, no acaricies la pereza,

  • Imagen Protocolo

    Consideraciones debidas a la familia. La familia es uno de los pilares fundamentalas en cualquier sociedad. Después de Dios, a tus padres ama, niña, cordialmente, ya que comparablemente te quieren ellos también; con prontitud obedece sus mandatos y consejos,

  • Imagen Protocolo

    Cuarteta para felicitar los días a un tío.

    Gozoso en el alma siento
    la mayor satisfacción,
    y hoy os saludo contento
    con todo mi corazón.

  • Imagen Protocolo

    Del juego. No siempre en trabajos serios puedes ocupar la mente, darle treguas es prudente con alguna distracción; un juego por pasatiempo, el piano, la lectura, cada uno de estos procura una amena diversión. Si en el juego entran mayores darles a elegir

  • Imagen Protocolo

    Verso para felicitar los días a una persona superior. ¿Qué yo puedo anhelar para tus días, que grato a tu cariño pueda ser, más que goces y dichas y alegrías y un porvenir riquísimo en placer? Sonríante las gracias seductores, alégrete el amor el corazón,

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad en el paseo. Cuando vayas por la calle o te halles en el paseo, mirar atrás es muy feo, y al que pasa criticar. Un modesto continente guarda en todas ocasiones; evita el dar empujones, y al transeúnte pisar. Los pies no arrastres, ni debes

  • Imagen Protocolo

    La importancia de la cortesía. En vano el más opulento, si le falta cortesía, con sus riquezas confía adquirir reputación; pues la cuna más ilustre y los bienes materiales sin bellas prendas morales solo cubren de baldón. Do quiera que te destine la suerte