Logo Protocolo y Etiqueta

De la alabanza.

Si tenéis que alabar a una mujer sobre su belleza, frescura y dulzura de sus miradas, o sobre el conjunto de sus facciones, no lo hagáis jamás a expensas de otra.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la alabanza.

Es una falta contra la urbanidad el alabar en presencia de aquellos que cantan o tocan un instrumento a una persona que tenga la misma habilidad; como igualmente el alabar a un poeta delante de uno que lee sus propios versos; pero es igualmente una falta el alabar cara a cara y de un modo excesivo; porque una alabanza extremada tiene todo el aire de burla, siendo así que la verdad tiene límites que no es dado el traspasar, y que aquellos a quienes alabamos conocen su parte flaca, y están íntimamente persuadidos de que también los demás los conocen. Si nos excedemos, pues, en la verdadera alabanza de un modo absoluto, este elogio pierde todo su precio, porque no es verdadero. Solamente los necios sufren pacientemente los elogios.

Si tenéis que alabar a una mujer sobre su belleza, frescura y dulzura de sus miradas, o sobre el conjunto de sus facciones, no lo hagáis jamás a expensas de otra; pues aunque se sabe que las mujeres no se aman entre sí, el hablar mal de las personas de su sexo es un derecho que se reservan ellas exclusivamente, y que no permiten que le usurpen impunemente.

"El néctar que el gran Jove se presenta,
y del mundo a los Dioses alimenta,
es, Filis, la alabanza".

Ha dicho Lafontaine.

"Las alabanzas interesadas son una especie de perfidia, y el hombre que las usa degrada su carácter y se envilece"

En efecto, siendo el amor propio y la vanidad los dos grandes resortes de las acciones de los hombres, fácilmente se consigue lo que se desea cogiéndoles el flanco. El alma más dura se rinde a un elogio discreto, y el carácter más fiero e inflexible se afloja como un arco a quien se le quita la cuerda, cuando le halagan unas palabras lisonjeras; pero cuanto más segura sea esta arma poderosa, con tanta más precaución se debe usar de ella. Las alabanzas interesadas son una especie de perfidia, y el hombre que las usa degrada su carácter y se envilece, siendo bajos en esta circunstancia ambos papeles, porque se desprecia a alabado y al alabador. Hay, no obstante, hombres que merecen toda nuestra admiración; existen virtudes y nunca bien alabados talentos que excitan con razón un entusiasmo difícil de contener. El alabar la verdad, el mérito y los talentos, no es sino rendirles un tributo innegable; pero no lo hagáis jamás cara a cara, porque os exponéis a avergonzarles y a serles incómodos.

Un hombre se halla en una disposición favorable para alabar a otro, cuando no tiene necesidad de él, cuando no espera ni su protección, ni sus servicios; porque en tal se conoce que lo que dice es la verdadera expresión de su pensamiento; pero si al contrario la alabanza es interesada o puede parecerlo, conviene abstenerse de ella.

También un hombre altamente colocado puede alabar; pero ha de ser del modo más sencillo y natural; porque si así no lo hace, dará a entender que se acuerda del puesto que ocupa, y que quiere proteger solo de palabra.

En el mundo se experimenta y debe experimentarse muchísima deferencia respecto a una infinidad de objetos; se hace la vista gorda sobre las malas costumbres y sobre varios defectos, y esto parece como natural, vista la fragilidad de la naturaleza humana y de las pasiones de los hombres. Haced, pues, como los demás, pero sin transigir con el vicio, y no alabando por eso lo que declaradamente es malo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7006

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del decoro particular del bello sexo. El decoro ha dictado para el bello sexo leyes más severas que para los hombres . Éstos disfrutan de algunas excepciones de las reglas generales; pero no hay excepción alguna para las mujeres. Los hombres pueden llevar

  • Chicos en casa con sus madres y cuidadoras.

    La urbanidad de los niños en las visitas Aquella urbanidad Y cuando tú seas el visitado ¿cómo habrás de recibir a quien te visita? No haciéndome espera en manera alguna, a no ser que me lo precise el no estar vestido con la debida decencia, en cuyo caso

  • Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé

    Acontecimientos familiares: el nacimiento de un bebé Aquella urbanidad La dama elegante no deberá recibir en los últimos meses que preceden al alumbramiento . Su silueta deformada, los cuidados de la higiene, y hasta los de preparar la canastilla para

  • Imagen Protocolo

    La duración del luto. Por penoso que esto sea, es necesario hablar de los lutos. Abordemos de frente la cuestión si no queremos renovar la célebre anécdota del anciano príncipe de Haunitz, que había prohibido pronunciar delante de él la palabra "muerte"

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y correspondencia de las niñas. ¿Qué debe tener presente una niña al escribir una carta? Que las cartas deben expresar con sencillez y claridad, y con la brevedad posible, lo que uno se propone decir, y que en ellas deben observarse cuidadosamente

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Cómo se portará Vd. cuando le hubieren notificado una boda o alumbramiento? ¿En qué otros casos debemos visitar a ciertas personas? A los sujetos de nuestro mayor aprecio, ¿qué atenciones les debemos en sus días, en las

  • El origen de las reuniones y conversaciones. Reuniones en los castillos feudales

    El origen de las reuniones y conversaciones Aquella urbanidad Cuando no es bien conocida la conducta de una persona poderosa, cada uno de los circunstantes comunica a los demás lo que él ha visto. Se avaloran los hechos y las conjeturas, se confrontan

  • Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos

    Tratamientos de cortesía para utilizar en los escritos y sobrescritos en el siglo XIX Aquella urbanidad Se concederá el tratamiento de: 1. Santidad o Beatitud, al Papa, nuestro Santo Padre en Roma. 2. Majestad , al Rey y a la Reina, nuestros señores