Logo Protocolo y Etiqueta

Las bodas. Usos sociales. Parte segunda.

Las señoritas de honor se ponen de acuerdo para vestir todas de un mismo color, con sombreros iguales o con mantillas blancas.

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las damas de honor, el tocado y la entrada a la iglesia.

Hace muy bonito que al descender de los carruajes los hombres se sitúen todos a la izquierda y las mujeres a la derecha; al pasar la novia, todos la siguen, y se van reuniendo en parejas.

La novia da el brazo a su padre o a la persona que haga sus veces, y detrás siguen las señoritas de honor, cuyo número es facultativo, y van acompañadas de jóvenes que les sirven de caballeros.

Estas señoritas de honor son todas amigas íntimas, o hermanas y primas. La novia debe regalarles algún objeto de los que han de llevar a la ceremonia.

Generalmente, las señoritas de honor se ponen de acuerdo para vestir todas de un mismo color, con sombreros iguales o con mantillas blancas; es muy elegante sombreros enteramente negros, con grandes plumas de avestruz, y trajes claros.

La novia es libre de escoger el color de su tocado; pero domina, aunque ya no es de rigor, el blanco. Las rosas blancas sustituyen, y tienen preferencia, a las flores de azahar. Si la ceremonia es solo civil, se prefiere que la novia lleve gran sombrero blanco en lugar del velo de gasa. Si es viuda puede contraer matrimonio a los diez meses, vistiendo de claro con sombrero elegante.

Todas las damas invitadas deben vestir con la mayor riqueza posible; telas de seda, terciopelo, brocado y raso; no deben llevar abrigo ni velo en la cara.

"La novia da el brazo a su padre; el novio, a su madre"

Como ya hemos dicho, la novia da el brazo a su padre o al que haga sus veces; el novio, a su futura suegra; la madre del novio al padrino, el padre a la madrina y los hermanos de ambas familias alternativamente.

En los matrimonios de gran lujo los ujieres dirigen el ceremonial, y no hay más que dejarse guiar por ellos.

La novia ese día tiene que estar galante con todos, besar a las amigas y estrechar la mano de los invitados, pero sin partir de ella la iniciativa y cuidando de aparecer sencilla y modesta, evitando alardes de alegría ni aparentar disgusto.

Terminada la ceremonia, se organiza el cortejo con el mismo orden, solo que esta vez van del brazo los nuevos esposos y el padre de la desposada da el suyo a la madre del marido y el padre de éste a la madre de la esposa.

El cortejo se dirige a casa de los padres de la novia o al domicilio de los nuevos esposos, donde se celebra la reunión.

Lo más común para celebrar las bodas son el lunch, la comida o el baile. Los invitados a un lunch deben restaurar ligeramente las fuerzas, sin que se crea que tienen apetito; pero ante todo debe dirigir alguna palabra amable a las desposadas y esperar que alguien de la casa los conduzca al buffet.

El lunch se compone de chocolate, café, vinos finos, como Málaga, Jerez, Champaña, etc,: sandwichs, aves trufadas, gelatina fría y dulces.

No se necesita una gran decoración en la sala, aunque es preciso tenga aire de fiesta, flores en profusión, luces, lencería fina, vajilla de cristal y plata, etc.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8183

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Disección de cuadrúpedos. Por lo que hace a la disección de la falda se quitan desde luego los huesos y los nervios y se reconoce la hebra . Conocida ésta, se corta en lonjas transversales, observando que estén en un grado conveniente de conocimientos

  • Aula de una vieja escuela de Londres. Bible School.

    Urbanidad y preceptos morales Aquella urbanidad El hombre, antes que todo, debe ser bueno, y cumplir, por lo tanto, todos sus deberes. De este precepto general se deducen, entre otros que pudiéramos exponer, los siguientes particulares. Padres e hijos

  • Imagen Protocolo

    Las lecturas. ¿Qué hora es la mejor para leer? Pero los mejores libros, considerándolos desde el punto de vista que nos ocupa, son indudablemente los libros de viajes ; la moda, la necesidad de una educación completa, la consagración del arte como soberano

  • Imagen Protocolo

    Antes de recibir algo, cuando no se está en la mesa, se debe hacer la reverencia, quitarse el guante, besar la mano y recibir la cosa, llevándola educadamente y sin precipitación hacia la boca, como si se quisiera besar, no acercándola, con todo, mucho,

  • Banquetes ilustres, invitados 'peculiares'

    Banquetes ilustres, invitados 'peculiares' Agasajos y grandes banquetes Cuando vino don José Sánchez Guerra, siendo ministro de Fomento, a inaugurar las obras del pantano de Guadalmellato, obsequíósele, en el Gran Teatro, con un banquete , análogo,

  • Imagen Protocolo

    El servicio de la mesa. Las señoras, sobre todo, deben mostrarse muy sobrias con el vino; no permitir que las echen mucho y beberlo a pequeños sorbos. Nada desdice tanto de la delicadeza de su sexo, como el uso de las bebidas fuertes , y es tanta la repugnancia

  • La cortesía familiar y el arte de agradar

    La urbanidad, los buenos modales y la buena educación dentro del hogar Aquella urbanidad Es muy general y muy loable el deseo de c onocer perfectamente y en todos sus detalles las fórmulas y los deberes que la urbanidad y la buena educación imponen en

  • Imagen Protocolo

    Murmuración. Nunca uses, creas, ni apruebes las murmuraciones y observaciones comunes sobre las conversaciones generales , porque este es el vicio de los hombres sin talento, crianza, ni mundo; de tal manera, que quien tiene algo de esto, se ríe de oír