Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Reflexiones sobre la escritura de cartas.

La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe.

 

El secretario español. Nuevo estilo de cartas y sus respuestas. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Reflexiones.

La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe. Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita y aun se olvida; pero no sucede lo mismo con lo escrito; esto siempre subsiste, y siempre con la misma fuerza. Se conserva una injuria reciente, y puede ofrecer un arma contra nosotros cualquiera expresión que se nos haya escapado muchas veces con la confianza de la amistad.

¿Quién puede asegurarnos que una palabra indiscreta que escribimos con entera confianza no será un documento que sirva después para nuestra condenación? Bien sé que la prudencia que yo recomiendo aqui parecerá muy semejante a ta desconfianza; pero sería no conocer el mundo el creer que este consejo es fuera de tieínpo.

En las cartas de reprensiones o reconvenciones es más necesaria esta prudencia. Creedme, no digáis jamás todo lo que sentís; no os apresuréis a escribir cuando estéis de mal humor; esperad que el primer movimiento de vuestro enfado se haya pasado y estéis más serenos. Nunca os arrepentiréis de tomar esta precaución.

Hablad en vuestras cartas como lo haríais en presencia de la persona a quien escribís; es decir, no pidáis ni rehuseis nada por escrito, que de palabra os causaría vergüenza; es mala máxima la de algunos que dicen que el papel no se pone colorado.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15728

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De la memoria. Pero no basta adquirir conocimientos si no se conservan en la memoria; y para retenerlos en ella mucho tiempo, son necesarias dos cosas; la primera es estudiarlos con atención, porque quedan tanto más bien impresos, cuanto más cuidado se

  • Imagen Protocolo

    Reglas de la conversación. Como la poca reflexión de los niños les hace hablar muchas veces más de lo que es menester, y por más reglas que se les den nunca serán suficientes para las que necesitan, propondremos todavía otras muchas, y aun no pocas casi

  • Imagen Protocolo

    Los asientos, los palcos y los saludos. En este capítulo necesitamos tratar dos cosas diferentes: las leyes que la etiqueta impone a las personas que asisten a los teatros y las que se observan en los salones donde se representan comedias de aficionados

  • Cómo escribir una carta jocosa o animada

    Cómo escribir una carta jocosa o animada Aquella urbanidad Como hay cartas que solo sirven para mantener una correspondencia no interrumpida entre dos personas , sin más objeto que éste, ni tratarse en toda ella de negocios particulares; no ocurriendo

  • Imagen Protocolo

    Obligaciones para con la familia. Urbanidad. * Pregunta. ¿Qué debemos a nuestros PADRES? Respuesta. El más vivo amor, el mayor respeto y una disposición constante a obedecer sus mandatos. * Pregunta. ¿En qué ocasiones debemos besarles la mano? Respuesta.

  • Imagen Protocolo

    Cartas consiliarias. No hay cosa más fácil, como ya se ha dicho, que dar consejos, ni más difícil que tomarlos. Todos estamos obligados a dar buen consejo al que lo ha menester, y en especial cuando se nos pide; pero cuando no se piden, ni se apetecen,

  • Imagen Protocolo

    Aseo general del niño. La limpieza de los dientes ha de cuidarse; pero blanquearlos con polvillo es cosa de muchachas; refregarlos con sal o con alumbre, dañoso para la encía. Hacer eso mismo con la orina es cosa de los íberos. Si algo ha quedado pegado

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. El arte de escribir es demasiadamente útil para que hubiese sido desconocido hasta el tiempo de Moisés y de Cadmo. Si la lengua Hebrea, como prueba sabiamente el Abate du-Contant dé la Mollette, fue el idioma