Logo Protocolo y Etiqueta

La propina. No llevo suelto

Dejar o no dejar la propina. Esa es la gran pregunta. Ninguna ley nos obliga a ello, pero socialmente parece lo más correcto

 

Cuaderno de viaje

La cuenta y la propina.
Propina. La cuenta y la propina.

Dejar una propina, ¿un detalle? ¿un pago?...

Expresión monetaria de un agradecimiento, la propina es una "fórmula de pago" prácticamente universal, a excepción de países como Japón, donde se considera un detalle de mala educación, o China, donde es algo ofensivo. Igual ocurre con la voluntad, con la diferencia de que en este caso la persona que debe cobrar se expone a que el cliente ande muy escaso de voluntad o que ésta sea nula, lo cual suele resolverse con un socorrido: "disculpe, no llevo nada suelto...".

Dejando a un lado al Sr. Rosa, el personaje interpretado por Steve Buscemi en "Reservoir dogs", todos nos hemos planteado alguna vez la gran pregunta: ¿dejamos propina? Y si la dejamos, ¿cuál es la cifra correcta? Porque claro, se puede ser demasiado generoso o excesivamente tacaño. El Sr. Rosa sabía muy bien lo que se hacía: "lo tengo muy claro, que aprendan a escribir a máquina" afirmaba al comienzo del filme sobre las camareras de una cafetería con tal de no dejarles propina.

La propina en los Estados Unidos

Curiosamente esta escena tenía lugar en EE.UU, país donde es casi una religión inviolable, hasta el punto de que un andaluz exagerado diría que allí hay que dejar propina hasta por respirar: al botones del hotel un dólar como mínimo, a los taxistas un 15% de la carrera... Y por mucho que el director de cine Quentin Tarantino nos lo pintara de otra manera, con los camareros la cosa se complica ya que hay que darles entre el 15 y el 20% del total de la factura. Y que no se le pase por la cabeza irse sin dejarla, pues los camareros saldrán en su busca ofendidos para preguntarle si le ha parecido mal el trato recibido o incluso con peores intenciones...

El origen etimológico de la propina

Desde el punto de vista etimológico, la palabra propina proviene del latín "propinare" que quiere decir "dar de beber", o lo que es lo mismo, regalarle un trago a alguien. Por su parte, el diccionario de la RAE define propina como "agasajo que se da de más sobre el precio convenido y como muestra de nuestro agradecimiento". Es decir, es una muestra de gratitud por un trabajo bien hecho y en ningún momento rebaja ni al que la da ni al que la recibe -siempre y cuando no sea una cifra irrisoria-. De hecho, si no se ha recibido un buen servicio, ¿por qué se va a dar propina? Legalmente nadie está obligado a darla pero, eso sí, se considera de buena educación dejarla; es decir, estamos socialmente obligados a hacerlo. Además, si para el que la da representa una cortesía, para el que la recibe constituye una parte importante de sus ingresos mensuales.

La propina se basa en una ley no escrita: se da a la persona adecuada, en el momento justo y en la cantidad precisa, según los expertos en buenas maneras que se han aventurado a especular en este territorio de "arenas movedizas". Mucho más prácticos son los habitantes de Marruecos, para los que la propina es casi un deporte nacional ya que la piden hasta para darte la hora.

En Oriente Medio, salvo en Yemen y Omán, el término que más veces escucha un turista es "baksheesh" que, como habrán imaginado, significa propina. Y qué decir de los cubanos, cuya desbordante imaginación ha permitido que ésta reine por toda la isla. Tras el triunfo de la revolución, Castro la tildó de "insulto", algo que llevó a sus compatriotas "propietarios" de bares a cambiar el rótulo de sus botes, que pasaron a tener escrito la palabra insulto.

"Con la entrada del euro en nuestro país las propinas se han reducido alrededor de un 50%"

Aunque existen multiples indicios de que la costumbre de dar un dinero adicional ya era algo común en la antigua Roma, diversos historiadores datan el origen moderno de la propina, tal y como la conocemos (y padecemos) hoy en día. En la Inglaterra del siglo XVII donde los dueños de los pubs comenzaron a colocar una lata sobre el mostrador en la que los clientes dejaban una moneda para los empleados. Se cree que la raíz de la palabra en inglés, "tip", tiene que ver con el sonido que hacía dicha moneda al chocar con la lata.

