Logo Protocolo y Etiqueta

Generalidades de la urbanidad

Consejos y sugerencias sobre cuestiones generales relativas a la urbanidad

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.
Escuela. Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.

Generalidades de la urbanidad

1. Son perjudiciales los pecados capitales.

2. No hay que hacer caso de los sueños

3. Es malo quejarse sin motivo.

4. El creer en agüeros, brujas, duendes, etc., es de ignorantes.

5. El temor infundado, los sustos, etc., dan lugar a tristes consecuencias muchas veces.

6. Las enfermedades conviene cuidarlas a tiempo.

7. No conviene romper con los dientes ninguna cosa dura.

8. Tampoco el leer con poca luz.

9. El fumar no es útil, por lo general.

10. Los hábitos ejercen una gran influencia en la higiene, porque constituyen una segunda naturaleza, puede decirse así, y de aquí la importancia de acostumbrarnos a los buenos hábitos en todas las cosas.

11. Es peligroso exponerse al viento estando sofocado o sudando.

De los tratamientos.

En nuestras conversaciones o escritos, hemos de dar a las personas a quienes nos dirijamos, a menos que la mucha intimidad que con ellas nos ligue no lo exija, el tratamiento que tengan; Vd. -Usted-, V.S. -Vuestra Señoría-, V.E. -Vuestra Excelencia-, etcétera.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    De las concurrencias. Al entrar en alguna concurrencia o tertulia, la primera cosa que debemos hacer es saludar con la correspondiente cortesía a los dueños de la casa y demás personas que estuvieren presentes. Convidados a sentarnos, debemos ocupar el

  • Imagen Protocolo

    Los saludos, los cumplidos y las visitas. Entre las muchas personas, que encuentras por las calles, en las reuniones, en los teatros, solo hay algunas con las cuales te une algún vínculo de amistad , de respeto y de gratitud, mientras con las demás no

  • Las indiscreciones, los rumores y los chismes. Secretos de la intimidad

    Las indiscreciones, los rumores y los chismes. Secretos de la intimidad Aquella urbanidad En los grandes centros de población, y muy señaladamente, en las pequeñas localidades, es frecuentísimo oír relatos críticos de dichos y de hechos referentes a tal

  • Imagen Protocolo

    Del hombre de mundo con su familia. ¿Qué importa que un hombre sepa hacer los honores de un convite, recibir con gracia y desembarazo, y que en la sociedad se admire su talento, sublimidad y finura; que los demás envidien las cualidades que le distinguen,

  • Imagen Protocolo

    Los deberes en reuniones y conversaciones. ¿Y qué diremos de los que escriben su propia vida? El severo Tácito no se ha atrevido a vituperar a muchos famosos ingenios de la antigüedad que publicaron hechos, no por ostentación y orgullo, sino a impulsos

  • Imagen Protocolo

    Cuando pasemos por un lugar estrecho cederemos siempre el paso a los demás , en especial si son señoras. Es impolítico el exigir a una persona un pago en momentos en que esté acompañada. Cuando visitemos a un enfermo no nos hagamos molestos robando el

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la espalda, los brazos y los codos. Es muy indecoroso agachar la espalda, como si se tuviera un pesado fardo sobre los hombros; hay que acostumbrarse más bien a mantenerse siempre derecho , y hay que lograr que los niños adquieran el hábito.

  • Imagen Protocolo

    Murmurar, criticar y cotillear en sociedad. Un amigo mío me envió a decir que estaba algo indispuesto y no podía salir de casa; que fuera yo a verlo, y pasaríamos allí un rato en conversación. Sin perder un momento marché a verlo apenas recibí el recado;