Logo Protocolo y Etiqueta

El desarrollo moral de nuestros hijos

El desarrollo físico de nuestro hijo debe ser complementado con el desarrollo moral y la educación en valores

 

Poner en práctica los valores que se aprenden en casa
Desarrollo moral. Poner en práctica los valores que se aprenden en casa

Poner en práctica los valores que se aprenden en casa

Para todos nosotros es evidente que nuestros hijos tienen un desarrollo físico y un desarrollo intelectual, pero recientemente se ha empezado a hablar también de un desarrollo moral, que se manifiesta en la forma como el niño puede ir poniendo en acción los valores que aprende en casa, en la escuela o por otros medios.

Este desarrollo moral va de la mano del desarrollo intelectual; cuando el niño comprende más cosas sobre sí mismo y sobre el mundo que lo rodea se le presentan también situaciones más complejas sobre las que debe resolver y tomar decisiones.

Tomemos el caso de Carlitos de cinco años de edad que tiene un hermanito de un año llamado Pedro. Un día, estando los dos hermanos en el parque con su mamá, el pequeño Pedro ve una pelota que llama su atención, va tras ella y la toma. Carlitos preocupado ve que el dueño de la pelota, un niño de tres años, se pone a llorar al ver que Pedro tomó su pelota. Carlitos sabe que no puede tomar lo que no es suyo; Pedro, en cambio, todavía no ha desarrollado este sentido de la pertenencia, no ve ningún problema en tomar lo que le gusta; se pone a llorar cuando su madre intenta quitarle la pelota para devolvérsela al dueño.

Con este ejemplo, podemos ver claramente a lo que nos referimos con el desarrollo moral. Carlitos es capaz de entender la diferencia entre lo que se debe hacer y lo que no. Pedro, en cambio, todavía no puede realizar este proceso.

La formación de esta conciencia moral empieza a darse cuando el bebé ve que sus padres aprueban ciertas conductas y desaprueban otras, por eso es tan importante que seamos conscientes de esta educación moral que damos a nuestros hijos a través de los actos más simples y cotidianos.

Formar un niño en valores significa formar mejores personas. Fomentado el crecimiento interior de los niños se ayuda a transmitir estos valores a base de hacerles ver su importancia. Hay que ser muy constantes e insistentes.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Actitud educada y buenos modales para los jóvenes

    Actitud educada y buenos modales para los jóvenes Los chicos que se encuentran en la pubertad, no quieren saber nada sobre los buenos modales , tienen temor de no ser aceptados por sus amigos. Es una de las etapas más difíciles en las que se encuentran.

  • La libertad no debe estar reñida con la buena educación

    La libertad no debe estar reñida con la buena educación Hay algunos padres que creen que toda disciplina ahoga la creatividad del niño y prefieren que su hijo crezca a su aire y sea absolutamente libre. Confiados en dejar que el niño haga todo lo que

  • Pataleta de un niños pequeño frente a su padre.

    La importancia de dar un buen ejemplo en la educación de los más pequeños 'Hacer lo que yo digo y ver que yo lo hago' La educación de los más pequeños no solo consiste en darles un montón de sugerencias, consejos y reglas. También hay que enseñar dando

  • Imagen Protocolo

    La limpieza y el aseo del niño. Después de vestirse el niño se lavará y peinará todos los días; se cortará las uñas si fuese necesario, y limpiará el vestido y demás ropa que se haya de poner. Antes de irse a desayunar dará los buenos días a sus padres,

  • El vestuario de los más pequeños. Vestirse y desvestirse

    El vestuario de los peques Enseñarles a vestirse y desvestirse ellos solos Es bueno enseñar desde pequeños a los niños a vestirse y desvestirse por ellos mismos sin la ayuda de los mayores (esto se puede empezar a lograr a partir de los 4 - 5 años, dependiendo

  • Enseñar a compartir, a cooperar y a jugar

    Enseñar a compartir, a cooperar y a jugar Niños de dieciocho meses a tres años. En esta etapa los niños comienzan a rebelarse como una manera de probar límites. A pesar de su aparente rebeldía, para ellos es muy importante la aprobación. ¿Qué podemos

  • Imagen Protocolo

    Personalidad y modales. Siempre es peor ver a un adulto perdiendo la compostura en la mesa, pero ver a un niño comportarse de mala manera, por muy pequeño que sea, no es del gusto de nadie. Si se educa a un hijo como es debido, ¿por qué olvidarse de las

  • Críos jugando en la playa.

    Aprender a valorar lo que tiene. Educación infantil Una vez que el niño ha aprendido a apreciar las necesidades del otro, puede tener una conciencia social más amplia de lo que ocurre a los niños en otros estratos sociales. ¿Se ha dado cuenta de que algunos