Logo Protocolo y Etiqueta

De la alabanza.

Si tenéis que alabar a una mujer sobre su belleza, frescura y dulzura de sus miradas, o sobre el conjunto de sus facciones, no lo hagáis jamás a expensas de otra.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De la alabanza.

Es una falta contra la urbanidad el alabar en presencia de aquellos que cantan o tocan un instrumento a una persona que tenga la misma habilidad; como igualmente el alabar a un poeta delante de uno que lee sus propios versos; pero es igualmente una falta el alabar cara a cara y de un modo excesivo; porque una alabanza extremada tiene todo el aire de burla, siendo así que la verdad tiene límites que no es dado el traspasar, y que aquellos a quienes alabamos conocen su parte flaca, y están íntimamente persuadidos de que también los demás los conocen. Si nos excedemos, pues, en la verdadera alabanza de un modo absoluto, este elogio pierde todo su precio, porque no es verdadero. Solamente los necios sufren pacientemente los elogios.

Si tenéis que alabar a una mujer sobre su belleza, frescura y dulzura de sus miradas, o sobre el conjunto de sus facciones, no lo hagáis jamás a expensas de otra; pues aunque se sabe que las mujeres no se aman entre sí, el hablar mal de las personas de su sexo es un derecho que se reservan ellas exclusivamente, y que no permiten que le usurpen impunemente.

"El néctar que el gran Jove se presenta,
y del mundo a los Dioses alimenta,
es, Filis, la alabanza".

Ha dicho Lafontaine.

"Las alabanzas interesadas son una especie de perfidia, y el hombre que las usa degrada su carácter y se envilece"

En efecto, siendo el amor propio y la vanidad los dos grandes resortes de las acciones de los hombres, fácilmente se consigue lo que se desea cogiéndoles el flanco. El alma más dura se rinde a un elogio discreto, y el carácter más fiero e inflexible se afloja como un arco a quien se le quita la cuerda, cuando le halagan unas palabras lisonjeras; pero cuanto más segura sea esta arma poderosa, con tanta más precaución se debe usar de ella. Las alabanzas interesadas son una especie de perfidia, y el hombre que las usa degrada su carácter y se envilece, siendo bajos en esta circunstancia ambos papeles, porque se desprecia a alabado y al alabador. Hay, no obstante, hombres que merecen toda nuestra admiración; existen virtudes y nunca bien alabados talentos que excitan con razón un entusiasmo difícil de contener. El alabar la verdad, el mérito y los talentos, no es sino rendirles un tributo innegable; pero no lo hagáis jamás cara a cara, porque os exponéis a avergonzarles y a serles incómodos.

Un hombre se halla en una disposición favorable para alabar a otro, cuando no tiene necesidad de él, cuando no espera ni su protección, ni sus servicios; porque en tal se conoce que lo que dice es la verdadera expresión de su pensamiento; pero si al contrario la alabanza es interesada o puede parecerlo, conviene abstenerse de ella.

También un hombre altamente colocado puede alabar; pero ha de ser del modo más sencillo y natural; porque si así no lo hace, dará a entender que se acuerda del puesto que ocupa, y que quiere proteger solo de palabra.

En el mundo se experimenta y debe experimentarse muchísima deferencia respecto a una infinidad de objetos; se hace la vista gorda sobre las malas costumbres y sobre varios defectos, y esto parece como natural, vista la fragilidad de la naturaleza humana y de las pasiones de los hombres. Haced, pues, como los demás, pero sin transigir con el vicio, y no alabando por eso lo que declaradamente es malo.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7006

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Condiciones físicas, intelectuales y morales del discurso y de la conversación. Si la manía de hablar antes de reflexionar no fuese tan común, no se oirían tantos discursos oscuros y revueltos, cuyo objeto y cuyo fin no se columbran, y que pueden compararse

  • Imagen Protocolo

    Actos inconvenientes o degradantes. Las mujeres hacen gala de delicadeza y de timidez, como lo prueba su irritabilidad a las sensaciones algo fuertes y su espanta a la menor sombra de peligro. Saben afectar una especie de languidez y gracia que llega

  • Imagen Protocolo

    La cortesía de unas naciones a otras. Moisés que deseaba preservar de la idolatría a su pueblo circundado de idólatras, le prohibió el matrimonio con los extranjeros , y en sus leyes se mostró algo duro con ellos. Los forasteros deben ser por efecto de

  • Imagen Protocolo

    Conclusión de todo lo que se ha dicho, por los documentos, que el Espíritu Santo da a la juventud. No puede concluirse mejor esta idea general, que acabamos de dar de la educación, que por los Documentos, que da el Espíritu Santo a toda la juventud, que

  • Imagen Protocolo

    141. No escucharse. Poco aprovecha agradarse a sí, si no contenta a los demás, y de ordinario castiga el desprecio común la satisfacción particular. Débese a todos el que se paga de sí mismo. Querer hablar y oírse no sale bien; y si hablarse a solas es

  • Imagen Protocolo

    La desatención. La falta de atención al que está hablando es de las más chocantes en la sociedad, y de las que menos se perdonan; ya he visto yo derribar al suelo de un empujón a alguno por desatento. Hallarás muchos, que mientras les estés hablando,

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirnos en sociedad. La conversación es el palenque en donde se ponen a prueba todas las cualidades de talento, amabilidad y finura , y es por lo tanto en donde se estrellan más fácilmente los hombres vulgares, y aun a veces los talentos

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Los anteojos, el lente y el anteojo de teatro. Si os ha dado la naturaleza dos buenos ojos con niñas negras y demasiado salidas que saben disparar miradas penetrantes bajo largas pestañas, no los cubráis jamás con anteojos ; dejad