Logo Protocolo y Etiqueta

La higiene. ¿Qué es la higiene? Cabeza, dientes, manos, zapatos y ropa. Los objetos de tocador

La higiene es el empleo de los medios necesarios para conservar la salud y una buena imagen personal

 

Departamento de Cultura. 1952

Agua y jabón. Los hábitos de higiene personales: el cuidado del cuerpo y del vestuario
Qué es la higine. Agua y jabón. Los hábitos de higiene personales: el cuidado del cuerpo y del vestuario

Los hábitos de higiene personales: el cuidado del cuerpo y del vestuario

Manual de convivencia social. Formación familiar y social

Aquella urbanidad

Qué es la higiene

La higiene es el empleo de los medios para conservar la salud. El primero de estos medios es la limpieza. El aseo personal. Para estar convenientemente limpias, ¿qué haremos?. El baño o la ducha diaria es lo más conveniente. Pero como actualmente muchas veces esto resulta difícil por la falta de combustible para los termosifones, o la economía doméstica, que nos obliga a suprimirlos, y también las restricciones de agua, hay que sustituir el baño o la ducha por el lavado diario, con agua y jabón, de cara, cuello, orejas, brazos, manos, piernas y pies, en lavabo, palangana, bañito, etc.

Cómo cuidaremos nuestra cabeza, dientes, manos

Debemos lavarnos la cabeza, al menos, una vez cada ocho días. ¿Cómo lavarnos la cabeza?. Primero se moja bien el pelo en agua caliente, para que tomen bien el jabón o el champú (compuesto que se compra); luego se enjabona frotando bien la piel de la cabeza y frotando bien el pelo hasta que haga mucha espuma, pues si no hace espuma es que no acaba de estar limpio; luego se enjuaga, si es posible, con dos aguas o tres, y en la última, si ponéis unas gotas de limón o de vinagre, quedará el pelo más fácil de peinar.

En caso de existir parásitos (caso raro entre personas ordenadas y educadas), antes de lavar la cabeza nos aplicaremos uno de los productos que se venden en la farmacia contra los parásitos. Lo aplicaremos según la receta, y luego nos lavaremos la cabeza. ¿Está bien hablar de los parásitos?. Es vergonzoso tener que hablar de ello, pero necesario, pues algunas niñas, como consecuencia de su desorden y de su pereza o del excesivo trabajo de su madre, los pueden tener.

Es de mala educación comentar sobre ello, y nunca hablaremos de esto entre nosotras. Pero conviene que una niña de once años sepa cómo tiene que cuidar su cabeza para que nunca se tenga que avergonzar de ella. (La profesora indicará productos y precios).

Para limpiar el peine pondremos en el lavabo el agua necesaria para cubrir el peine (justo la necesaria) y echaremos en ella una 'cucharada o dos de amoníaco; dejemos el peine reposar dos minutos y saldrá completamente limpio.

No pondremos, a nuestra edad, brillantina en el pelo, ni mucho menos fijador.

El cuidado de los dientes

Nos lavaremos los dientes mañana y noche y, si podemos, después de las comidas (tengamos una demostración). El lavado de los dientes los conserva sanos, y, por consiguiente, no tendremos que ir al dentista. Es, además, una falta de consideración enseñar al prójimo una boca sucia, una boca sucia resulta repugnante e indecorosa.

El cuidado de las manos

Con las manos cogemos todo lo que necesitamos, y a veces en el polvo que cae sobre un libro, en la pelota del baloncesto, en la butaca del tranvía, está el germen de una enfermedad. No nos toquemos los ojos, ni la boca, ni las narices, ni los oídos, con las manos sucias. Lavemos bien nuestras uñas muy a fondo.

La limpieza e higiene en los zapatos y calcetines

Si no tenemos bastantes calcetines para cambiarnos todos los días, procuraremos lavar nosotras mismas nuestros calcetines cada noche. Una persona bien educada tiene que procurar no molestar al prójimo, y ya sabemos que los pies descuidados pueden producir mal olor. Cuando sólo tenemos un par de zapatos y jugamos con ellos en el colegio, hay que ventilarlos bien cada noche.

Nos gusta llevar los zapatos limpios, y para esto lo mejor es que los limpiemos nosotras mismas.

