Logo Protocolo y Etiqueta

Las desgracias en sociedad.

Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia, le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos.

 

Tratado completo de urbanidad en verso para uso de las niñas.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las desgracias en sociedad.

Cuando a alguno de nuestros deudos o amigos le haya sobrevenido una desgracia, le manifestaremos la parte que en la misma nos tomamos, como también nuestro deseo de aliviarle, diciendo según el caso: "siento en el alma le pesar que aflige su corazón de Vd. por tal adversidad"; pero "si mi persona y facultades pueden contribuir a su consuelo, las emplearé gustosa en su obsequio". "Celebraré que Vd. se alivie". " Para lo que se ofrezca, mándeme Vd. sin reserva, o me alegro de la mejoría, o que siga el alivio ". "Todos hemos de pagar tarde o temprano el tributo común al Criador, y debemos conformarnos con sus altos juicios"; "procure Vd. consolarse con la dulce convicción de que la madre de Vd., en premio de sus virtudes estará ya gozando de mejor vida". "Acompaño a Vd. en el justo dolor que le cabe por la muerte inesperada de su apreciable hermano, rogando al mismo tiempo al Señor le conserve a Vd. muchos años como el único que puede reemplazar una pérdida tan lamentable", o simplemente: "Salud para encomendarle a Dios".

El desgraciado que llora una pérdida sensible, gima en buena hora dentro de sí mismo, o desahogue su llanto en el seno de su fiel amigo; pero absténgase de llevar a la sociedad su pesadumbre, y quédese en casa con ideas melancólicas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 13072

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la mesa. Como el trinchar es una incomodidad, natural parece que el amo se encargue de hacerlo, a menos que se deje para un criado inteligente. El incomodarse con el cocinero o con el repostero o con los criados en presencia de los

  • Imagen Protocolo

    De la moda. La moda es la más incontestable de las fingidas divinidades, pero es la que tiene más adoradores . Su imperio se extiende por do quiera, y hay cierta especie de sabiduría en no ir contra ella. Tan grande es su poder, dice un proverbio, que

  • Imagen Protocolo

    El respeto a la vejez. ¿Por qué aprecia el hombre todo aquello que cuenta más siglos de antigüedad? Se enajena a vista, o a la relación sola de aquellos antiguos y soberbios monumentos del arte, que pudieron salvarse entre las ruinas que causa el tiempo

  • Imagen Protocolo

    Del gorro de noche. El gorro de dormir debe ser de lienzo, y al ponerlo se le harán dos pliegues, de modo que forme triángulo. Después, tomando una extremidad en cada mano, se le colocará en la cabeza trayéndole hasta la nuca que se encontrará de este

  • Imagen Protocolo

    Del juego. El juego es, como la mesa, una piedra de toque de la educación . El amor propio ejerce en él un imperio tan absoluto, que es muy fácil que dejándonos arrastrar por él, nos conduzca a cometer las mayores groserías. El hombre siempre debe saber

  • Imagen Protocolo

    La buena educación en la calle, en el paseo y en los viajes. ¿Cómo deben ir las niñas por la calle? Con juicio, procurando no alejarse de sus papás cuando vayan con ellos, y no dar saltos ni carreras que las expongan a caer y molestar a los transeúntes.

  • Salón de casa - Recibir visitas

    Reglas de etiqueta para las visitas. Entrar en casa ajena Aquella urbanidad La urbanidad prescribe que volvamos las visitas a los que nos las hacen , y que seamos los primeros en hacerlas a las personas superiores, sin dar lugar a que se nos adelanten.

  • Imagen Protocolo

    De la celebración de las fiestas. Obligados a procurarse con el trabajo los medios de subsistencia, los hombres establecieron ciertos días de descanso que consagraron al culto divino. Entonces suspendieron las fatigas del cuerpo, cerraron los talleres