Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Reglas para los dueños de la casa y criados.

Reglas que han de observar el dueño y la dueña de la casa, así como sus criados.

 

La urbanidad en verso. 1851.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Reglas para los dueños de la casa y criados.

Los dueños de la casa ¿qué reglas principales deberán observar por atención a sus invitados?

Ciertas reglas el dueño y la dueña
de la casa observar deberán;
siendo las principales, entre ellas,
las siguientes que voy a explicar:

1. Siempre deben sentarse en el centro
de la mesa; que haciéndolo asi,
no estarán de los otros tan lejos,
y mejor les podrán asistir.

2. Ellos deben a sus comensales,
con esmero servir y obsequiar,
y obligados están a rogarles
que de todo se sirvan probar.

No muy mucbo han de instarles, por eso
ni a la fuerza les pueden servir,
de algún plato aunque sea muy bueno,
pues que libres son todos allí.

3. Por sabroso que fuese algún plato,
alabarlo no pueden jamás;
y no deben reñir a los criados
al objeto de esmero indicar.

Los criados, ¿cómo traerán a la mesa los vasos, los cubiertos, el pan, etc.?

Traerán con bandeja los criados
a la mesa los vasos, el pan,
los cuchillos, cubiertos y cuanto
fuera sucio en la mano llevar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16512

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    El cuidado de los vestidos y de la ropa en general Aquella urbanidad Evita constantemente presentarte mal ceñido; haz que siempre tu vestido, aunque pobre, esté decente. Es preciso procurar, tener siempre igual aseo, en la calle, en el paseo y en el

  • Imagen Protocolo

    El comportamiento correcto en la mesa. Al ser llamado a la mesa el caballero discreto las personas de respeto deja primero sentar; y a las mismas en ponerse la servilleta o servirse, comer, beber o salirse no se le ve anticipar. Cuando se halle convidado

  • Urbanidad y buenos modales en verso

    Normas de comportamiento para los niños en la calle y en espacios públicos Aquella urbanidad Amable circunspección en la calle has de guardar; procura siempre mostrar decoro y moderación. No marches inadvertido, con furioso movimiento, ni te deslices

  • Imagen Protocolo

    Idea e importancia de la urbanidad. ¿Cuáles son los vicios más opuestos a la urbanidad? A la Urbanidad estos vicios se oponen: el encogimiento, la arrogancia o soberbia, la curiosidad, la petulancia o descaro, la afectación, la falsedad y la indecencia.

  • Imagen Protocolo

    Modo de portarse en la mesa. Acude oportunamente siendo a comer convidada, ni a una hora anticipada, ni tarde debes llegar; porque si acudes temprano, estorbará tu presencia, y a los demás con tu ausencia puedes también molestar. Cuando a la mesa las

  • Imagen Protocolo

    Un niño felicita las Pascuas a una señora. Con vuestra gracia y bondad en tan fausto y grato día, recibid, señora mía, esta prueba de amistad. En ella va con verdad mi sentimiento expresado; ojalá que haya logrado demostar con mi cariño, cuánto os quiere

  • Imagen Protocolo

    Versos con motivo de felicitar los días a una persona superior. En el año anterior y en tal día, entre afecto el más puro y cordial, con mis ruegos yo al cielo pedía que gozáseis de dicha cabal. Mis plegarias oyendo el Eterno, vuestra vida guardar se

  • Imagen Protocolo

    Reglas de urbanidad que conciernen a las mujeres ¿Qué reglas principales debe tener presente una señora en el trato social? Una señora ha de tener presente que por la calidad particular que le da el bello sexo, ha de guardar lo que dicta el decoro atentamente;