Logo Protocolo y Etiqueta

La celebración de las fiestas.

Muchos hay, por desgracia, que pasan en ejercicios perniciosos, en la disolución, en la embriaguez, las horas que debieran consagrar al culto del Eterno.

 

Manual de la Urbanidad y el Decoro.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la celebración de las fiestas.

Obligados a procurarse con el trabajo los medios de subsistencia, los hombres establecieron ciertos días de descanso que consagraron al culto divino. Entonces suspendieron las fatigas del cuerpo, cerraron los talleres y se reunieron en templos para elevar sus fervientes votos al Eterno, y darle gracias por sus beneficios.

La Religión nos manda celebrar estos santos días por medio de buenas obras, y con testimonios públicos de amor al Dios verdadero.

Muchos hay, por desgracia, que pasan en ejercicios perniciosos, en la disolución, en la embriaguez, las horas que debieran consagrar al culto del Eterno. Éstos obran directamente contra la moral pública. El hombre que se degrada con semejante conducta, añade al crimen de irreligión el del mal ejemplo que da a sus hermanos, y multiplica los escándalos y los vergonzosos trofeos de la inmoralidad. Mientras que todo un pueblo compungido se prosterna al pie de los altares y se humilla ante la Omnipotencia celestial y el impío insulta con su desenfreno la imagen y los más bellos dones del Criador.

No hay cosa más indecorosa ni impía que hacer mofa del culto y de la Religión. El que se atreve a tales irreverencias merece pasar por insensato, o por hombre de mala fe.

¡Vosotros que os pronunciáis así contra lo que tiene el hombre de más caro y sagrado en la tierra! No habréis seguramente conocido los consuelos sublimes y patéticos de la religión. Si queréis despojaros de esas ideas de sujeción y humildad que nos impelen hacia un Ser superior a nosotros; si no distinguiendo cosa alguna más allá de la materia y de la nada, os limitáis a lo presente sin hacer caso de lo futuro, si desconocéis la mano sobrenatural que se manifiesta en toda la naturaleza, si abjuráis por fin la creencia de Dios, ¡ah! guardad para vosotros mismos esta opinión temeraria y estéril, y dejadnos nuestros altares, nuestros templos, nuestro Dios, nuestra inmortalidad, nuestra esperanza.

El hombre sería bien desgraciado, si en este suelo humedecido por el sudor de su rostro y regado con sus lágrimas, en medio de las angustias, privaciones e infortunios, no albergase la consoladora idea de una vida más feliz; si no viese a una distancia inmediata a un Ser bueno, compasivo, misericordioso que le muestra el término de sus males, y le tiende los brazos para recibirle en su seno paternal , y recompensarle allí las virtudes que habrá practicado en la tierra.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 6424

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Cuando la persona visitada cesa de hablar o contesta con aparente impaciencia, o no pronuncia sino monosílabos, o llama a un criado para cosas que no os atañen, o protesta que está muy ocupada, o comienza a bostezar,

  • Imagen Protocolo

    Antes de la boda, vestuario, carruajes y cortejo. Las fiestas de las bodas empiezan generalmente con la firma del contrato , acto al que se ha dado mayor solemnidad; se celebra con gran comida seguida de baile. El contrato se firma algunos días antes

  • Imagen Protocolo

    - Un viejo no ama a veces en sus amigos sino los testigos vivientes de los encantos y agrados de su juventud. - El hombre necesita más de lo que se cree del sentimiento de admiración y se entrega a él voluntariamente cuando no encuentra rivalidad. - La

  • Imagen Protocolo

    Cosméticos naturales. Como el uso de los cosméticos naturales no presenta ningún peligro , no hay nadie que pueda abusar de ellos, y nos contentaremos con enumerarlos, indicando sus propiedades. El agua. El agua es el primero de los cosméticos, cuyo uso

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la casa y en el juego. ¿Referirá Vd. lo que se hace en su casa? Contar fuera de mi casa lo que sucede en ella, además de otros inconvenientes, me expondría a decir cosas quo mis padres no quieren participar a otras personas. ¿Puede Vd. incurrir

  • Imagen Protocolo

    Las tertulias y encuentros musicales. ¿Qué debe hacer un músico que estando en una reunión con personas conocidas, le rueguen que se sirva tocar alguna pieza? Siempre que un músico se halle con personas conocidas en una casa, y le rueguen que tocar algo

  • Imagen Protocolo

    De las mujeres de edad. Al hablar de las mujeres de edad en un tratado en que nos proponemos presentar los escollos que aguardan al hombre en su entrada en el mundo, de ningún modo se crea que una mujer de éstas es un escollo ; todo al contrario; el trato

  • Pobre. Sobre la mediocridad social y económica. Los menos favorecidos por la fortuna

    Sobre la mediocridad social y económica. Los menos favorecidos por la fortuna Aquella urbanidad En todas partes y en todos los tiempos, en fabulitas morales para uso de la niñez , en sencillas narraciones destinadas a la juventud y en altisonantes estrofas