Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Acciones que deben evitarse en las concurrencias

Reglas o consejos para saber cómo puede comportarse una persona cuando hay más gente delante

 

La estrella infantil. Preceptos higiénicos, morales y de urbanidad.

Ilustración publicitaria de sombreros Stetson de los años cincuenta. 1950.
Grupo personas. Ilustración publicitaria de sombreros Stetson de los años cincuenta. 1950.

Acciones que deben evitarse en las concurrencias, y generalmente en presencia de toda persona que nos merezca respeto

Aquella urbanidad

1. Desnudarse, vestirse, estirarse las medias, componerse los zapatos, limpiarlos y otras cosas semejantes.

2. Cortarse las uñas y roerlas con los dientes.

3. Ponerse el dedo en la boca o en la nariz o mirar al pañuelo después de sonarse.

4. Rascarse la cabeza o en otra parte de modo que le vean los demás.

5. Hacer visajes o gestos y limpiarse los dedos y las manos.

6. Estirar los brazos y dar castañetazos con los dedos.

7. Toser o estornudar demasiado fuerte, y hacerlo sin poner el pañuelo delante de la boca o narices.

8. Seguir hablando al mismo tiempo que se tiene la boca abierta para bostezar. Aun esto mismo debe evitarse en lo posible en presencia de otros, porque da a entender que nos cansa su compañía.

9. Aproximar la boca a la cara de la persona con quien se habla.

10. Salivar en el suelo frente al sujeto con quien se habla.

11. Rechinar los dientes, limpiarlos o escarbárselos, o morder piedras ásperas o hierro, o hacer rumor alguno desagradable.

12. Hablar o reír consigo mismo en presencia de otros, o desperezarse, o silbar o enredar con los pies, como también el juguetear con cualquiera cosa que se tenga en la mano. Igualmente es descortesía el dar grandes carcajadas, el reír con exageración en los gestos, a hacerlo sin motivo o por cosas insulsas, o reírse de otro cara a cara y con desprecio.

13. Sentarse cuando los demás están de pié, pasearse o saltar cuando los demás están mentados, leer alguna cosa, distraerse o dormirse cuando otro habla.

14. Enseñar a otro alguna cosa asquerosa o darle a oler alguna cosa pestilente.

15. Volverse de espaldas a otro, o apoyarse en sus hombros, o dar con las manos o con el codo a aquellos con quienes se habla.

16. Conversar con alguno al oído, o en secreto en presencia de otros, sin haber pedido su venia.

17. Arrimarse a los que están hablando en secreto o a los que cuentan dinero, o ponerse en frente de la puerta del gabinete o de la sala donde alguno se ha retirado.

18. Tirar del vestido, o coger del brazo, o tocar en la espalda a las personas con quienes se quiere hablar o hacerlo de lejos, a gritos o con gestos. Cuando queremos hablar a alguno, principalmente si es persona de autoridad, debemos ir a buscarlo donde esté, pedirle, después de hacerle la cortesía, el debido permiso para hablarle, y si tenemos que decir alguna cosa reservada, tomar antes la venia de los circunstantes.

19. Tampoco se debe alargar la mano por delante de una persona para recibir o dar alguna cosa a otra, pues esto debe hacerse siempre por detrás de las personas intermedias.

20. Por la misma razón, no debe pasarse por delante de otra persona sin necesidad, o sin pedir su permiso, antes es menester pasar siempre por detrás cuando hay espacio, y cuando no, tomar su venia como se ha dicho.

21. Si estando sentados se acerca alguno a hablarnos, debemos ponernos de pié.

22. Si alguno nos hace alguna pregunta, no debemos responder si o no, sino si señor o no señor.

23. Jamás debemos usar con las personas con quienes no tengamos mucha intimidad el tono imperativo, como "haga Vd. esto", "diga Vd. esto otro", "venga o vaya", etc. sino suplicándoselo o rogándoselo, etcétera.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 7 personas le ha parecido
Valoración 4.6
con una puntuación de 4.6 sobre 5

Nota

  • 18303

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Actos que molestan la memoria, los deseos y el amor propio de los demás. La cortesía prohibe hacer revivir o echar en cara a otro los vicios que un largo arrepentimiento ha borrado. Las mismas leyes civiles, a fin de conservar la paz entre los ciudadanos,

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la mesa. Como el trinchar es una incomodidad, natural parece que el amo se encargue de hacerlo, a menos que se deje para un criado inteligente. El incomodarse con el cocinero o con el repostero o con los criados en presencia de los

  • Cómo hacer una carta de forma apropiada. Estilo epistolar

    Cómo hacer un carta de forma apropiada Aquella urbanidad Una carta no es más que una conversación entre personas ausentes . Por lo mismo, la elocuencia correspondiente a ésta, debe ser la que caracterice a aquella. Esto es, el mismo estilo que se usa

  • Imagen Protocolo

    Reglas a observar en un baile. ¿Cómo debemos conducirnos en un baile? Deberemos en un baile conducirnos muy modestos, guardando a los concurrentes mucha atención y respeto. ¿Debemos bailar sin entender de ello, y exponiéndonos a estorbar a los demás?

  • Imagen Protocolo

    El tiempo de ocio y la urbanidad ¿Por qué se ven tantos vicios y tan variados, tantos placeres buscados con afán y tanta corrupción de costumbres? Porque hay demasiada multitud de ociosos. El hombre que trabaja no cuida sino de sus faenas, y no tiene

  • Imagen Protocolo

    Reglas para la formación de las cartas. Cuando un inferior escribe a su superior, o a una persona de dignidad y de respeto, debe escribirse la carta en pliego entero . igualado y diviéndole en tres partes iguales, dejándose para margen la de la izquierda

  • Imagen Protocolo

    El hombre de mundo con sus superiores. En las casas de un hombre de elevada clase, es donde fácilmente se conocen los caracteres e inclinaciones de aquellos que las frecuentan. En las de un Consejero, de un Corregidor, de los Directores de oficinas, suele

  • Imagen Protocolo

    La madre y la mala educación de sus hijos. Doña A.A. consumió los bellos días de su primavera en bailes, en comedias, en galanteos y en sacrificarse toda entera a sus pasiones . Pasaba largas horas en el tocador, rodeada de aguamaniles, de espejos, de