Logo Protocolo y Etiqueta

Las reglas de cortesía en las visitas. I

Las visitas se pueden hacer por diversos motivos, pero todas deben guardar una reglas de cortesía que las hagan agradables y amenas

 

La urbanidad en verso. 1851.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Las reglas de cortesía en las visitas

¿Qué cosas principales tendrá Vd. presente al ir a visitar a una persona notable?

Si he de hacer una visita
a una persona elevada,
ya sea por su carácter,
ya por ser de noble casa,
llamaré con suavidad,
y cuando el criado salga,
le diré si la persona
que he de ver, visible se halla.

Si respondiere que sí,
haré que de mi llegada
de noticia a la persona
por quien preguntado le haya.

Y hasta tanto que el criado
entrar en la sala me haga,
o hasta que a recibirme
la dicha persona salga,
estaré en pie y descubierto
de cabeza en la antesala,
sin pasearme, ni indicar
que me impaciento si tarda.

Al llegar a la presencia
De la persona citada,
según sea el tratamiento
he de saludarla;
cuyo saludo igualmente
se lo haré cuando me vaya,
y si al bajar la escalera,
ella a la puerta se aguarda.

Con respecto al sombrero y al asiento ¿qué observará Vd. en una visita?

Mientras dure la visita
he de aguantar el sombrero
con la mano, sin poder
dejarlo sobre otro puesto.

Al entrar no he de sentarme
hasta que me inviten a ello,
aceptando aquel lugar
que me haya indicado el dueño;
y si voy a la visita
con un superior, no debo
ir a sentarme hasta tanto
que ya lo hubiere aquel hecho;
por fin, no debo marchar
ni despedirme primero
que haber pedido el permiso
muy respetuoso y atento.

¿Qué duración dará Vd. a las visitas?

Toda visita que hagamos,
por principio general,
no ha de llegar a media hora,
o alo menos no pasar;
y siempre que algún indicio
tuviéremos de que está
ocupada la persona
que vamos a visitar,
la visita acortaremos
con prudencia un poco más
de lo que se ha prefijado
para el caso general;
pues no ha de perder de vista
la persona en sociedad,
que siempre ha de complacer
y jamás incomodar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16482

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El modo de tratar a los huéspedes. ¿Qué practicará Vd. con el huésped que tuviere en casa? Si en casa tengo hospedado un conocido, le habré de tratar con mucho agrado y obsequiar cuánto podré. También debo dispensarle una libertad entera, y en nada he

  • Imagen Protocolo

    Del aseo y del vestido. Lávate manos y cara luego que te hayas vestido, y hacer lo mismo es debido cuando sucias las verás; córtate también las uñas si necesidad hay de ello; péinate en fin el cabello, y limpio lo mantendrás. La ropa que has de ponerte

  • Imagen Protocolo

    Si pretendes conservar tu salud y tu alegría, al punto que asome el día debes el lecho dejar. Aun haciendo un sacrificio, levántate con presteza, no acaricies la pereza, porque es la madre del vicio. Luego, con sana ternura, bendice a Dios cariñoso, y

  • Imagen Protocolo

    Idea e importancia de la urbanidad. ¿Cuáles son los vicios más opuestos a la urbanidad? A la Urbanidad estos vicios se oponen: el encogimiento, la arrogancia o soberbia, la curiosidad, la petulancia o descaro, la afectación, la falsedad y la indecencia.

  • Imagen del libro

    Las reuniones. Consejos de urbanidad Aquella urbanidad Saluda en las reuniones lo mismo que en las visitas; y respecto del sentarte las mismas reglas practica. Si cuando llegas, suspenden la conversación, invita a que por tí no la dejen, si es que tú

  • Imagen Protocolo

    Las visitas y las concurrencias. No leas papel o libro sin haber pedido antes permiso a los circunstantes para poderlo efectuar. Fumar sería impolítico, y el que una lengua extranjera que el concurso no entendiera llegases con otro a hablar. Jamás salgan

  • Imagen Protocolo

    Se en tus palabras atento y decente en tu lenguaje, porque es la palabra el traje que se viste el pensamiento. Al hablar, tu locución debe ser correcta y pura, revelando la finura de una buena educación. No con modo oscuro y raro las letras pronuncies

  • Imagen Protocolo

    La generosa bondad unida a la cortesía, es, niños, la urbanidad; la urbanidad es la guía del hombre en la sociedad. El niño bien educado sigue siempre con cuidado los preceptos que ella enseña, que el que sus reglas desdeña, es por todos despreciado.