Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las tarjetas de visita. Uso social

La distinción de las tarjetas consiste en ser de muy buena cartulina flexible, sin adornos, de una letra sencilla

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.

Una tarjeta de visita en blanco.
Tarjeta visita. Una tarjeta de visita en blanco.

Historia. El uso de las tarjetas de visita

El uso de las tarjetas de visita ha llegado al abuso, y será bueno marcar algunas reglas para su acertado empleo.

Para ofrecer la casa, invitaciones, etc., no se debe emplear la tarjeta de visita, sino impresos hechos a propósito o cartas.

El uso de las tarjetas está limitado a dejarlas en las casas a que se va de visita si no se encuentra a los dueños, o darlas si no es día de recepción para anunciarse. Por el correo solo se cambian durante las pascuas y día primero de año. Entonces equivalen a una felicitación. Toda tarjeta que se recibe hay que contestarla con otra.

A veces se toleran en ella algunas palabras familiares, pocas: "recuerdos, muchas gracias, un saludo, etc.".

La distinción de las tarjetas consiste en ser de muy buena cartulina flexible, sin adornos, de una letra sencilla. Nada más vulgar que las letras góticas y las rodeadas de adornos.

Las señoras escriben en la tarjeta su nombre y apellido y el del marido. Si tiene título, puede poner éste solamente, o bien precediendo al nombre. Las viudas ponen solo "Viuda de X", o bien su nombre y después esto. Los hombres ponen en la tarjeta la dirección; las mujeres simplemente, a no ser viudas, el día de recepción: "Lunes, desde las cuatro", o solo Lunes, etc.

Tarjeta de visita
Tarjeta de visita. Tarjeta de visita

Las jóvenes solteras no usan tarjetas. Cuando se trata de una hija única, se hacen juntas con la de la madre, en esta forma: "María López de Castro e hija", o "y Matilde". Si no se imprimen así, cuando una señora va con su hija y deja tarjeta, añade con lápiz debajo de su nombre: "e hija", o "y sus hijas", o bien "y su hija Dolores", para distinguirla, en caso de tener varias.

"En presentaciones, si se desea continuar el trato, se cambian las tarjetas caballeros entre sí y señoras entre ellas"

Si una señorita tiene posición sola e independiente fuera de la familia, puede usar tarjeta con su nombre, título o profesión.

Las jóvenes huérfanas usan tarjetas para sus amigas; en casos de etiqueta figuran en la de su padre, hermanas mayores, tías o personas de respeto. "Manuela Pérez Jordán y María Menéndez", "Dolores López de Arroyo y su sobrina María", o "su hermana", etc.

Es incorrecto poner en las tarjetas que deben hacerse juntos los esposos el nombre de la señora antes que el del marido, pues la galantería no es bastante a que éste deje de aparecer siempre en público revestido de su carácter de jefe de la familia.

Estas tarjetas se emplean siempre que se haya de acompañar un regalo ofrecido por ambos esposos.

Cuando se deja la tarjeta de visita en alguna casa cuyos dueños están ausentes, se dobla de arriba abajo, o bien el ángulo izquierdo superior. ( Ver lenguaje de las tarjetas de visita )

En casos de luto, no es preciso emplear tarjeta toda negra; basta un filete, o como hemos dicho para las cartas, un pequeño triángulo en el ángulo superior de la derecha.

En presentaciones, si se desea continuar el trato, se cambian las tarjetas caballeros entre sí y señoras entre ellas.

Una señora viuda o de cierta edad puede cambiar tarjeta con un caballero que se le haya ofrecido antes, pero no es completamente correcto.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8108

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De la avaricia. En el mismo hecho de recomendar la generosidad, está visto que hemos vituperado el defecto opuesto a ella, que es la avaricia. Es verdad que este vicio no es tan común como en otro tiempo. En el día todos quieren gozar, y se cree que el

  • Imagen Protocolo

    Tratamientos, márgenes, firmas y demás circunstancias de las cartas. El margen de la carta , si se escribe a persona de alta dignidad como al Pontífice, al Rey, a los Infantes y a los Consejos debe ser a media margen, y a los demás corresponde el que

  • Los pretextos y las excusas, ¿falta de respeto a las convenciones sociales?

    Los pretextos y las excusas, ¿falta de respeto a las convenciones sociales? Aquella urbanidad Entre el pretexto y la razón hay las mismas diferencias que entre una moneda de ley y una moneda falsa . La razón es la verdad; el pretexto es siempre una mentira

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de las visitas que se reciben y del modo de comportarse en ellas. Nunca hay que hacer esperar a una persona que acude a visitar a uno , a menos que se esté comprometido con personas de mayor rango que ella, o se esté ocupado en asuntos públicos.

  • Imagen Protocolo

    Padres de familia, enseñad primeramente a vuestros hijos las cosas necesarias, en seguida las útiles, y por último, las que sirven de adorno. Después de haber viajado un caballero español por Francia, Alemania e Inglaterra, y residido algunos años en

  • Imagen Protocolo

    Las visitas y los saludos. Después del saludo a la señora de la casa , el visitante va a estrechar la mano de las personas que conoce. La señorita visitada le presenta a las demás. Primero repite el nombre del visitante: "El señor de ..... o la señora

  • Imagen Protocolo

    El respeto a los padres, maestros y mayores. La urbanidad nos recomienda el respeto y reverencia a nuestros padres porque son los que contribuyen principalmente a nuestro ser, vida y conservación. Por tanto, no se deberá hallar en el niño palabra o acción

  • Imagen Protocolo

    Las personas impertinentes. Hay ciertas personas que gustan de lucir en las conversaciones , hablando todo ellas solas, y queriendo que a solas ellas les presten la atención. Pero estas personas que precisamente son las que debían ir bien provistas de