Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cartas jocosas ¿Qué poner?

La crítica y la sátira deben atacar los vicios, ridiculizándolos, no empero a los viciosos

 

El arte epistolar. Reglas teórioc-prácticas para escribir. 1819.

Cómo escribir una carta jocosa o animada
Escribir cartas jocosas. Cómo escribir una carta jocosa o animada

 

Cómo escribir una carta jocosa o animada

Aquella urbanidad

Como hay cartas que solo sirven para mantener una correspondencia no interrumpida entre dos personas, sin más objeto que éste, ni tratarse en toda ella de negocios particulares; no ocurriendo de continuo en los parajes donde se escriben novedades que merezcan ocupar el papel; se hace indispensable ejercitar la pluma en materias diferentes, ya sean morales, ya eruditas, ya científicas, ya críticas, ya descriptivas, etcétera.

Cuando el asunto se trata en un tono dogmático, el estilo de la carta debe ser conciso pero claro, nervioso pero demostrativo; y por lo regular lleva consigo la sequedad y aridez que no a todos agrada; y a la mayor parte fastidia. Pero como, por otra parte, todo el que sigue una correspondencia de esta especie, para no malgastar el tiempo debe proponerse algún objeto útil e instructivo, se hace indispensable, que procure amenizar esta utilidad e instrucción, para hacerla dulce y agradable, y este debe ser el objeto de las cartas jocosas.

En éstas pueden comprederse la sátira, la crítica, y las descripciones, o pinturas que deben hacerse vivas y animadas, acompañándolas siempre de aquella sal que sazona, y tal vez pica; pero esta ya da indicios de malignidad; por consiguiente, es menester evitarla, y mucho más la sal que escuece, cuya malignidad es refinada. Escritores hay, y poetas, que en sus críticas y sátiras, mezclan hiel y acrimonia, y convierten, a veces, sus escritos en libelos infamatorios perjudicialísimos y criminales.

Aun cuando estas cartas sean dirigidas confidencialmente a un amigo u otra persona de confianza, pueden correr de uno en otro, y tal vez por casos inesperados aparecer en público. Y aunque nada de esto suceda, siempre debe mirarse como una murmuración detestable, y que puede ser perjudicialísima.

La crítica y la sátira deben atacar los vicios, ridiculizándolos, no empero a los viciosos. Estos son más dignos de lástima que de insultos. Los avisos que se les dirijan nunca han de ser mordaces, ni dirigidos a persona conocida, porque es infamarla.

La narración de las acciones viciosas siempre ha de hacerse disimulada, y las reprehensiones que sean lisongeras, ingeniosas y agudas. Exigen también la decencia, pues que si las palabras, frases, o expresiones son bajas o torpes, causarán más bien enfado que risa a los hombres sensatos.

El objeto de risa puede sacarse ora de la misma persona que escribe, ora de otras, u ora finalmente de las cosas que se dicen o se hacen.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 17467

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Origen de la correspondencia y la escritura. Este arte maravilloso que da color y cuerpo a los pensamientos (así lo asegura Brebeuf, con otros, añadiendo que es el arte de pintar la palabra y hablar a los ojos por medio de los trazos y lineas que forma

  • Imagen Protocolo

    De las mujeres de edad. Al hablar de las mujeres de edad en un tratado en que nos proponemos presentar los escollos que aguardan al hombre en su entrada en el mundo, de ningún modo se crea que una mujer de éstas es un escollo ; todo al contrario; el trato

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Cuando la persona visitada cesa de hablar o contesta con aparente impaciencia, o no pronuncia sino monosílabos, o llama a un criado para cosas que no os atañen, o protesta que está muy ocupada, o comienza a bostezar,

  • Imagen Protocolo

    De los entierros, duelos y lutos. Otra clase de reuniones hay que son mucho menos agradables , pero que nos imponen deberes más sagrados, pues nunca será tan intolerable contrariar la alegría del que goza, como negar sus consuelos al triste. Cuando nuestros

  • Mesa con los alimentos preparados para una comida.

    Urbanidad. Consejos sobre la alimentación y el ejercicio Aquella urbanidad Alimentos y bebidas Es perjudicial el frío después de comer. Los licores, por lo general, son malos, lo mismo que el picante, el mucho dulce, el comer mucho, o el comer o masticar

  • Imagen Protocolo

    El hombre en sus negocios puede hallar justos motivos de mal humor, pero no es más que una niebla que rara vez deja de disiparse al soplo de ternura de una mujer prudente y afectuosa. La confianza que inspira la familia no nos autoriza para usar palabras

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. Las mujeres hacen gala de delicadeza y de timidez, como lo prueba su irritabilidad a las sensaciones algo fuertes y su espanta a la menor sombra de peligro. Saben afectar una especie de languidez y gracia que llega

  • Imagen Protocolo

    La decoración de la alcoba. La alcoba no ha de estar demasiado caliente , y su atmósfera debe renovarse en el momento de entrar en ella para dormir. Lo mejor será no encender fuego en ella. Salvo en caso de enfermedad, nunca debe adquirirse la costumbre