Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Los regalos para el día de San Valentín. Día de los enamorados

Ese detalle tan importante en el amor y en las relaciones sociales en general, que puede abrirnos las puertas de un corazón y ganarnos simpatías

 

Diario de Burgos : de avisos y noticias: Año LXXIV Número 22536 - 1964 febrero 9

¿Por qué el regalo tiene tanta importancia en el amor?
Regalos para San Valentin. ¿Por qué el regalo tiene tanta importancia en el amor?

¿Por qué el regalo tiene tanta importancia en el amor?

Aquella urbanidad

No me haga objeciones. Ya sé que todos los días son aptos para los enamorados pero una curiosa costumbre americana, aireada y puesta de moda por los "slogans" publicitarios de ciertos comercios de objetos de regalo, nos recuerdan que el día de San Valentín (14 de Febrero) es un día que debe dedicarse especialmente para demostrar a la persona amada nuestro cariño de una manera efectiva.

Hablemos una vez más del regalo. Ese detalle tan importante en el amor y en las relaciones sociales en general, que puede abrirnos las puertas de un corazón y ganarnos simpatías.

¿Por qué el regalo tiene tanta importancia en el amor? Busquemos las raíces psicológicas en un acto que parece, a primera vista, una cosa materialista, una exigencia egoísta: un acto interesado... Pero, hablemos antes de referirnos al acto material, a ese impulso maravilloso que nos lleva a ofrecer a la persona amada cuanto podemos darle.

Porque el amor es eso: entrega. Quien verdaderamente ama, no exige. Da siempre. Da sus sueños, sus ilusiones. Y este afán de entregarse le lleva a ofrecerle también los objetos externos de su propiedad, y con bastante frecuencia, de la propiedad ajena, en una ansia de poner a sus pies el mundo que le rodea.

Y así nos encontramos ya en los pueblos primitivos las proezas de la caza y de la guerra, que tienen origen muchas veces en el afán de conquistar para la persona amada, un rico botín. EI regalo, pues, desde el punto de vista psicológico, es una necesidad, una manifestación del amor. Y el objeto, regalado -pobre o rico- es un símbolo de la entrega espiritual.

Por eso, cuando se trata de un símbolo de amor, y no del pago de ciertos favores, el valor objetivo, el valor real del regalo no cuenta para nada. Y así puede ser un regalo una pulsera de oro, un pequeño "bibelot", una caja de bombones, unas flores, una tarjeta con unas líneas cariñosas, una llamada telefónica, un beso, una palabra de recuerdo.

Como veis, el regalo es una cosa que está al alcance do todos.

Conozco muchas parejas cuyas relaciones se han roto por este hecho tan significativo. Y no menor el número de las que han sido anidadas amorosamente al calor de esta demostración sencilla y espontánea, que es el regalo. Es decir, un acto simbólico de entrega espiritual. ¿Comprendéis ahora todo el valor de un obsequio?

Cualquier época del año y de la vida es adecuada para demostrar a la persona amada nuestro deseo de verla complacida. El día del santo, día del cumpleaños, el aniversario de la boda, el natalicio de un bebé, el recuerdo del día que se conocieron, las fiestas de Navidad, Año Nuevo, Reyes Magos, el éxito de un negocio, la terminación de la carrera. En realidad, cualquier día es apropiado. Basta con sentir el deseo y manifestarlo: "Esta mañana desperté tan lleno de tu imagen, que no puedo resistir la tentación de llamarte a esta hora fuera de nuestras costumbres de hablar", o "de enviarte unas flores", o "de escribirte unas líneas"...

Pero si todo momento es apto para demostrar el amor a la persona amada, lo es muy especialmente el día de San Valentín dedicado a esta clase de tiernas demostraciones.

Un regalo, un pequeño obsequio puede atraernos la simpatía de la muchacha que hasta ese día no había reparado en vosotros. Puede reconciliarse con la novia disgustada, con la esposa herida en sus sentimientos por alguna de vuestras... genialidades. Puede, en fin, conservaros la devoción de la mujer que os ama, que por el hecho do amaros de verdad, no pide nada, no exíge nada. Sólo eso: una pequeña demostración da cariño.

Curiosidad sobre las tarjetas y felicitaciones hechas por San Valentín
Enviar Valentine. Curiosidad sobre las tarjetas y felicitaciones hechas por San Valentín

Curiosidad sobre las tarjetas y felicitaciones hechas por San Valentín

El 14 de Febrero, dia de San Valentín, era hace algunos años aún célebre, porque en ese día rara era la persona que no recibiera una "Valentine" -tarjeta o similar enviada por  San Valentín-. La Dirección de Correos se veía obligada a aumentar el número de carteros, que algunas veces tenían que usar de carretillas para conducirlas.

Los jóvenes tímidos aprovechaban esa ocasión para hacer sus declaraciones, que aunque anónimas, eran lo suficientemente trasparentes para que el adorado tormento adivinara la procedencia, y las rnuchnehas atrevidas también enviaban sus correspondientes "Valentines" a los "gentlemen" de su preferencia; y tampoco faltaban las bromas de buen género y de malo que dieran buenos o malos ratos por medio del correo a los que las recibían

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 20506

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La conclusión y posdata de las cartas. La conclusión de una carta familiar era en otro tiempo un negocio de importancia ; hoy se pone menos cuidado, y con mucha razón. ¿De qué sirve decirse el humildísisimo, afectísimo, obediente, etc. de una persona

  • Imagen Protocolo

    La buena educación en la calle, en el paseo y en los viajes. ¿Cómo deben ir las niñas por la calle? Con juicio, procurando no alejarse de sus papás cuando vayan con ellos, y no dar saltos ni carreras que las expongan a caer y molestar a los transeúntes.

  • Imagen Protocolo

    Del vestido. Tiempo ha habido en que las clases de la sociedad se distinguían por el vestido ; pero como este tiempo ha pasado, ya no tanto distinguen a los individuos los trajes, como la instrucción, la educación, el ingenio y los talentos acompañados

  • Imagen Protocolo

    La cortesía con los niños. Aprovechad todas las ocasiones a fin de demostrar con hechos y con ejemplos que si el vicio trae consigo algún placer seguido de muchas amarguras, no le faltan a la virtud sus premios y recompensas . Así haréis apreciable para

  • Imagen Protocolo

    Sátira cortés. Al condenar como inurbanas las villanías y las injurias, no entiendo prohibir el oportuno y prudente uso de la ironía y de la sátira , que ejercitándose en las preocupaciones y en las locuras de los hombres, logra muchas veces entronizar

  • La conversación. El arte de agradar

    Las palabras que se utilizan al hablar con otras personas Aquella urbanidad Es frecuente, con frecuencia en ocasiones enojosa, el uso en la conversación, de extranjerismos y de citas . El hecho en sí es consecuencia natural y lógica de la abundancia de

  • Imagen Protocolo

    Padres de familia, enseñad primeramente a vuestros hijos las cosas necesarias, en seguida las útiles, y por último, las que sirven de adorno. Después de haber viajado un caballero español por Francia, Alemania e Inglaterra, y residido algunos años en

  • Imagen Protocolo

    Las visitas. La visita en los pueblos es frecuentísima ; las distancias son cortas, y el asunto más insignificante cae bajo el radio de acción de cualquier vecino. La vida de unos está tan ligada a la de los otros, que pasan pocos días sin que haya necesidad