Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Urbanidad para los niños en el juego

El juego es una oportunidad muy importante que tienen los niños para demostrar su buena educación y saber estar

 

Reglas de urbanidad. 1870.

Juego de mesa en familia.
Juego. Juego de mesa en familia.

Urbanidad para los niños en el juego

Aquella urbanidad

¿Qué entiendes tú por juego según la apreciación general de la palabra?

Que dista mucho de ser una virtud recreativa cual toda buena sociedad exige.

¿Por qué encuentras esa distancia entre la recreación y el juego?

Porque en la primera se satisfacen tan solamente las necesidades expansivas de la vida, y en el segundo se da lugar a la satisfacción de las pasiones.

¿Qué harás, pues, para que el juego sea una verdadera recreación?

Tomarle como verdadero entretenimiento, y practicarle según las reglas de una fina cortesanía.

¿Y cuáles son éstas?

Varias, pero en particular, la de no manifestarse enojado por perder, ni festivo por ganar; no altercar porfiadamente produciendo disgusto a la concurrencia, sino antes por el contrario, mostrarse con la misma jovialidad en los azares que en la prosperidad, porque en el juego es donde con más claridad se manifiesta la buena o mala educación.

Y ¿si atendido el carácter particular del que juega se temiese hacer ineficaces las anteriores reglas?

Lo mejor y más prudente es no aprender a jugar ninguno que pueda ponernos en evidencia, principalmente los de naipes, azar o de suerte, porque como dice el adagio "el mejor de los dados es no jugarlos"

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18340

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Las habitaciones de la casa. El primer grado de riqueza de una sala consiste en estar colgada de tercippelo o labrado, tener espejos que cubran sus paredes de arriba a bajo, un magnífico cielo raso pintado, lujosos divanes de seda, pavimento de caoba,

  • Imagen Protocolo

    Las visitas de cortesía. Las visitas son una costumbre que tiende a mantener los lazos de amistad y las relaciones sociales . Es de buen gusto visitar a las personas a quienes estamos obligados por algún acto de deferencia; otras veces la visita es necesaria

  • Imagen Protocolo

    La amistad. Los jóvenes suelen tener entre sí una franqueza tan indiscreta, que les hace caer en mil lazos y ser la burla del suspicaz o falso amigo; creen que todo el que se les arrima y les llama amigo lo es verdaderamente , y le pagan esta declaración

  • Imagen Protocolo

    De los habladores. Es media noche y vuelvo de una tertulia en la que, fuera de lo acostumbrado, el dueño de la casa no ha puesto mesa de juego . Entro, pues, en mi casa con los duros que llevaba ya sacrificados de antemano para lo que exige una moderada

  • Imagen Protocolo

    Un día en el campo. La mayor parte de los habitantes de una capital gustan del campo, y se entregan con placer a él después de las ocupaciones respectivas de cada clase. No hablaremos aquí de la vida propiamente aldeana o del que vive continuamente en

  • Imagen Protocolo

    De los deberes respectivos. " La urbanidad es el resultado de mucho buen juicio, de cierta dósis de buen carácter, y de renunciar un poco a si mismos por consideración a los demás ". Lord Cherstelfield. Deberes entre padres e hijos. Ya hemos establecido

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa

  • Principios de urbanidad para la juventud

    Principios de urbanidad para la juventud Aquella urbanidad Nada hay más bochornoso para un joven que el carecer de los principios de urbanidad. Un niño mal educado o que no aprovecha los consejos de sus mayores , merece con justicia el desprecio de sus