Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Obligaciones negativas. A nadie debe ofenderse en su hacienda.

Ofendemos al prójimo en la hacienda siempre que con violencia o con engaño usurpamos o retenemos injustamente lo que es suyo.

 

Tratado de la obligaciones del hombre. 1821.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Obligaciones para con los demás.

Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular.

Obligaciones generales.

Nuestras obligaciones generales para con todos los hombres se encierran en estos dos preceptos, no hacer a otro lo que no queramos que se nos haga a nosotros, y hacer con los otros lo que queremos que se haga con nosotros mismos. El primero de ellos contiene las obligaciones que se llaman negativas o de rigurosa justicia. El segundo, las obligaciones positivas o de beneficencia.

Obligaciones negativas.

Estas obligaciones se reducen a abstenernos de ofender a otro en manera alguna.

Podemos ofender a otro de tres modos, en la persona, en la hacienda, o en la honra.

A nadie debe ofenderse en su hacienda.

Ofendemos al prójimo en la hacienda siempre que con violencia o con engaño usurpamos o retenemos injustamente lo que es suyo.

El epíteto de ladrón es el más vergonzoso que pueda dársenos, y por consiguiente debemos huir de merecerlo por término alguno.

Los niños bien criados se avergüenzan a la verdad por si mismos de robar a otro, dinero, u otra cosa importante; pero no reparan muchas veces, y tienen por lícito el quitar a los otros algunas frioleras, como son frutas, dulces, cosas de juego, y otras cosas semejantes.

Pero aun de esto deben abstenerse: lo primero, porque hasta que una cosa sea ajena, para que aunque sea la mayor bagatela debamos guardarnos de tocarla. Lo segundo, porque el vicio de robar comienza siempre por poco, y acaba por mucho.

Los niños suelen tener especialmente poco escrúpulo de quitar a escondidas en su misma casa cualquiera cosita, creyendo que pueden hacerlo por ser propias; pero se engañan miserablemente, porque los hijos no son dueños de cosa alguna mientras viven con sus padres; y así es poco menos reprensible el robar en la casa propia que en la ajena.

"Nos hemos de guardar igualmente de usar de engaño o superchería en las compras, en las ventas, y en las permutas o trueques"

Debemos también volver inmediatamente a su dueño cualquiera cosa que hallemos, y sepamos de quien es.

En suma, jamás nos es lícito retener lo que no es nuestro.

Nos hemos de guardar igualmente de usar de engaño o superchería en las compras, en las ventas, y en las permutas o trueques. El que vende no debe abusar de la impericia del comprador para sacarle más de lo justo; ni el que compra valerse de la ignorancia o de la necesidad en que quizá se halla el vendedor, para comprar más barato de lo que es justo.

Aun con más razón debe desterrarse todo fraude y falsedad en las medidas, en los pesos, en la calidad de las cosas que se venden o se compran, en el valor de la moneda y compañía. Hasta en el juego debemos abstenernos de todo engaño o trampa, procediendo siempre con honradez, con candor y de buena fe. De lo contrario nuestras ganancias serán otros tantos hurtos, que muchas veces aun en el mundo redundarán en mayor perjuicio nuestro, verificándose a menudo aquel proverbio de que "lo mal ganado se lo lleva el diablo" .

Debemos evitar también el echar a perder o estropear de modo alguno las cosas ajenas; tratándolas al contrario con igual cuidado que las nuestras, y aun si cabe con más miramiento.

Cualquiera, finalmente, que haya quitado a otro (sabiéndolo) alguna cosa por fuerza o por engaño; cualquiera que sepa haberle causado algún perjuicio por negligencia o por malicia, debe inmediatamente restituir lo robado, y resarcir el daño que haya causado; de otro modo tendrá que dar estrechísima cuenta o en esta vida, o en la otra.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6610

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Conversar y hablar en sociedad. Al contar un suceso, para confirmarlo, nunca deben usarse los juramentos u otras aseveraciones que sin serlo lo parecen. Cuando escuchemos una historia nunca se ha de interrumpir con preguntas necias e impertinentes, o

  • Imagen Protocolo

    Máximas relativas al decoro. En vano nuestro amor propio se esfuerza por traspasar los límites que ha prescrito la sana moral. El decoro le opone una barrera, y detiene sus movimientos impetuosos. La base del verdadero decoro es guardar en todas nuestras

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad del sombrero y del modo de usarlo. El sombrero le sirve al hombre para adornar su cabeza y también para evitarle algunas molestias. Llevarlo ladeado, calarlo demasiado sobre la parte anterior de la cabeza, como si se pretendiera ocultar el

  • Imagen Protocolo

    Abreviaturas en la correspondencia y escritos comerciales. Para hacer más concisas y menos voluminosas las cartas, se acostumbra muchas veces usar de algunas abreviaturas, motivo por el cual me ha parecido del caso hacer una explicación de las que se

  • Imagen Protocolo

    El mobiliario de la casa. Una gran parte de la cienca social que se llama el buen tono consiste en el arreglo de la casa; hay que saberla adornar y amueblar , dando a cada una de las habitaciones el carácter que le es propio y conservando cierta unidad

  • Imagen Protocolo

    Los criados. Examinemos ahora las relaciones que una mujer distinguida necesita tener con sus criados. El asunto no es de poca importancia. " A tal amo, tal criado ", se dice vulgarmente, y con ello se indica que el buen ejemplo influye sobre los sirvientes.

  • Salón de casa - Recibir visitas

    Reglas de etiqueta para las visitas. Entrar en casa ajena Aquella urbanidad La urbanidad prescribe que volvamos las visitas a los que nos las hacen , y que seamos los primeros en hacerlas a las personas superiores, sin dar lugar a que se nos adelanten.

  • Imagen Protocolo

    La conversación y sus temas. Una mujer superficial no poseerá jamás el arte de dirigir la conversación con tacto y delicadeza , encaminándola hacia objetos interesantes y elevados, de los que esté excluída la pedantería y no se encuentre puesto para la