Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Generalidades de la urbanidad

Consejos y sugerencias sobre cuestiones generales relativas a la urbanidad

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.
Escuela. Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.

Generalidades de la urbanidad

1. Son perjudiciales los pecados capitales.

2. No hay que hacer caso de los sueños

3. Es malo quejarse sin motivo.

4. El creer en agüeros, brujas, duendes, etc., es de ignorantes.

5. El temor infundado, los sustos, etc., dan lugar a tristes consecuencias muchas veces.

6. Las enfermedades conviene cuidarlas a tiempo.

7. No conviene romper con los dientes ninguna cosa dura.

8. Tampoco el leer con poca luz.

9. El fumar no es útil, por lo general.

10. Los hábitos ejercen una gran influencia en la higiene, porque constituyen una segunda naturaleza, puede decirse así, y de aquí la importancia de acostumbrarnos a los buenos hábitos en todas las cosas.

11. Es peligroso exponerse al viento estando sofocado o sudando.

De los tratamientos.

En nuestras conversaciones o escritos, hemos de dar a las personas a quienes nos dirijamos, a menos que la mucha intimidad que con ellas nos ligue no lo exija, el tratamiento que tengan; Vd. -Usted-, V.S. -Vuestra Señoría-, V.E. -Vuestra Excelencia-, etcétera.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Sombrero de Pierre Balmain.

    Reglas de cortesía en el mundo Aquella urbanidad Se habla mucho, por eso de que hay que hablar de algo, de que lo cortés es dejar pasar a las señoras primero , pero eso es generalizar por generalizar. En Alemania y Hungría, por ejemplo, lo cortés es que

  • Imagen Protocolo

    El mundo. Si alguno fuere tan imprudente que sin respetar al público donde de te hallases, se atreviere con toda intención a insultarte y agraviarte cara a cara , debes echarte encima de él, sin esperar a luego; pero si solamente hablando a otros dijese

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. El abate Cosson, profesor de bellas letras en el colegio Mazzarino, consumado en la enseñanza y arte del latín, griego y literatura, se reputaba por un pozo de ciencia , e imaginaba que un hombre, a quien eran familiares Persio y Horacio,

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Cómo se portará Vd. cuando le hubieren notificado una boda o alumbramiento? ¿En qué otros casos debemos visitar a ciertas personas? A los sujetos de nuestro mayor aprecio, ¿qué atenciones les debemos en sus días, en las

  • Imagen Protocolo

    Tienes la mesa puesta, come lo que te guste. Respeta las preocupaciones de los demás sin hacerte esclavo de ellas, y concediendo a cada uno sus títulos, reserva tu estimación para el mérito . Sé unas veces serio, otras juguetón, pero bufón nunca ni afectado,

  • Imagen Protocolo

    La hipocresía y la urbanidad. Hubi en otro tiempo un zorro muy cargado de años y de achaques, falto de dientes y de rabo, y con una pierna menos; tristes resultas de sus juveniles travesuras. Como no podía marchar lejos de su guarida a buscar su mantenimiento,

  • Imagen Protocolo

    Deberes para con nosotros mismos. " Lo que puedo decir con seguridad, es que en mis luchas algún tanto arduas debí una gran parte de mis triunfos a ciertas virtudes de segundo orden, tales como la urbanidad ". Julio César. " Conocí a un hombre que todo

  • Imagen Protocolo

    El Padre. - Hijos míos, esta tarde pienso dar fin a mis instrucciones. Jacobito y Emilio. - Y ¿por qué, papá? El Padre. - Porque, aunque pudiera extenderme mucho más en cada uno de los artículos de que os he hablado, de moral, virtud y urbanidad, contemplo