Logo Protocolo y Etiqueta

Anécdotas y aforismos para recordar

Las anécdotas ilustran, frecuentemente, una enseñanza moral. ¿Quién no recuerda alguna de las que ha sido protagonista un personaje histórico?

 

Reina Victoria del Reino Unido
Reina Victoria. Reina Victoria del Reino Unido

Anécdotas históricas de grandes personajes

Las anécdotas ilustran, frecuentemente, una enseñanza moral. ¿Quién no recuerda alguna de la que ha sido protagonista un personaje histórico?

Lo mismo cabe decir de los aforismos, sentencias y frases famosas.

De los personajes más célebres existe un acerbo de frases y anécdotas en libros biográficos, históricos, etc. En lo concerniente a las frases y sentencias, no todo lo que se atribuye a un determinado personaje pertenece a su propia cosecha, A veces se cita a Napoleón , verbigracia, como autor de tal o cual frase, cuando en realidad habría que citar a Oscar Wilde , a Plotino o cualquier otro personaje.

De haber sido realmente el "Gran Corso" autor de todos los dichos que se le atribuyen, no habría tenido tiempo de conquistar media Europa. La leyenda se ha encargado de afilar su ingenio tanto como su espada, con gran detrimento del rigor histórico.

Pero con el anecdotario no hay apenas posibilidad de error. Se ofrecen a las generaciones futuras con pelos y señales, y se atribuyen, de una vez por todas, a un personaje determinado.

Las anécdotas que siguen son, en cierto modo, trozos de historia. O, para mejor decir, pequeños cuadros de grandes personajes. Son materia para recordar, como las frases y sentencias. Que el joven lector saque sus propias y provechosas conclusiones.

Buenas conversaciones

1. Madame de Stäel ha pasado a la historia como una gran conversadora. Envolvía a sus oyentes en el encanto de sus palabras. Saint-Beuve cuenta que, de regreso a Chamberry, unos excursionistas ocuparon dos carruajes. Al llegar a su punto de destino, los del primer carruaje refirieron que les había sorprendido en el camino una gran tormenta. Los del segundo carruaje escucharon el relato con perplejidad, pues no habían oído truenos ni advertido nada anormal en el transcurso del trayecto, durante el que estuvieron embelesados con la conversación mantenida por madame de Stäel, Benjamín Constant, madame Recamier y Schlegel.

Las anécdotas son, en cierto modo, trozos de historia

Para ellos no había habido truenos, ni relámpagos. Habían hecho "otro viaje".

2. En cierta ocasión, la Reina Victoria habló ásperamente a su esposo, el príncipe Alberto , quien se encerró en sus habitaciones, herido por el desusado trato. Poco después llamaban a la puerta. El príncipe inquirió:

- ¿Quién es?

- Abra. Soy la reina de Inglaterra.

El príncipe guardó silencio. Instantes después oyó unos golpecitos en la puerta, seguidos de estas palabras, dichas en tono sumiso y conciliador:

-Abre. Soy Victoria, tu esposa.

El príncipe no pudo por menos de apresurarse a franquear la entrada a su esposa.

Eduardo VII
Eduardo VII. Eduardo VII

3. Cuando Eduardo VII era príncipe de Gales, invitó a comer en su mesa a un eminente ciudadano, el cual, tomando el café, sorbió el líquido caído en el plato. Los otros invitados quedaron en aptitud perpleja y vacilante, pero el príncipe volcó su café en el plato e imitó a su distraído comensal.

¿Quién podía negarse a seguir su ejemplo?

4. Un consejo de Confucio a sus discípulos:

- Comportaos en vuestra propia mesa como si estuvierais sentados en la del Rey.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1160

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Calle comercial - Ceder el paso

    ¿Quién cede el paso? Anécdota De las muchas anécdotas que se dan en los más diversos ámbitos sociales esta destaca por su sencillez y, a la vez, efectividad. Allá por el año mil setecientos y pico se empezaban a construir en Madrid las primeras aceras

  • Paraguas en la ciudad.

    El Rey viajaba en avión hacia Barcelona para visitar el Salón Náutico , pues como todos sabemos, el Rey es un gran aficionado a todo tipo de deportes y, en especial, a los náuticos. Era un día muy especial pues iba a asistir a su primer acto oficial en

  • Comida de autoridades en USA.

    Una ingeniosa respuesta para dirimir quién pasa primero por una puerta A veces las situaciones más simples se pueden convertir en un verdadero atolladero. Asistían a un banquete un importante Arzobispo católico y el millonario, de origen judío, Rothschild

  • Estatua de Winston Churchill

    El buen saber hacer de Wiston Churchill. Durante un banquete oficial celebrado en Inglaterra con la asistencia de personalidades de todo el mundo, el Jefe de Protocolo observó como uno de los "ilustres" invitados se metía un salero de oro en el bolsillo

  • La palabra en la calle es vulgar.

    El taco sedativo. Soltar un taco no es siempre un signo de vulgaridad . Un taco bien dicho y en su momento oportuno llega incluso a alcanzar la belleza de la rotundidad. El taco es vulgar cuando vulgar y ordinario es quien lo dice , y mucho peor que un

  • Hacer el nudo de la pajarita. Bow tie.

    Flux, frac y esmoquin El traje occidental de etiqueta llegó a Yucatán hasta principios del siglo XX y se le conoció con el nombre de flux, del francés flux, flujo, terno. Atuendo de hombre que consta de saco o chaqueta, chaleco y pantalón. Aunque el traje

  • Imagen Protocolo

    ¿Qué tratamiento uso? La importancia de conocer el tratamiento de una persona es fundamental para podernos dirigir a ella de forma correcta, como en el caso de la siguiente anécdota. Estaba Bismark (Otto Von Bismarck, Prusiano. Schoenhausen 1815 - Friedrichsruh

  • Restaurante Madonna Inn.

    El buen gusto, ¿una cuestión personal? ¿Qué es el buen gusto? Una definición subjetiva dependiente de una valoración personal y, por lo tanto, no sujeta a cánones establecidos. Tiene que ver con la belleza, la estética y otros conceptos relacionados.