Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La espada, el bastón y el cayado. Complementos

No hay que tener la mano sobre la empuñadura de la espada cuando se hable con alguien, o al pasear; es suficiente hacerlo cuando hay obligación de sacarla

 

Reglas de Cortesía y Urbanidad Cristiana

La urbanidad y el uso de la espada, el bastón y el cayado
Uso de la espada y el bastón. La urbanidad y el uso de la espada, el bastón y el cayado

La urbanidad y el uso de la espada, el bastón y el cayado

Aquella urbanidad

Es muy inconveniente y muy contrario al orden de una educación bien reglamentada, que un burgués lleve espada, a menos que esté de viaje o en el campo. Un niño puede, sin embargo, llevarla, si es gentilhombre.

Es descortés girar el tahalí -tirante que cruza el pecho y la espalda desde el hombro hasta el lado opuesto de la cintura y sirve para sostener la espada o el tambor- de la espada delante de sí, y mucho más poner la espada por entre las piernas.

No hay que tener la mano sobre la empuñadura de la espada cuando se hable con alguien, o al pasear; es suficiente hacerlo cuando hay obligación de sacarla.

Por muy valiente que pueda parecer el hombre que está siempre dispuesto a sacar la espada, cuando le dicen una palabra molesta, o se le quiere insultar, que esté seguro de que esto no es ni cortés ni cristiano, ya que no es más que la pasión y el prurito de una honra vana e imaginaria que le impulsa a obrar así. Es por tanto contrario a la cortesía estar tan predispuesto a defenderse contra alguna injuria o ultraje; las reglas del Evangelio piden que se sufran las injurias con paciencia.

Jesucristo mismo mandó a san Pedro devolver su espada a la vaina, cuando quiso utilizarla para defenderle.

Cuando se está sentado hay que colocar la espada al lado, desplazando el tahalí o cinturón detrás de sí lo más que se pueda; debe hacerse lo mismo al sentarse a la mesa y procurar que la espada esté detrás de sí, o de tal modo entre las sillas que no pueda molestar a nadie; no parece conveniente dejarla en esta ocasión.

Cuando hay que dejar la espada, no se debe quitar sin guantes, ni colocarla sobre la cama con guantes, lo que sería muy descortés. Hay que dejarlos en un lugar apropiado, fuera de la vista de las personas que pudieran entrar en el cuarto, o con las que se esté.

Si sucede que alguna persona de alta alcurnia entra en la morada de alguien que tenga derecho a usar espada, debe recibirlo con guantes y ceñida la espada; en cuanto a los que no usan espada, es preciso que lleven guantes y tengan la capa sobre los hombros.

La cortesía obliga a veces a servirse de un bastón, pero sólo la necesidad autoriza a tener una cachava en la mano.

 

La espada, el bastón y el cayado. Complementos.
Imagen Protocolo & Etiqueta. La espada, el bastón y el cayado. Complementos.

No sienta bien llevar un bastón corto o un bastoncillo en casa de los nobles; pero se puede tener un cayado en la mano si se está indispuesto o si se necesita para sostenerse o para andar con más facilidad.

Es descortés juguetear con el bastón corto, o con el cayado, servirse de él para golpear el suelo o las piedras, o para hacer saltar chinitas; es totalmente deseducado levantarlo como si se quisiera pegar a alguien. Y no está nunca permitido servirse de él para tocar a alguien, aunque sea para divertirse.

Cuando se está de pie, hay que evitar el apoyarse burdamente sobre el cayado como hacen a veces los campesinos. Tampoco se debe tener firme contra el suelo, como se haría con un palo, lo que mostraría un tanto de dignidad o autoridad en la persona; pero es conveniente tenerlo suspendido en el aire de modo comedido y modesto, o dejarlo tocar el suelo sin apoyarse en él.

Al andar, es de poca educación llevar un bastón o una vara debajo del brazo; y es peor arrastrarlo negligentemente por el barro, y es ridículo apoyarse en él de modo que huela a orgullo o fasto; y cuando se hagan gestos u otros movimientos, está muy mal tener un cayado o una vara en la mano derecha.

Al estar sentado no hay que utilizar la vara o el cayado para escribir en el suelo, o hacer figuras; denotaría que se es un distraído o un maleducado; tampoco está bien poner el cayado sobre los asientos, antes hay que tenerlo delante de sí de modo correcto.

Antes de sentarse a la mesa, no se debe colocar nunca la vara o el cayado sobre la cama, lo que es descortés; hay que ponerlo en un lugar fuera de la vista de todos; si se lleva palo, se puede apoyar contra la pared. Hay que dejar la vara y el cayado siempre que se deje las espada y los guantes.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1498

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Hombre educado. Reglas de oro para ser el caballero perfecto

    Reglas de oro para ser el caballero perfecto Aquella urbanidad Es casi una definición de caballero decir que " es uno de esos hombres que nunca causan dolor ". Esta definición es tan refinada como certera. Un caballero se ocupa de apartar los obstáculos

  • El canto. Canciones convenientes

    El arte de cantar y las canciones convenientes según la urbanidad Aquella urbanidad El canto es un pasatiempo que no sólo está permitido, sino que es al mismo tiempo muy conveniente y puede ayudar mucho a divertir el espíritu de modo muy agradable e inocente

  • El juego. Jugar con educación. Cortesía en el juego. Respetar

    Reglas de cortesía en el juego Aquella urbanidad El juego es una diversión que se autoriza a veces, aunque ha de tomarse con muchas precauciones ; se puede dedicar cierto tiempo a esa ocupación, pero hay que poner en ello no poca discreción; son necesarias

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. Llámase urbanidad al conjunto de reglas que tenemos que observar para comunicar dignidad, decoro y elegancia a nuestras acciones y palabras, y para manifestar a los demás 1a benevolencia,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y Buenas Maneras. Compostura. La urbanidad es el buen proceder, la compostura, la atención y el respeto por nosotros mismos y por nuestros semejantes. Es el conjunto de reglas que debemos observar para comunicar decencia, decoro y elegancia

  • Las diversiones. Divertirse con educación

    El tiempo libre y los momentos de ocio. Divertirse con educación Aquella urbanidad Las diversiones son ejercicios a los cuales se puede dedicar algún tiempo del día , para liberar el espíritu de las ocupaciones serias, y el cuerpo de los trabajos fatigosos

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. Hubo un tiempo en que los bailes fueron algo exagerados y extravagantes en su arreglo y desenvolvimiento, y los salones de baile ofrecían el aspecto de templos de la antigua Grecia,

  • Un hombre en la ciudad

    Cómo defenderse de la vida sin urbanidad Es de lamentar que los buenos modales hayan caído en creciente desuso con la precipitación y la impaciencia de la vida moderna, donde se busca siempre el camino más corto y engañosamente efectivo. Por fortuna,