(Se hará un ejercicio práctico; es decir, se tendrá preparado lo necesario para dirigir a un par de niñas, elegidas entre las más ordenadas, en la limpieza de sus zapatos).

Con un trozo de tela cualquiera podremos fabricar una bolsa donde quepan una crema de zapatos, una gamuza o un cepillo y un cepillito para untar la crema.

Bordaremos a punto de litografía la palabra "zapatos".

(Se las estimulará a hacerlas en su casa, o en la clase, y a traerlas, para enseñarlas a las compañeras).

Cómo limpiaremos y guardaremos los objetos de tocador

Cuando somos muchos de familia y el cuarto de baño es pequeño, conviene guardar nuestros objetos de tocador en una bolsa impermeable o de hule; así no nos cogerá la esponja nuestro hermano, ni el cepillo de dientes la hermana pequeña.

Cuando nos regalen unas pesetas, compraremos un buen jabón que huela bien (en vez de chicle).

Desear oler bien es cosa femenina. Esto quiere decir que es un deseo natural en una niña de primer año de Bachillerato.

Todas sabemos estas cosas, pero cuántas de nosotras, cuando nuestra madre nos dice: "María, al baño: María, los dientes, protestamos así: "¡Mamá, hoy tengo sueño!, ¡Mamá, no me da tiempo!, etcétera. Pero tengamos en cuenta que "este sueño" y "esta falta de tiempo..." se nos nota en seguida y, a la larga, es la causa de la caries o picaduras de dientes, de los asquerosos dientes verdes y de los vergonzosos parásitos..., y nada, de eso está oculto... y todo es indicio de mala educación.

Ejercicio práctico

Hacer una demostración de limpieza de un peine. Para lo cual la profesora llevará lo necesario.

Asimismo la profesora llevará lo necesario para hacer una demostración de la limpieza de los zapatos. Si estos ejercicios prácticos no resultasen oportunos, las alumnas harán un resumen escrito de la lección.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 24 personas le ha parecido
Valoración 3.8
con una puntuación de 3.8 sobre 5

Nota

  • 953

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La urbanidad y el aseo personal. Apariencia

    La urbanidad y el aseo personal Aquella urbanidad No hay nadie que no deba tomar por regla y práctica el peinarse todos los días y no hay que presentarse nunca ante quien sea con los cabellos desordenados y desaliñados . Téngase sobre todo cuidado de

  • D.1. El aseo del cuerpo, cara, manos y pies.

    La importancia del aseo: aprender a ser limpios Aquella urbanidad El aseo nos proporciona salud. El desaseo produce enfermedades. 1. El baño es necesario , porque significa aseo general del cuerpo. 2. No sólo al levantarnos, sino cuantas veces sea necesario,

  • Grifos de un lavabo.

    La primera impresión no solo es cuestión de tener un buen vestuario La higiene de una persona es un tema muy importante tanto para el cuidado tanto de la salud como para el de la imagen personal. Pero también hay que remarcar, que la higiene de una persona,

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. El aseo en nuestra persona debe hacer un papel importante en nuestras diarias ocupaciones; y nunca dejaremos de destinarle la suma de tiempo que nos reclame, por grande que sea la entidad

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. 1. La benevolencia, el decoro, la dignidad personal y nuestra propia conciencia, nos obligan a guardar severamente las leyes del aseo, en todos aquellos actos que en alguna manera están,

  • D.2. El aseo de la boca y los dientes.

    La higiene dental: tener una boca sana Aquella urbanidad La boca necesita un especial aseo, porque es el paraíso de los microbios. 1. Al levantarnos y al acostarnos debemos lavarnos la boca haciendo gárgaras . Evitamos así el mal aliento, que desdice

  • D.8. Del aseo para con los demás.

    Reglas de cortesía: buena educación con los demás Aquella urbanidad Todas las personas, de cualquier condición social, merecen respeto. 1. Fea costumbre y pésima educación es acercarse demasiado a la persona con quien hablamos . Cuidémonos de la saliva

  • D.4. Otros consejos sobre el aseo de nuestra persona.

    Cuestiones importantes del aseo personal Aquella urbanidad 1. Jamás empleemos los dedos para limpiarnos los ojos , los oídos, los dientes o las narices. 2. Nunca debemos escupir al suelo . 3. Es un acto muy feo el llevar la mano a la boca cuando uno tiene