Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las desgracias en sociedad.

Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia, le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos.

 

Tratado completo de urbanidad en verso para uso de las niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las desgracias en sociedad.

Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia, le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos, como también nuestro deseo de aliviarle, diciendo según el caso: "siento en el alma le pesar que aflige su corazón de Vd. por tal adversidad"; pero "si mi persona y facultades pueden contribuir a su consuelo, las emplearé gustosa en su obsequio". "Celebraré que Vd. se alivie". " Para lo que se ofrezca, mándeme Vd. sin reserva, o me alegro de la mejoría, o que siga el alivio ". "Todos hemos de pagar tarde o temprano el tributo común al Criador, y debemos conformarnos con sus altos juicios"; "procure Vd. consolarse con la dulce convicción de que la madre de Vd., en premio de sus virtudes estará ya gozando de mejor vida". "Acompaño a Vd. en el justo dolor que le cabe por la muerte inesperada de su apreciable hermano, rogando al mismo tiempo al Señor le conserve a Vd. muchos años como el único que puede reemplazar una pérdida tan lamentable", o simplemente: "Salud para encomendarle a Dios".

El desgraciado que llora una pérdida sensible, gima en buena hora dentro de sí mismo, o desahogue su llanto en el seno de su fiel amigo; pero absténgase de llevar a la sociedad su pesadumbre, y quédese en casa con ideas melancólicas.

 

contentG Stats

Nota

  • 13072

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) Todo este arsenal apelativo sigue una compleja casuística de uso. Como norma general, e inflexible, se mantiene en cualquier clase de situación comunicativa, sea en interacciones orales

  • Imagen Protocolo

    De la sociedad de las mujeres. También la política constituye gran parte de las conversaciones , y sucede que las mujeres suelen igualmente tomar parte en ellas, endulzando cuanto pueden tener de duros o de exagerados ciertos puntos opuestos; calman o

  • Imagen Protocolo

    Los términos para escribir una carta. Si se escribe a una persona que está muy por debajo de uno , como sería un artesano o un campesino, se le escribe, por lo común sin darle el "Señor", y al final se pone directamente: "Suyo afectísimo y a su disposición".

  • Imagen Protocolo

    La paja en el ojo ajeno. Los criticones. Doña M.M. acaba de llegar a casa de su prima, joven, y tan modesta como hermosa ; y antes de tomar asiento, jadeando aun, y sin poder hablar apenas, le dice: "prima, vengo escandalizada: ¿ves cómo me palpita el

  • Imagen Protocolo

    Las compañías. El dar con buenas compañías , particularmente en nuestra primera salida, es el único camino de adquirir buenas ideas, y de recibir buenas impresiones; pues todo el estudio de la buena crianza y del conocimiento del mundo que nos dan en

  • Aula de la escuela de Garrison Humphreys, Corea del Sur.

    Generalidades de la urbanidad 1. Son perjudiciales los pecados capitales. 2. No hay que hacer caso de los sueños 3. Es malo quejarse sin motivo. 4. El creer en agüeros, brujas, duendes, etc., es de ignorantes. 5. El temor infundado, los sustos, etc.,

  • Torre Eiffel, París, Francia

    Reglas de etiqueta según la moda de París Aquella urbanidad Traje de paseo (toilette de promenade ) para caballeros. Los sombreros están mandados recoger . Solo se estilan en los salones de baile , en los términos que más adelante explicaremos. Para

  • Imagen Protocolo

    Emilio. - Papá, acabo de hacer una cosa que me parece buena. El Padre. - Y ¿qué es lo que has hecho, amigo mío? Emilio. - Toda la noche pasada estuve pensando en lo que V. nos contó ayer tarde; pareciéndome que el canario que estaba en la jaula sufriría