Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Buenos modales al volante

El automóvil, en muchas ocasiones, es un lugar donde hasta las personas más educadas pierden sus buenos modales

 

Conductor al volante.
Conducir. Conductor al volante.

Conducir con prudencia: ser educado al volante

Reglas de cortesía para ser un buen conductor

El automóvil -coche-, en muchas ocasiones, es un lugar donde hasta las personas más educadas pierden sus buenos modales. Los atascos, las prisas, el ritmo acelerado de la ciudad... nos hacen que nos volvamos un poco más agresivos cuando nos ponemos al volante.

Si somos capaces de controlar esta agresividad, nuestra vida y la de los demás puede ser mucho más civilizada y tranquila. Una conducción prudente, responsable y sensata puede evitar muchas discusiones, trifulcas y disgustos.

Además, debemos tener en cuenta que en muchas ocasiones no viajamos solos el coche. Si vamos acompañados de otras personas, debemos tener muchos más cuidado con las cosas que decimos y que hacemos -sobre todo cuando son niños las personas que nos acompañan-. Hay que tratar de dar un buen ejemplo tanto a las personas que nos acompañan como a las personas que nos pueden observar fuera del automóvil.

Conductor joven y prudente
Conductor. Conductor joven y prudente

Sugerencias para no perder los nervios al volante

Podemos hacer algunas sugerencias para mejorar nuestras "formas" al volante.

1. Respetar. Hay que respetar las señales de circulación: los semáforos en rojo, los límites de velocidad, los sitios donde no se puede aparcar -estacionar-, los pasos de peatones, etc. Un coche mal estacionado puede ser un estorbo para circular con un coche de bebé, para pasar con una silla de ruedas...

2. Paciencia y educación. Si alguien ha aparcado en doble fila, si se pone el semáforo en verde y el automóvil que va delante de nosotros no se pone en marcha, etc. debemos tener paciencia y tratar de avisar sin ser demasiado molestos para el resto de ciudadanos. Los ciudadanos no tienen la culpa de nuestra impaciencia o mal humor.

3. El claxon. No debemos ser de esas personas que abusan de la bocina - claxon- de nuestro coche, aturdiendo a todos los peatones. Poco, por no decir nada, se arregla tocando el claxon de manera insistente en un atasco. En caso de tener que dar un aviso, que por el motivo que sea nos impide el paso (automóvil aparcado en doble fila, coche parado, etc.) se puede tocar el claxon una o dos veces, pero con moderación.

4. Los insultos. No es nada educado, y por desgracia es demasiado sencillo, llegar a insultar al conductor que cambia de carril sin avisar delante de nuestras narices, o que realiza cualquier otra acción no muy correcta. O insultar a ese peatón que se nos ha echado, literalmente, encima de nuestro coche. Hay que ser comprensivos y prudentes.

Conductora con actitud agresiva
Conductora. Conductora con actitud agresiva

5. Los gestos. Como en el caso de los insultos, es de personas poco educadas hacer gestos obscenos a otros conductores o peatones. No se arregla nada, quedamos como groseros y solo logramos enfadarnos más e, incluso, es posible que ese mal gesto sea el inicio de una disputa o de una pelea.

6. Disculpas. Si somos nosotros quienes hacemos algo incorrecto, hay que saber pedir disculpas. El otro conductor o peatón sabrán agradecer este detalle.

7. Generosidad. Tanto dentro como fuera de un automóvil hay que ser generosos. Nada nos cuesta ceder el paso a un peatón, aunque no cruce por un paso de cebra, dejar pasar a otros automóviles que se incorporan a un carril, dejar pasar a un coche que sale de un garaje, o dejar pasar a un automóvil que quiere cruzar una avenida de un lado a otro. Hay que ser amables y tener un punto de cortesía que, al volante, se ha perdido en gran medida.

8. Pasajeros. Si llevamos acompañantes en nuestro automóvil también deberían respetar todas estas reglas de cortesía y buena educación. El conductor es el responsable del vehículo en todo momento.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 10 personas le ha parecido
Valoración 4.2
con una puntuación de 4.2 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Preciosa mujer vestida de mantilla.

    Guía para las "damas alumbrantes" o para las damas de mantilla Si los conocidos cofrades -"papones"- son los personajes más "famosos" de las procesiones de Semana Santa , no lo son menos las conocidas damas de mantilla. Junto al desfile de las distintas

  • Un paraguas en el suelo.

    La forma de correcta de llevar un paraguas Puedes bajarte la infografía en alta calidad y en formato PDF educación y cortesía en el uso del paraguas. Las reglas de cortesía o etiqueta a seguir en diferentes ocasiones, lugares y situaciones siempre deben

  • Imagen Protocolo

    Etiqueta en un baño público. ¡Tanto lío por ir al baño! Ahora muy suelto de cuerpo el tipo -yo- pretende describir, caracterizar o hasta establecer normas de conducta y bonhomía y bonfemenía justo en el baño. ¿Hay que saludar? ¿Hay que comentar algo?

  • Metro de Londres: reglas de etiqueta

    Metro de Londres: reglas de etiqueta Súbete a un Metro con reglas de etiqueta Revisa estas útiles sugerencias para no ser mal visto en el Metro londinense. El Metro de Londres es el más viejo del mundo y uno de los más famosos no sólo por sus nombres:

  • Imagen Protocolo

    La buenas maneras en sociedad. En el vagón del AVE que recientemente me trasladó de Barcelona hasta Madrid viajábamos alrededor de 18 personas. Cuando llegamos a la estación de Atocha, apenas seis o siete de los viajeros nos despedimos entre sí con un

  • Saludo al finalizar una ceremonia.

    Saludar. Un gesto de atención y cortesía Desde el punto de vista social, el acto de saludar es casi tan importante como respirar. Es un pilar básico en la educación de las personas, en el vínculo social que unos con otros . El saludo revela muchos detalles

  • Imagen Protocolo

    No camines apresurado, ni con pesadez, ni artificio o ligereza, sino con medida, gravedad y decencia. Cuando camines no has de inclinar, ni mover el cuerpo; no has de tener las manos, ni los brazos pendientes; no golpees fuertemente el suelo con los pies,

  • Propina en un bar.

    Tener en cuenta el importe del servicio En muchos países del mundo a la hora de dar una propina se tiene en cuenta el importe del servicio . No se da una cantidad al azar o voluntaria, sino que se da un tanto por ciento del importe del servicio. Si desconocemos