Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Lectura. Decoro. Buenos modales. Consideraciones hacia el prójimo.

Si la convivencia es armoniosa, será porque se respeta el derecho ajeno, y este respeto engendra la paz.

 

Ediciones de la Sección Femenina, Departamento de Cultura. 1.955
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso.

Decoro. Buenos modales. Consideraciones hacia el prójimo.

(1) Estos fragmentos proceden de la "Historia de la Gastronomía", escrita por la Marquesa de Parabere y publicada en 1943. Donde igualmente se pueden leer detalles curiosos acerca de la historia del cristal y de la historia de los manteles y servilletas, y muchas de las interesantes anécdotas relacionadas con la etiqueta en la mesa y con el arte de comer, las luces y el origen del menú escrito.

No nos imaginamos que se pueda comer sin tenedor, y sin embargo, este utensilio es de invención reciente y de uso más reciente aún.

El utensilio de mesa más antiguo fue el cuchillo y luego la cuchara.

Esta fue anterior al tenedor no solamente en siglos, sino en épocas, y se comprende, pues lo creó la necesidad. Los alimentos sólidos se cogen con las manos y los desgarran los dientes; los líquidos cabe sorberlos en cuencos naturales -tal como una calabaza-, pero no las papillas ni las lentejas de Esaú, pongo por ejemplo...

. Los romanos usaban cuchara, aun cuando no tenía la forma moderna. Se trataba de pequeñas espátulas de madera o marfil, que llamaban "cocheare". Después de los romanos, los primeros en hacer uso de la cuchara fueron los suizos, luego los españoles y a éstos siguieron todos los demás...

. En los libros de Homero se comprueba que los griegos comían con los dedos. En los banquetes dados a los pretendientes de Penélope, éstos cogen ansiosamente con las manos cuantos manjares se hallan a su alcance (téngase en cuenta que esos ansiosos, si creemos a Homero, eran todos reyes y príncipes).

Las ánforas decoradas, así como las descripciones de los autores de la antigüedad, demuestran que aún en el período más álgido de la civilización grecorromana se comía con los dedos. Ovidio recomienda a las damiselas que aprendan a comer con pulcritud y a llevarse los alimentos a la boca sin mancharse la ropa, y esas mismas costumbres persistieron durante la Edad Media y muy entrada la Moderna. Luis XIV y su madre, la refinadísima y pulcrísima Ana de Austria, comían con los dedos...

. Mientras persistió la costumbre de meter las manos en las fuentes, cogiendo cada cual lo que le apetecía, para el bien de todos se impuso el previo lavado de manos (esto no compagina con lo que dice la hermana de Francisco I, dirigiéndose a uno de sus admiradores: "Mire la blancura de mis manos, y eso que hace ocho días que no me las lavo") , y no fiándose de que lo hicieran en privado, fue obligatorio hacerlo en común...

. Los franceses del siglo XIII, en vez de decir que la comida estaba servida, decían "córner l'eau" (cornear el agua), por ser una llamada que se hacía con un cuerno de caza, para que todos los que fueran a comer procedieran a lavarse las manos...

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 1059

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • E.1. Del acto de levantarnos.

    Es la hora de levantarse de la cama Aquella urbanidad 1. Acostúmbrate a levantarte temprano . ¡A quien madruga Dios le ayuda! 2. Al despertarnos nuestro primer pensamiento debe elevarse a Dios, con fervor y devoción. 3. Antes de vestirnos debemos asearnos

  • D.7. Del uso del baño en general.

    Utilizar el baño con prudencia y limpieza Aquella urbanidad 1. El baño es el lugar donde manifiestas, principalmente, el grado de cultura que posees. Antes de hacer uso de él, asegúrate de que no haya nadie dentro. No seas impaciente. 2. Las necesidades

  • Imagen Protocolo

    Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso. La muchacha interesante. Una persona es tanto más interesante cuanto más se interese ella misma por las cosas. Una persona que lee diariamente la prensa y que puede comentar con sus amigos

  • B.2. Deberes para con la familia.

    La familia: respetar a nuestros padres y familiares Aquella urbanidad La familia es la reunión del padre, de la madre y de los hijos, que viven bajo el mismo techo; es decir, en un mismo hogar. A nuestros padres les debemos la vida . Ellos, constantemente,

  • G. De la mesa en general.

    Buenos modales en la mesa Aquella urbanidad 1. La mesa es uno de los lugares donde se pone de manifiesto el grado de educación y de cultura de una persona . 2. No te sientes a la mesa antes que tus padres y que las personas que forman el grupo de los

  • B.7. Deberes para con nuestra alma.

    Cuidar de nuestro interior: los valores y virtudes Aquella urbanidad Entre los principales deberes del alma, tenemos: 1. La inteligencia , que es una facultad del alma, se amplía y perfecciona por medio del estudio. Debemos, pues, estudiar con amor y

  • CAP.13. La gracia en el andar. ¿Cómo debe andar una muchacha correcta, bien educada?.

    Convivencia Social. Formación Familiar y Social. Tercer curso. El andar. Andar no es solamente poner un pie delante de otro, sino hacerlo con gracia, con corrección. Es importantísimo la posición de los pies. Las puntas deben estar ligeramente dirigidas

  • E.2. Del modo de conducirnos con nuestra familia.

    Buenos modales en familia Aquella urbanidad 1. Con nuestros familiares, por el mismo cariño que se les tiene, debemos ser atentos, delicados y respetuosos . Tengamos por seguro que estas cualidades las reflejaremos también con las demás personas. 2. No