Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Reflexiones sobre la escritura de cartas.

La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe.

 

El secretario español. Nuevo estilo de cartas y sus respuestas. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Reflexiones.

La primera cosa que se debe recomendar al que va a escribir una carta es la prudencia en lo que escribe. Se pueden decir muchas cosas en la conversación, porque las palabras pasan, y cuando más dejan una memoria que con el tiempo se debilita y aun se olvida; pero no sucede lo mismo con lo escrito; esto siempre subsiste, y siempre con la misma fuerza. Se conserva una injuria reciente, y puede ofrecer un arma contra nosotros cualquiera expresión que se nos haya escapado muchas veces con la confianza de la amistad.

¿Quién puede asegurarnos que una palabra indiscreta que escribimos con entera confianza no será un documento que sirva después para nuestra condenación? Bien sé que la prudencia que yo recomiendo aqui parecerá muy semejante a ta desconfianza; pero sería no conocer el mundo el creer que este consejo es fuera de tieínpo.

En las cartas de reprensiones o reconvenciones es más necesaria esta prudencia. Creedme, no digáis jamás todo lo que sentís; no os apresuréis a escribir cuando estéis de mal humor; esperad que el primer movimiento de vuestro enfado se haya pasado y estéis más serenos. Nunca os arrepentiréis de tomar esta precaución.

Hablad en vuestras cartas como lo haríais en presencia de la persona a quien escribís; es decir, no pidáis ni rehuseis nada por escrito, que de palabra os causaría vergüenza; es mala máxima la de algunos que dicen que el papel no se pone colorado.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15728

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del estilo epistolar. Una carta no es otra cosa que una conversación escrita , y debe emplearse en ella un estilo fácil, natural y sencillo. Sin embargo, como el que escribe tiene más tiempo para reflexionar, conviene que las ideas expresadas estén ajustadas

  • Imagen Protocolo

    Los excesos en las diversiones corporales. Tan desatentada afición a la caza produjo los males que son su ordinario resultado, a saber, una indolencia activa que miró con desprecio todas las profesiones; espíritu de opresión contra los labriegos y obstáculos

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Hay algunas acciones que reprueba el trato social? ¿No es también contrario a la cortesía el usar palabras indecentes? ¿Qué otras groserías debe evitar una persona bien criada? ¿Qué calificación merecen los que ríen sin

  • Imagen Protocolo

    Los modales en la mesa. * Pregunta. ¿Qué es lo primero que tendrá Vd. presente al ir o sentarse a una mesa para comer? Respuesta . Que no debo ocupar el asiento que se me haya señalado hasta que ocupen el suyo las personas que me merezcan respeto, y que

  • Imagen Protocolo

    La sala de baño. Características. Las costumbres higiénicas se han generalizado actualmente , y es necesario establecer una sala de baño en las habitaciones de las casas. Lo que era un lujo hace veinte años, es ahora una cosa natural, y en las grandes

  • La curiosidad y el arte de agradar

    La curiosidad mala y la curiosidad buena. ¿Es la curiosidad un defecto? Aquella urbanidad Siempre, en todos los tiempos y en todas las ocasiones , la curiosidad ha sido considerada como un defecto exclusivamente femenino. A nuestro juicio hay en esta

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. ¿Y qué diremos de los que escriben su propia vida? El severo Tácito no se ha atrevido a vituperar a muchos famosos ingenios de la antigüedad que publicaron hechos, no por ostentación y orgullo, sino a impulsos

  • Principios de urbanidad para la juventud

    Principios de urbanidad para la juventud Aquella urbanidad Nada hay más bochornoso para un joven que el carecer de los principios de urbanidad. Un niño mal educado o que no aprovecha los consejos de sus mayores , merece con justicia el desprecio de sus