Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes del niño para consigo mismo

Debo en primer lugar ser muy limpio y aseado, para evitar el asco y el fastidio que produce a todo el mundo un niño asqueroso y sucio

 

Reglas de urbanidad. 1870.

Aula de una escuela con niños escribiendo en la pizarra.
Escuela. Aula de una escuela con niños escribiendo en la pizarra.

Deberes del niño para consigo mismo

Aquella urbanidad

¿Qué deberes te impone la civilidad con respecto a tu persona?

Entre otros muchos, que por moralidad tenemos que guardar, debo en primer lugar ser muy limpio y aseado, para evitar el asco y el fastidio que produce a todo el mundo un niño asqueroso y sucio.

¿En qué consiste la limpieza que un niño debe procurar?

En tener siempre la cara y las manos bien limpias, lavándolas al efecto cuantas veces sea necesario.

Y la cabeza y demás miembros ¿cómo deben prepararse, para que estén en relación con la limpieza de cara y manos?

La cabeza debe hallarse bien peinada, pero sin afeminación ni coquetería; los oídos, ojos y narices siempre aseados, la dentadura blanca y las uñas limpias y bien cortadas.

¿Y la ropa?

Debo procurar a todo trance conservarla sin manchas ni roturas, porque la limpieza la presenta hermosa, aunque sea vieja, y muy fea y repugnante el desaliño, aunque sea nueva y exquisita.

Y los libros, papeles y cuadernos de vuestro uso ¿cómo debéis conservarlos?

Con pulcritud y limpieza, evitando en ellos rayas y borrones, y sobre todo escritos y figuras ridículas.

¿Por qué has de manifestarte con los demás tan esmerado y limpio?

Para no ser objeto repugnante a la vista de quien me contemple, agradar y parecer bien ante mis semejantes, y evitar las dolencias y enfermedades que produce la suciedad y la miseria.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 18324

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad del cabello. No hay nadie que no deba tener como norma y práctica peinarse todos los días, y nunca hay que presentarse delante de cualquiera que sea con los pelos revueltos y sucios; y sobre todo hay que tener cuidado de que no haya en ellos

  • Imagen Protocolo

    Oratoria. La oratoria o arte de hablar bien es útil en todas las situaciones de la vida, y absolutamente necesaria en muchas, como que el hombre no puede distinguirse sino por ella en el foro, en el púlpito y en las academias; hasta en la conversación

  • La audacia y timidez. El arte de agradar

    Defectos de carácter: la audacia y la timidez Aquella urbanidad Dos escollos igualmente peligrosos, en los que se da con mucha frecuencia, son esos defectos de carácter que se llaman audacia y timidez. Es muy usual repetir como axiomas los refranes que

  • Sombrero de Pierre Balmain.

    Reglas de cortesía en el mundo Aquella urbanidad Se habla mucho, por eso de que hay que hablar de algo, de que lo cortés es dejar pasar a las señoras primero , pero eso es generalizar por generalizar. En Alemania y Hungría, por ejemplo, lo cortés es que

  • Imagen Protocolo

    El hombre en sus negocios puede hallar justos motivos de mal humor, pero no es más que una niebla que rara vez deja de disiparse al soplo de ternura de una mujer prudente y afectuosa. La confianza que inspira la familia no nos autoriza para usar palabras

  • Imagen del libro

    En la mesa. Urbanidad para señoritas ¿Qué debe tener en cuenta una niña al sentarse a comer, especialmente sí es fuera de casa? Que en la mesa y en el juego es donde más pronto se conoce la buena o mala educación de las personas. ¿Qué deben hacer las

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. El cigarro y la pipa. La costumbre de fumar se ha hecho tan general, que ya no se repara en la delicadeza de las señoras que aborrecen el olor del tabaco. Todos han reconocido que el humo que se exhala de las hojas de la Habana tiene

  • Imagen Protocolo

    Carta a Don Joaquín Escarjo. Mi más apreciable amigo: Los antiguos tenían la costumbre de dedicar sus obras a aquellos amigos a cuyas instancias debían sus diversos ensayos: yo, siguiendo su ejemplo, dedico a V. la presente obrita intitulada: "Lecciones