En nuestro país la propina es un gesto de cortesía que se da por lo que estimamos que ha sido un buen servicio, pero no hemos de tomarlo como una obligación. Por ejemplo, si considera que no ha sido bien atendido no tiene porqué dejar un sólo céntimo de propina (la verdad es que tampoco tiene que hacerlo aunque le hubiesen agasajado como un marajá). Y lo mismo ocurre con otros servicios como el botones de un hotel, el taxista y otros oficios diferentes.

Una cortesía que desde hace unos años se ha convertido en una complicación, ya que la adaptación de propina al euro no está siendo nada fácil. Y es que, desde la llegada de la moneda única los españoles nos hemos dividido (todavía más) a la hora de dar propinas. Están los que saben perfectamente el dinero que deben dejar para no quedar como tacaños o, todo lo contrario, como dadivosos despilfarradores; y los que se pasan en la esplendidez o, por contra, dejan una ridiculez. Lo que está claro es que el euro no ha potenciado nuestra generosidad como queda patente en una encuesta de la Confederación General de las Pequeñas y Medianas Empresas del Estado (COPYME) cuya conclusión es que las propinas se han reducido un 50 por ciento.

Antes con la "rubia" y ahora con el euro, lo cierto es que la propina sigue siendo una realidad y eso a pesar de las modernas formas de pago como las tarjetas de crédito. Por último, y muy importante, nunca hemos de ver en la propina la ocasión perfecta para deshacernos de toda la calderilla que llevemos en el bolsillo..

La propina fuera de toda norma

En un mundo donde prácticamente todo se rige por unas normas más o menos estrictas, la propina no tiene ningún tipo de reglamentación. Para Pilar Sánchez-Cano, directora de la primera escuela de Protocolo Empresarial de España, " cada persona hace lo que quiere según sus circunstancias y lo satisfecho que esté del trato recibido. Además, debe darse discretamente, sin hacer un show de un acto que pretende premiar a alguien que te ha hecho la vida más agradable durante una comida o una estancia en un hotel, por ejemplo". Por otro lado, "no hay que olvidar que se trata de un acto discrecional y no automático, puesto que entonces perdería todo su sentido de premio, y que nunca deben dejarse monedas de escaso valor" concluye Sánchez-Cano.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Ramos de flores variadas

    Elocuente lenguaje de las flores Las flores, dice Chateaubriand , nos dan la miel; hijas de la primavera , son el manantial de los perfumes, la gracia de las vírgenes, el amor de los poetas; su existencia es fugaz como la del hombre, pero antes de pasar

  • Imagen Protocolo

    Teorías sobre la cortesía. El origen de la palabra cortesía lo encontramos en la vida de la corte, en la que los cortesanos seguían una serie de pautas sociales que les distinguía del pueblo llano. Esta definición ha evolucionado enormemente hasta nuestros

  • Antecedentes históricos del protocolo y su influencia a través de la historia en los Estados, en la sociedad y en la política en España y Europa. Salón de Palacio

    Antecedentes históricos del protocolo y su influencia a través de la historia en los Estados, en la sociedad y en la política en España y Europa Características fundamentales del protocolo Borgoñés Las características fundamentales de este protocolo eran:

  • Abanico

    La historia del abanico Evolución del abanico a lo largo del tiempo La historia del abanico no es tan remota como se podría pensar en un principio. Algo tan simple como abanicarse con los más diversos materiales -plumas, hojas...- no dió lugar al abanico

  • Conversación entre dos personas.

    Buenas maneras. Conversaciones educadas Utilizar las palabras con prudencia y con respeto Es frecuente en nuestras conversaciones utilizar un lenguaje desenfadado , con palabras duras, desabridas... ¿También soeces y hasta insultantes? Dicen algunos que

  • Qué se considera íntimo e indecoroso. Enseñar abdominales

    El pudor Las pocas reflexiones que anteceden bastan para confirmar que la vergüenza se suscita por la presencia en nosotros de algo que consideramos indecoroso , y en definitiva malo. Sin embargo, aparece ya en este sentimiento un elemento más positivo:

  • Esto va bien. Comunicación gestual

    Los gestos: poderosos medios de comunicación Michael J. Braddick , profesor en Sheffield, se encarga de la introducción, de la que mostraremos los primeros párrafos. Lo que hay en el centro de ese asunto académico que llamamos descripción densa es el

  • Gracias y por favor, dos palabras mágicas.

    Educar para convivir. Respeto y educación El mundo se comunica, se globaliza, las costumbres cambian de una forma increíblemente rápida , vertiginosa, influenciadas por estas nuevas formas de comunicarse. Pero estos cambios no tienen porqué ser a peor