Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Obligaciones negativas. A nadie debe ofenderse en su honra.

No hay cosa más importante ni más preciosa que la reputación; y así el quitarla a otro es muchas veces mayor delito que ofenderle en su hacienda o en su persona.

 

Tratado de la obligaciones del hombre. 1821.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Obligaciones para con los demás.

Tenemos para con los otros algunas obligaciones, que son generales y comunes para todos, y otras respectivas a cada uno en particular.

Obligaciones generales.

Nuestras obligaciones generales para con todos los hombres se encierran en estos dos preceptos, no hacer a otro lo que no queramos que se nos haga a nosotros, y hacer con los otros lo que queremos que se haga con nosotros mismos. El primero de ellos contiene las obligaciones que se llaman negativas o de rigurosa justicia. El segundo, las obligaciones positivas o de beneficencia.

Obligaciones negativas.

Estas obligaciones se reducen a abstenernos de ofender a otro en manera alguna.

Podemos ofender a otro de tres modos, en la persona, en la hacienda, o en la honra.

A nadie debe ofenderse en su honra.

No hay cosa más importante ni más preciosa que la reputación; y así el quitarla a otro es muchas veces mayor delito que ofenderle en su hacienda o en su persona.
Por consiguiente cualquiera, así como debe cuidar de su propia fama con el mayor esmero, debe guardarse de perjudicar a la ajena.

Se perjudica a la fama del prójimo:

1º. Inventando calumnias contra él.

2º. Diciendo cualquiera delito suyo, que no sea absolutamente público y notorio, aunque sea cierta y siempre que se diga a quien no la sabe.

3º. Publicando y divulgando Io que otros han dicho contra él.

4º. Ridiculizándole, burlándole o escarneciéndole.

5º. Diciéndole injurias y desvergüenzas.

De todas estas cosas nos hemos de abstener con el mayor cuidado. El inventar falsedades para desacreditar a cualquiera, es la mayor maldad; pero aun cuando sean ciertas las cosas, no deben manifestarse sino cuando tenemos obligación de hacerlo, o cuando de nuestro silencio pudiese resultar a los demás algún grave daño.

" Debemos evitar el decir a otro injurias y desvergüenzas,

porque es una costumbre infame y villana, de que suelen resultar gravísimos daños"

Muchos no escrupulizan en contar lo que oyen a otros contra cualquiera persona; no reflexionando que causan con esto un daño gravísimo, porque de este modo llega a saber todo el mundo lo que antes sabían pocos; de lo que resulta que aun las mayores falsedades se divulgan por culpa suya, y se acreditan en todas partes.

Cuando alguno tenga alguna ridiculez en su persona o en su conducta, tampoco debemos burlarnos de él ni escarnecerle, antes si avisarle y corregirle, si es posible; y si no, compadecerle.

Aun con más cuidado debemos evitar el decir a otro injurias y desvergüenzas, porque además de ser esto indecentísimo , es una costumbre infame y villana, de que suelen resultar gravísimos daños.

Si tenemos pues alguna disputa con otro, expongamos nuestras razones con moderación y con decencia, absteniéndonos con la mayor cautela de toda palabra picante o injuriosa.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6612

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cuando pasemos por un lugar estrecho cederemos siempre el paso a los demás , en especial si son señoras. Es impolítico el exigir a una persona un pago en momentos en que esté acompañada. Cuando visitemos a un enfermo no nos hagamos molestos robando el

  • Imagen Protocolo

    Conversar y hablar en sociedad. Al contar un suceso, para confirmarlo, nunca deben usarse los juramentos u otras aseveraciones que sin serlo lo parecen. Cuando escuchemos una historia nunca se ha de interrumpir con preguntas necias e impertinentes, o

  • Imagen Protocolo

    Buenos modales. El juego en sociedad. Si mientras se juega llega alguno, mayormente si es persona de respeto, debe invitársele diciendo: "¿Vd. gusta divertirse o continuar?"; al mismo tiempo se le ofrece y cede el puesto. Cuando uno gana no debe pedir

  • Imagen Protocolo

    Los sports. Los sports están demasiado a la orden del día para pasarlos en silencio; tienen sus detractores y sus defensores apasionados. Lo cierto es que la equitación, el automovilismo, las bicicletas, la natación, el canotaje (piragüismo), la esgrima,

  • Imagen Protocolo

    Ventajas que la práctica de la Civilidad procura a aquellos a quienes se practica. Si la práctica de esta Civilidad Cristiana, es útil para nosotros, no lo es menos para aquellos, con quienes se guarda. Si son espirituales, el afecto, que se les manifiesta,

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la limpieza y de la moda en los vestidos. La limpieza en los vestidos es una de las cosas que más tienen que ver con la cortesía; incluso, sirve en gran medida para dar a conocer el modo de ser y de proceder de una persona . A menudo también

  • Imagen Protocolo

    El aseo y el cuidado del cuerpo. ¿Exige la urbanidad que el niño cuide del aseo de su persona? El hombre ha de ser limpio, pues el desaliñado causa asco a los demás, los retrae de rozarse con él, y da indicios de tener poco arreglo en todas sus cosas.

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no