Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Cómo usar correctamente la cuchara de miel (palita mielera)

La cuchara para la miel nos permite servir este delicioso producto tanto en un alimento líquido o sólido sin mancharnos

 

Palita mielera - Cuchara para miel
Cuchara para miel - Su uso. Palita mielera - Cuchara para miel

La forma correcta de utilizar la cuchara para miel

La cuchara de miel, inusual en su forma, es un invento simple y al mismo tiempo ingenioso. Te permite darte un festín con miel de forma elegante, sin derramar una gota de dulzura espesa.

Usarlo es tan fácil como usar una cucharilla normal, pero no todos saben cómo hacerlo correctamente.

7 pasos para utilizar la cuchara de miel de forma apropiada

1️. Sumerja la palita en un recipiente con miel.

2️. Gire la palita en el recipiente. La miel llena los surcos de inmediato.

3️. Levántela, girándola con los dedos.

4️. Llévela a la taza o al pedacito de pan, sin detener la rotación.

5️. Detenga la palita sobre el trozo de pan o la taza de té.

6️. Deje de girar.

7️. La miel comenzará a fluir inmediatamente hacia el lugar indicado.

La cuchara para miel reposa en su recipiente
Cómo usar la cuchara para miel. La cuchara para miel reposa en su recipiente

La facilidad de uso proviene de la forma. La miel llena las ranuras horizontales y se mantiene allí mediante rotación. Tan pronto como se detiene el movimiento, la golosina comienza a gotear.

Así, puedes no tener miedo de manchar el mantel.

Cómo se utiliza la cuchara para miel

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    La cortesía y el saber hacer de Don Manuel Fraga Iribarne. En cierta ocasión don Juan Carlos I debía cerrar un acto en Santiago y cuando estaba finalizando su discurso cayó en la cuenta de que, por un error de protocolo, el presidente de la Xunta no había

  • Pintura de Richard Parkers Bonington, 1927

    La ternura de Enrique IV. Un rey con sus hijos ¡Una historia absolutamente encantadora! A veces hay estupendas infracciones del protocolo. ¡Romper el protocolo sin quebrantar la etiqueta! Una anécdota de la época de Enrique IV de Francia, cuando el

  • Los príncipes de Adturias en la boda de Victoria de Suecia y Daniel Westling

    La prensa no dice más que mentiras: crisis entre doña Letizia y don Felipe La intransigencia de doña Letizia obliga a modificar el protocolo de la Real Academia de la Lengua. Este año lo caliente no será el Otoño, pues ya lo ha venido siendo todo el mes

  • Julián Besteiro Fernández

    ¡Señorías, cuidado con sus chaquetas! Presidiendo una sesión de las Cortes Don Julián Besteiro (Sindicalista y político español -Madrid, 1870 - Carmona, Sevilla, 1940-), durante la época estival, el calor se hacía insoportable. Besteiro, como presidente

  • Aurora boreal

    Cultura y política no siempre van de la mano Además de saber estar y conocer las reglas de protocolo , muchas de las personas que ocupan cargos importantes deberían contar con un buen bagaje cultural, para poder representar mejor su posición e incluso

  • Mayordomo

    Mayordomo: una vida al servicio de los demás Visten de uniforme, de chaqué reglamentario : pantalón gris marengo a rayas negras, camisa blanca con cuello wing y puño doble, corbata negra con nudo windsor, chaleco gris plata, levita negra, zapatos negros

  • Retrato de Lady Hamilton

    El retrató de la princesa consorte de Liechtenstein que no gustó en la corte El retrato de Carolina Felicidad Engelberta de Manderscheid-Blankenheim (Viena, 13 de noviembre de 1768 - ibídem, 1 de marzo de 1831), o simplemente Carolina de Liechtenstein,

  • Buenas Maneras.

    El juego de "Las Buenas Maneras" La Obra Social de "La Caixa", en su web Taller Intergeneracional nos ofrece de forma gratuita un juego muy divertido para los niños. Hay dos opciones para elegir: de los 6 a los 8 años, o bien, de los 9 a los 12 años.