Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La elegancia, algo más que buenas maneras. La elegancia VI

La elegancia. La distinción proviene del buen gusto, puesto que éste permite hacer presente la belleza en aquello que el mantenimiento de la compostura nos obliga a realizar

 

Revista 'Nuestro Tiempo', nº 508, octubre 1966 (pp. 110-123)

Buen gusto y elegancia, Mujer elegante
La elegancia y el estilo. Buen gusto y elegancia, Mujer elegante

El buen gusto y las cualidades para ser una persona elegante

La compostura, sin embargo, se limita más bien a "no desentonar". Aunque sin compostura no es posible la elegancia (esto conviene no olvidarlo), para alcanzar esta última se requiere algo más: ser atractivos, o al menos estarlo, desarrollar el gusto y el estilo, alcanzar la distinción.

Con el fin de comprender un poco qué significa ser elegantes, lo más práctico es analizar los requisitos o contenidos de esta rara cualidad que a todos nos gustaría tener. Lo más inmediato y obvio es que ser elegante significa tener buen gusto. Pero ¿qué es el buen gusto? Ante todo, como nos enseñan Baltasar Gracián y H. Gadamer, es una capacidad de discernimiento espiritual que nos lleva no sólo a "reconocer como bella tal o cual cosa que es efectivamente bella, sino también a tener puesta la mirada en un todo con el que debe concordar cuanto sea bello".

La elegancia es por tanto de una capacidad que permite afirmar las realidades "gustadas" como "bonitas" o "feas". Pero decir "esto es bonito" o "esto es feo" sólo puede hacerse si "esto", particular y concreto (un vestido, un peinado o un jardín) se refiere a un todo frente al cual el objeto juzgado queda "iluminado" y descubierto como "adecuado" o "inadecuado".

El buen gusto es pues "un modo de conocer", un cierto sentido de la belleza o fealdad de las cosas. No se aplica sólo a la naturaleza o al arte, sino a todo el ámbito de las costumbres, conveniencias, conductas y obras humanas, e incluso a las personas mismas. Y desde luego no es algo innato, sino que depende del cultivo espiritual de la educación y la sensibilidad que cada uno haya adquirido. Las cosas de "mal gusto" no pueden ser de ninguna manera elegantes, sino más bien torpes y vergonzosas.

Lógica y afortunadamente, no existe una regla fija que determine qué es de buen y mal gusto. Lo que sabemos es que el buen gusto mantiene la mesura, el orden, incluso dentro de la moda, a la que lleva a su mejor excelencia, sin seguir a ciegas sus exigencias cambiantes, sino más bien encontrando en ella la manera de mantener el estilo personal.

La idea del buen gusto nos lleva a la segunda nota de la elegancia: la distinción. Lo distinguido se opone a lo vulgar, a lo zafio, que tiene ya connotaciones de cierto desaliño y suciedad. Distinguido es lo que sobresale, lo elevado, lo señorial. La persona humana tiende de por sí a moverse hacia lo alto: le gusta volar, soñar, subir, despegarse del peso de la materia y sentirse ingrávida y espiritual, despegada, libre en definitiva. La distinción es aquello que sitúa a la persona humana por encima de la vulgaridad y dentro del señorío. En el caso de la elegancia, la distinción proviene del buen gusto, puesto que éste permite hacer presente la belleza en aquello que el mantenimiento de la compostura nos obliga a realizar.

Cuando la persona dispone su apariencia exterior con arreglo al buen gusto, entonces está bella: guapa, se dice en castellano. Y es esencial entender, como decisiva nota de la elegancia, la presencia de la belleza en la persona. Es ésta la que le da ese aire distinguido y espiritual que, por decirlo así, la desmaterializa y eleva. Claro está que algunas personas tienen una belleza natural, física, que apenas necesita aliños para ser elegante: su porte, su andar, tienen ya una forma naturalmente distinguida y bien proporcionada, hermosa. Estas personas, si tienen buen gusto y son elegantes, pueden llegar a enriquecer su ya natural belleza hasta un esplendor que a las demás les suele estar vedado por su inferior disposición natural.

Es esencial recordar que la belleza significa en primer lugar armonía y proporción de las partes dentro del todo, sean las partes del cuerpo, de los vestidos, del lenguaje o de la conducta. Pero además, como dice Aristóteles, "a las obras bien hechas no se les puede quitar ni añadir, porque tanto el exceso como el defecto destruyen la perfección". "La fealdad -dice Tomás de Aquino comentando este pasaje- es el defecto de la forma corporal, y acaece cuando un miembro se muestra con una forma inadecuada (indecente). Pues la belleza (la elegancia) no se consigue si todos los miembros no están bien proporcionados y adornados". Esto quiere decir que un sólo defecto estropea el conjunto, pues para que la belleza se haga presente en el aspecto exterior de la persona todo en él debe ser íntegro, acabado y bien proporcionado.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los manuales de buenas costumbres. Una de las obras más importantes fue Elementos de fisiología e higiene privada de Feliciano Salazar (Mérida, 1884). La importancia que las autoridades porfiristas confirieron a la higiene se demuestra en las frecuentes

  • Estadio de fútbol dos horas antes de un partido.

    Cómo comportarse en un mundial de fútbol Reglas de cortesía para un campeonato mundial de fútbol Políticamente, lo que a "venderse" es el Estado y la concepción unitaria de España dentro de la diversidad, lo que podría quedar muy reforzado si la selección

  • Sentirnos bien para nosotros y para los demás. Mujer muy elegante

    Ser una buena persona: lo íntegro Lo íntegro es precisamente lo bien hecho , aquello a lo que no le sobra ni le falta nada, lo que está completo y perfecto dentro de sus límites. A los griegos siempre les fascinó esta idea de perfección: lo íntegro

  • Imagen Protocolo

    Las flores en el protocolo. Las flores, decía Chateaubriand, nos dan la miel; hijas de la primavera, son el manantial de los perfumes, la gracia de las vírgenes, el amor de los poetas; su existencia es fugaz como la del hombre, pero antes de pasar esparcen

  • Grupo de amigos charlando

    ¿Cuál es el origen de la palabra cortesía? La cortesía es una forma de comportamiento humano universal El origen de la palabra cortesía lo encontramos en la vida de la corte , en la que los cortesanos seguían una serie de pautas sociales que les distinguía

  • Gesto esto está lleno de gente, hasta los topes

    Gestos característicos de los españoles: del "esto está lleno" a "qué huevón o huevona" Para qué utilizar las palabras cuando con los gestos le entienden lo que quiere decir. Los españoles, junto con los italianos, dicen que, son de las personas más expresivas

  • Vaya cara más dura que tienes

    Gestos típicos de España: del "caradura" al "me tienes harto" En esta segunda parte explicamos algunos de los gestos que expresan sentimientos tales como la caradura, la locura o el hartazgo. El prestigoso diario inglés The Guardian ha publicado una sencilla

  • Reglas de etiqueta para hablar por teléfono: Rusia.

    Reglas de etiqueta para hablar por teléfono: Rusia Uso del teléfono móvil - celular en Rusia El saludo inicial al descolgar el teléfono es: "Allo". Para despedirse y terminar la conversación utilizan la expresión: "Do Svidanija". Quieren decir que se