Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cortesía relativamente a la mesa. III.

Entre los siglos XVI y XVII se introdujo en Francia la costumbre de acumular muchos manjares en un mismo plato de modo que viniesen a formar una pirámide.

 

El nuevo Galateo. Tratado completo de cortesanía en todas las circunstancias de la vida.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Los buenos modales en la mesa.

En la más remota antigüedad se descubren rastros de beber a la salud de los comensales, y se atribuye a diferentes orígenes. Algunos dicen que tuvo por objeto disfrazar la intemperancia, otros le suponen un motivo religioso, pues como los antiguos colocaban cerca de la mesa las imágenes de sus dioses tutelares y domésticos, les hacían libaciones y bebían saludándolos, de donde se originó con el tiempo beber a la salud y a la prosperidad de las personas más queridas.

Cuando los francos se convirtieron al cristianismo, creían ser un acto religioso en honor de los difuntos, sobre todo de aquellos que habían muerto en olor de santidad; mas esto uso fue considerado como una idolatría o una profanación, y un Concilio de Nantes lo anatematizó, y Carlomagno lo prohibió en sus Capitulares. Las personas de buen humor en Francia conocieron muy luego que estaba puesto en el orden dejar a los difuntos, y como también creían muy racional el uso de honrar el mérito bebiendo, de aquí fue que los vivos fueron objeto de las libaciones, particularmente los amigos y los amantes. Los modernos griegos cuando quieren honrar a una persona, beben tres o cuatro vasos en su nombre. Los mismos griegos durante la comida cantan, y esto uso de cantar se remonta en Francia al tiempo de la caballería y continuó hasta Luis XV. En los últimos tiempos no cantaban sino durante los postres, en los cuales uno entonaba una canción alegre, y los demás contestaban en coro.

Entre los siglos XVI y XVII se introdujo en Francia la costumbre de acumular muchos manjares en un mismo plato de modo que viniesen a formar una pirámide, y como la altura de ésta vino a ser la medida de la habilidad de su constructor y de las alabanzas que los comensales le tributaban, la cosa se fue complicando; colocáronse sobre la misma base manjares, platitos. confituras y porcelana, frutas y figuras, de suerte que resultaron campanarios tan elevados. que según la expresión de madama de Sevigné, tal vez hubo necesidad de hacer más altas las puertas.

En tiempos pasados, el que había sido obsequiado con alguna comida por algún amigo de una ciudad de la Gran Bretaña, estaba seguro de que al salir encontraría alineados en la antesala y en la escalera todos los criados que le habían servido en la mesa, desde el mayordomo hasta el último pinche, y era indispensable poner en la mano de cada uno de ellos un regalo proporcionado a su importancia. Este uso que imponía una contribución al comercio de la amistad, que era un obstáculo para la hospitalidad, que en la casa de un amigo hacia pagar una comida el cuádruplo de lo que hubiera costado en una fonda; este uso altamente descortés obligaba a muchas personas, a declarar que no eran bastante ricos para aceptar un convite de este o del otro magnate.

Esta contribución que en el siglo pasado aun estaba en uso en Holanda, se pagaba a la vista del dueño de la casa, el cual no reparaba o no quería reparar que era una cosa sumamente descortés mantener a sus criados con contribuciones forzosas arrancadas a los huéspedes y amigos. Los Escoceses fueron los primeros en abolir en 1760 esta costumbre, con no poco escándalo de los criados, quienes no dejaron de invocar las venerables costumbres de los mayores y de declamar contra la corrupción del siglo.

Paréceme muy cortés y fino el uso de los romanos, quienes al convidar a comer a un personaje distinguido le dejaban la elección de los comensales, y en nombre de aquel les rogaban que asistieran a la mesa. Este uso aumentaba los clientes de la persona invitada, las esperanzas de los elegidos y el crédito del dueño de la casa.

En un lugar y en una función en que el placer debe ser soberano, parece un uso de descortesía reunir personas que no se miran con buenos ojos, y quizás tener en continuo estado de náuseas a un hombre delicado poniéndole cerca de una persona sucia, desairada y ordinaria.

Además, como los momentos de alegría lo son frecuentemente de imprudencia, y muchas veces entre las copas se escapan los secretos, por esto, cuando reunís en la misma mesa personas de carácter y de intención diferentes, las obligáis a observar una excesiva vigilancia sobre sí mismas y a disminuir el placer, porque todos saben que entre los comensales los hay que tienen memoria. Por esto Plutarco elogia al poeta Chilon, quien no quiso comprometerse y concurrir al banquete de Periandro sin saber quienes eran los comensales, diciendo que mezclarse indistintamente con toda clase de personas era obrar cual un hombre sin juicio. La descortesía sube de punto cuando se reune a personas virtuosas con otras disolutas, porque la virtud se resiente y contrista al contacto del vicio.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 9159

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Objetos de capricho. Del reloj y de los sellos. Ya solamente los ancianos y los trabajadores llevan el reloj en el bolsillo de sus calzones ; en el día se lleva en el bolsillo del chaleco , metido en una cadena de oro echada al cuello bajo del chaleco,

  • Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975). Libros a la venta

    Los manuales de cortesí­a en la España contemporánea (1875-1975) Todo este arsenal apelativo sigue una compleja casuística de uso. Como norma general, e inflexible, se mantiene en cualquier clase de situación comunicativa, sea en interacciones orales

  • Imagen Protocolo

    Limpieza en los vestidos y apología de la moda. A la limpieza y al pudor debe juntarse la conveniencia, y cada sexo, cada edad, cada condición y magistratura debe adornarse con vestidos particulares, y por esto es condenable el hombre que se viste trajes

  • Imagen Protocolo

    De los vestidos: su orden, elección y número. Sucede con los vestidos lo que con las demás cosas: la buena colocación y la limpieza son las principales condiciones de su conservación , habiéndose observado que las mujeres menos ricas y las más moderadas

  • Imagen Protocolo

    Las comidas. Los convites a una comida se hacen por escrito o verbalmente . En el primer caso, se debe responder en el término de veinte y cuatro horas. Si no se acepta, se debe alegar alguna razón plausible y con toda la urbanidad de que es uno capaz.

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    Citas sobre la urbanidad. La urbanidad es al talento lo que la gracia al rostro; es la dulce imagen de la bondad del corazón. Voltaire. La finura que no está basada en la virtud y en la bondad, es un falso oropel que solo puede ofuscar al necio y al ignorante.

  • Cómo hablar y pronunciar de forma correcta. Mujer habla a los medios

    Urbanidad del habla y de la pronunciación Aquella urbanidad Como en el habla intervienen la boca, los labios, los dientes y la lengua, parece que éste es el lugar en que se debe hablar de ello. Para hablar bien y hacerse entender por los demás, es preciso