Logo Protocolo y Etiqueta

Generalidades de la urbanidad

Consejos y sugerencias sobre cuestiones generales relativas a la urbanidad

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.
Escuela. Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.

Generalidades de la urbanidad

1. Son perjudiciales los pecados capitales.

2. No hay que hacer caso de los sueños

3. Es malo quejarse sin motivo.

4. El creer en agüeros, brujas, duendes, etc., es de ignorantes.

5. El temor infundado, los sustos, etc., dan lugar a tristes consecuencias muchas veces.

6. Las enfermedades conviene cuidarlas a tiempo.

7. No conviene romper con los dientes ninguna cosa dura.

8. Tampoco el leer con poca luz.

9. El fumar no es útil, por lo general.

10. Los hábitos ejercen una gran influencia en la higiene, porque constituyen una segunda naturaleza, puede decirse así, y de aquí la importancia de acostumbrarnos a los buenos hábitos en todas las cosas.

11. Es peligroso exponerse al viento estando sofocado o sudando.

De los tratamientos.

En nuestras conversaciones o escritos, hemos de dar a las personas a quienes nos dirijamos, a menos que la mucha intimidad que con ellas nos ligue no lo exija, el tratamiento que tengan; Vd. -Usted-, V.S. -Vuestra Señoría-, V.E. -Vuestra Excelencia-, etcétera.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18310

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    36. A los mayores de edad o dignidad, ¿qué atenciones les son debidas? 37. ¿No son vituperables aquellas niñas desalmadas que se mofan de los viejecitos y de los pobres estropeados? 38. Si un superior mal informado la corrigiese a Vd. sin motivo, ¿se

  • Imagen Protocolo

    La ira y la urbanidad. Son muy pocas las personas que conservan siempre una igualdad de ánimo; la mayor parte son variables, y muchas se mudan ligeramente al soplo da cualquier viento . A veces mansas, a veces irritadas; ahora tiernas y ahora duras; hoy

  • Imagen Protocolo

    Un día en el campo. La mayor parte de los habitantes de una capital gustan del campo, y se entregan con placer a él después de las ocupaciones respectivas de cada clase. No hablaremos aquí de la vida propiamente aldeana o del que vive continuamente en

  • Imagen Protocolo

    Las institutrices. Para realizar con buen éxito su misión de educadora, la mujer necesita una persona de entera confianza que pueda reemplazarla cerca de su hijo en los momentos que haya de atender a otros deberes. Una persona de la familia, una buena

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad del cabello. No hay nadie que no deba tener como norma y práctica peinarse todos los días, y nunca hay que presentarse delante de cualquiera que sea con los pelos revueltos y sucios; y sobre todo hay que tener cuidado de que no haya en ellos

  • Imagen Protocolo

    Manual de Buenas Costumbres y Modales. Urbanidad y Buenas Maneras. No podríamos llenar cumplidamente el supremo deber de amar a Dios, sin amar también a los demás hombres, que son como nosotros criaturas suyas, descendientes de unos mismos padres y redimidos

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. La voz debe ser ya alta, ya baja, ya lenta, ya rápida, ya plácida, ya amenazadora, según sean los afectos que se trata de expresar o de mover en el ánimo ajeno. Cuando se