Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La apariencia personal. Su historia

La preocupación por el vestido y todo lo que con el se relaciona ha despertado la imaginación y la creatividad de los seres humanos

 

Universidad Francisco Gavidia.

La apariencia personal. Su historia
Apariencia personal. La apariencia personal. Su historia

Presentación física: la imagen de una persona

Así como existen reglas para normar los aspectos de la vida social, también hay ciertos principios generales aceptados respecto a la presentación física; es decir, reglas de pulcritud de la propia persona y del vestido. Este último no obstante esta sujeto a los vaivenes de la moda, requiere la consideración de principios fundamentales e independientes de los dictados, a veces un tanto veleidosos, de los estilistas.

Ahora se hablará un poco sobre el origen del vestido. La Biblia informa detalladamente que taparse el cuerpo fue el resultado de la desobediencia de los buenos de Adán y Eva, nuestros primeros padres, expulsados del paraíso terrenal por razones que todos conocemos.

Por lo tanto parece que el primer modélico de la historia fue la famosa hoja de parra que en tan diversas maneras han reproducido los artistas de todos los tiempos.

A partir de ese momento se desencadenó una verdadera manía por cubrirse y adornarse el cuerpo y los cabellos en miles de forma distintas. Para ello, el ser humano ha recurrido a todos los elementos que le rodean, desde pieles y plumas hasta piedras y plásticos; y desde corales y cristales hasta conchas y caracoles.

Su vanidad le ha hecho inventar la manera de cultivar gusanos de seda para tejer finas telas, y de matar millones de "bichitos" para producir un color especialmente favorecedor a la nobleza: el bermellón.

La preocupación por el vestido y todo lo que con el se relaciona ha despertado la imaginación y la creatividad de los seres humanos.

Y las mujeres son las más obsesionadas por esta actividad. Recientes estadísticas mundiales al respecto indican que los varones gastan actualmente 35% más que las mujeres en cosméticos. (Modos Modas y Modales, Rasha Labón Collado, Editorial Trillas, México).

A través de los siglos, muchas veces se ha cambiado de opinión sobre lo que es bello, elegante, sano y deseable para el cuerpo. Hubo un largo tiempo en que la belleza se relaciono estrechamente con la abundancia de carnes. También hubo épocas en que el pelo en la cara de los hombres era obligado y se consideraba signo de respetabilidad y belleza.

En culturas como la griega solo los hombres de cierta edad y de cierto prestigio podía usar barba, justo lo contrario de lo que sucede en nuestro mundo actual.

En la época romántica se prefería a los personajes masculinos lánguidos y flacuchos.

La belleza del bronceado se empezó a apreciar hace menos de 40 años. Sin embargo se ha exagerado tanto su valor que para obtenerlo no solo nos arriesgamos hacer víctimas de una insolación, sino que gastamos cantidades respetables para comprar esas lámparas que tanto daño nos hacen a la piel.

Antes la piel bronceada se consideraba símbolo de pobreza y de poca elegancia, pues solo tenían las campesinas que trabajaban de sol a sol en los campos.

Te puede interesar: Moda y estilo ¿es lo mismo?

Los antiguos mayas colocaban una cuenta de jade en la frente de los niños recién nacidos para que desarrollaran el estrabismo, que era un signo de belleza.

Los zapatos de metal que se pusieron las mujeres por muchos siglos, en China los utilizaban para deformar el pie y pareciera pequeño y por lo tanto bello.

Por fortuna, en nuestros tiempos se ha logrado desvanecer muchos de estos mitos y las costumbres se han hecho más racionales, cómodas y funcionales.

Sin embargo, existen aún ciertas preconcepciones que nos obligan a sacrificios físicos y económicos, para adecuarnos a los actuales cánones de belleza y aceptabilidad de nuestra cultura impone.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 7 personas le ha parecido
Valoración 4.7
con una puntuación de 4.7 sobre 5

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Vida en la ciudad. Paso de peatones

    La vestimenta: una simple expresión de la moda. Mantener la compostura en los espacio públicos La desnudez frente a la vestimenta El interés de la desnudez , evidente para nuestro tema, reside en el hecho de ser, en cierto modo, el reverso del fenómeno

  • Vestidos de cóctel. Qué me pongo para asistir a un cóctel

    Qué me pongo para asistir a un cóctel El cóctel es uno de los eventos o reuniones informales más demandados y en el que los invitados circulan más libremente junto con el buffet . Son menos 'protocolarios' y ofrecen mucha mayor libertad de movimientos

  • Vestuario negro y rosa.

    Colores que combinan con el color negro. Los colores que mejor combinan con el negro son: el blanco, el rojo, el naranja, el rosa y el amarillo . Si en nuestro vestuario contamos con alguna prenda -vestido, traje, chaqueta, blusa, jersey, falda, camisa,

  • Presentador televisión . Matías Prat

    Cómo debe vestir un presentador de televisión. Su vestuario Indumentaria apropiada para un presentador de televisión Tanto para los directos como para las apariciones en vídeo, la corrección y la moderación en el vestuario son obligadas. Un escote pronunciado,

  • Modelos de la casa Bergdorf de 1928.

    Del aseo en el vestir Aquella urbanidad En los últimos tiempos se ha puesto de moda entre las jóvenes, e incluso entre algunos muchachos , una prenda significativa: el mono de obrero debidamente adaptado y transformado. Así, mientras el trabajador maduro,

  • El Sr. Zapatarero y el Sr. Rubalcaba vestidos de chaqué.

    Etiqueta masculina. Vestir de chaqué Ver la historia del chaqué y cómo vestirlo Prendas que deben vestirse cuando se lleva un chaqué: 1. Camisa De color blanco, rígida (o bien almidonada), de cuello normal de camisa sin botones - cuello camisero -. Puño

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad, limpieza y aseo. Todos los días después de vestirse, se lavará las manos y la cara , se cortará las uñas si estuviesen algo crecidas, y se compondrá el vestido de tal suerte, que no se le vea parte alguna de su cuerpo, y aunque sea pobre, no

  • El Emperador de Japón Akihito recibe a Mariano Rajoy.

    Un calcetín con poco 'protocolo' El vestuario es importante en todas las ocasiones Entendemos que alguien a quien se le exige utilizar mucho la cabeza no esté pendiente de sus pies. Pero Mariano Rajoy podría tomarse más en serio su imagen de base : el