Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La paja en el ojo ajeno. Los criticones.

Como bien se dice en este artículo hay muchas personas que son muy linces para ver las faltas de los demas y muy topos para ver las propias.

 

Reflexiones sobre las costumbres. 1818.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La paja en el ojo ajeno. Los criticones.

Doña M.M. acaba de llegar a casa de su prima, joven, y tan modesta como hermosa; y antes de tomar asiento, jadeando aun, y sin poder hablar apenas, le dice: "prima, vengo escandalizada: ¿ves cómo me palpita el pecho? Es que lo que pasa en el día no se ha visto nunca. ¡Y aun se quejan de que no llueve, y de que si hay peste, y que sé yo de cuantas plagas más se quejan!"

Mujer acaba, le dijo la prima, que escándalo es ese, veamos. Te parece poco, prosigue Doña M.M., profanar... vaya, vaya. Ya conoces a fulanita: ya sabes que estuvo tan enferma como que se le administró el santo óleo; y que los asistentes la tuvieron ya por difunta, y le dijeron su requiescat, pero quiso Dios que no fue nada, porque al cabo recobró su salud. Cuando supo que su enfermedad era de peligro, hizo voto de andar vestida del hábito de San ......; pero mujer, ¡si vieras cómo va! ¡cuán escandalosa! ¿No ves como voy yo tan descubierta? pues lo mismo va ella, lo mismo... mira, como que vengo escandalizada.

¿Esto no es profanar la santa estameña que viste? ¿No es hacer burla de Dios? ¡Qué basquiña tan estrechísima! como que no le hace ninguna arruga, y tan cortísima, que cuando anda se le descubre hasta la pantorrilla. Y aun hay más materia de escándalo. Dicen que se casa, que sus padres no aprueban el matrimonio, pero que ella enquillotrada con su novio, quiere atropeliar por todo, y a toda costa; añaden que aquella beata marimacho, que suele pasar por ahí cabisbaja, mirando siempre a tierra, que la barre con su larga y burda basquiña, digo que esa beata es la que le sirve de alcahueta.

Mira, replicó su prima: he oido decir que esa beata que tú dices, no es beata en realidad, sino que por la mañana visite como acabas de pintar, y se anda por las iglesias convidando a algunas mujeres sencillas y de la mejor intención para hacer el via crucis, o rezar otras devociones; y al descuido y con cuidado les saca los dineros de la faltriquera, o les corta bonitamente las cruces y medallas de plata u oro que llevan en el rosario, porque yo conozco a todas las que visten públicamente el hábito de beata, y se que todas son mujeres de probidad, y de una conducta ejemplar, ¡Oyes, qué bribona! dijo Doña M.M., admirada...

Por la tarde, prosiguió la prima, muda de hábito y se presenta toda transformada descaradísimamente vestida y embarnizada a más no poder, tendiendo lazos... ¡Dios nos libre! Pero ello es, interrumpió Doña M.M., que ese basilisco le sirve de alcahueta, y sea como sea, es un escándalo del modo que viste. Mira, M.M., le dijo la prima: nosotros somos muy linces para ver los defectos ajenos, y muy topos para ver los nuestros. ¿No tienes rubor de presentarte en público tan escandalosa como vas, y te escandalizas del modo con que se presenta la otra señora? ¡Vaya que eres una linda escrupulosa! pero tus escrúpulos son como el de los gatos de la fábula.

" ¿Mas qué dirán si no visto así? Mira como yo no visto. Por eso te tienen por ridícula. Poco importa. Yo no ofendo a nadie, ni se que tampoco ofenda a Dios. ¿Con qué no ofende a Dios el que sirve de escándalo a su prójimo? ¿A quién escandalizo yo? Yo no tengo ningún fin particular. Mientes, M.M.; nadie obra sin fin. Yo no soy tu madre, si lo fuera, no vestirías así. Con esto llegaron algunas personas, y se acabó la conversación.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16878

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Escultura, Caridad del autor Sir Joseph Boehm.

    Urbanidad y sentimientos morales Aquella urbanidad Veracidad La mentira, en general, es aborrecible, y el hombre no debe ser, por lo tanto, mentiroso , teniendo en cuenta, además, que la costumbre o el vicio de mentir puede ocasionarle funestas consecuencias.

  • Imagen Protocolo

    Juventud Rural. Nociones de urbanidad. El sabio Licurgo, gobernador de Grecia, quiso demostrar al pueblo la necesidad de la buena educación. Con tal fin tomó dos cachorritos que habían nacido juntos, y enseñó a uno a cazar, mientras que al otro le dejó

  • Imagen Protocolo

    La compostura general del niño. Así pues, a fin de que el ánimo bien compuesto del niño reluzca por doquiera (y reluce más que nada en el semblante), sean los ojos plácidos, pudorosos, llenos de compostura: no torvos, lo que es señal de ferocidad; no

  • Imagen Protocolo

    Deberes materiales de las niñas de buena crianza. ¿Cuáles son los deberes materiales que la buena crianza impone a las niñas para consigo mismas? El aseo corporal y la limpieza en los vestidos. ¿Son de gran importancia estos deberes? De mucha, especialmente

  • Imagen Protocolo

    Abreviaturas en la correspondencia y escritos comerciales. Para hacer más concisas y menos voluminosas las cartas, se acostumbra muchas veces usar de algunas abreviaturas, motivo por el cual me ha parecido del caso hacer una explicación de las que se

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Acostumbrado siempre, a tener orden en todo por las ventajas que trae consigo, me agrada también tratar con orden los asuntos, pues no hay duda que la imaginación los recibe con gusto, y por consiguiente quedan impresos más profundamente.

  • Una tarjeta de visita en blanco.

    Historia. El uso de las tarjetas de visita El uso de las tarjetas de visita ha llegado al abuso, y será bueno marcar algunas reglas para su acertado empleo . Para ofrecer la casa, invitaciones, etc., no se debe emplear la tarjeta de visita, sino impresos

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. Después de Dios, ¿a quiénes debemos más amor y respeto? ¿En qué ocasiones besará Vd. la mano a sus padres? Si alguna vez fuere Vd. reprendido por sus padres o maestros, ¿cómo se portará? ¿Saldrá Vd. jamás de casa sin permiso