Logo Protocolo y Etiqueta

Modo de conducirse en la calle. Parte primera

Al encontrar un conocido, la señora o señorita pueden saludar las primeras; pero no se pararán a hablar en la calle más que con personas de intimidad o de respeto

 

Arte de Saber Vivir - Prácticas Sociales. Ed. Prometeo.
Paseo por la calle.
Calle. Paseo por la calle.

Forma correcta de ir por la calle

Las jóvenes solteras se ven en muchos casos obligadas a salir solas. Esto depende de la fortuna de sus padres, del rango que ocupan en el sociedad y del medio en que viven. Una señorita muy bien educada puede verse en la necesidad de ayudar a sus padres con su trabajo, y le precisa salir sola cuando no tiene persona respetable que la acompañe.

Es mejor esto que confiársela a una criada, que por lo general, son hijas del pueblo, desprovistas de tacto por la educación escasa, que les impide discernir entre lo que es correcto y lo que no lo es.

En las grandes ciudades la tolerancia es mayor que en las provincias. Por lo general, se tolera que la joven vaya sola en caso de necesidad a sus ocupaciones, pero jamás al paseo, las diversiones y las visitas.

La casada, en cambio, tiene libertar completa para ir sola o con una amiga a todos los sitios públicos; pero para unas y otras cuando salgan solas, particularmente si van a pie, son buenas ciertas reglas de prudencia.

Los trajes deben ser sencillos, modestos, poco llamativos, para no atraer las miradas, y se necesita marchar con corrección, sin levantar la falda ni ceñírsela.

"Cuando una señora recibe una galantería de buen tono debe agradecerse"

Es un vicio feo, en la que camina sola, volver la cabeza, pararse ante los escaparates y prestar atención a los transeúntes.

Si alguna persona desconocida se permite dirigirle la palabra, la señora debe pasar sin mostrar enojo, con completa indiferencia; si es una galantería de buen tono, se dan brevemente las gracias y se continua el camino.

Al encontrar un conocido, la señora o señorita pueden saludar las primeras; pero no se pararán a hablar en la calle más que con personas de intimidad o de respeto, rehusando toda compañía que no sea de las primeras. Una señorita no debe adelantarse nunca a ser la primera en pararse ni dar la mano a los que encuentre en la calle, a no tratarse de una compañera de su edad.

Si se sale en carruaje, el puesto de la derecha es de preferencia para la señora de respeto, a la que el caballero da la derecha en el carruaje en todos los países. En cambio para ir a pie esto varía mucho. En América, Inglaterra y otros países prácticos, el hombre por la calle ofrece siempre el brazo izquierdo a la señora. Esto tiene fácil explicación: de esta manera se conserva en libertad la mano derecha y puede servir para apartar a la multitud, saludar a los conocidos que se encuentran, acercarle una silla y otras muchas cosas que sería difícil hacer con la mano izquierda. Los militares ofrecen el brazo derecho a causa de la espada.

En cambio, en Italia hay tal costumbre de llevar las señoras a la derecha, que por conservarles este puesto marcha el hombre por el lado interior de las aceras, lugar que entre nosotros se da siempre a la mujer.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 8038

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Cualidades de la letra para escribir una carta. Yo no me empeñaré en sostener, como alguno quiere, que para conocer si es buena o mala una letra o carácter se necesita saber su derivación, principios, progresos, decadencia, restauración, y en una palabra,

  • Imagen Protocolo

    Serian las siete de la tarde de un día caluroso del mes de agosto, cuando el padre de familia se despedía de su hermano, y entraba con su esposa e hijos en una pintada falúa, que a la orilla del mar había estado esperándoles. El mar, tan bravo y terrible

  • Imagen Protocolo

    De los entusiastas. Hay otra especie de hombres opuesta a los de espíritu de contradicción , y no por eso menos insoportables, cuales son los entusiastas; y aun se cree que son peores, porque con los primeros es más fácil romper claramente; pero siendo

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. El hombre fino, ¿qué ha de observar en el trato con las señoras? Al pasar por una escalera con una señora o un mayor, ¿qué debemos hacer? ¿Cómo se portará Vd. al ser llamado a la mesa? ¿A quién corresponde hacer los honores

  • Imagen Protocolo

    Del juego. El juego es, como la mesa, una piedra de toque de la educación . El amor propio ejerce en él un imperio tan absoluto, que es muy fácil que dejándonos arrastrar por él, nos conduzca a cometer las mayores groserías. El hombre siempre debe saber

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en el juego. ¿Qué deben procurar las niñas en los juegos que tengan con sus compañeras o amigas? No elogiar sus juguetes, aunque sean los mejores, ni menospreciar los de sus amigas; y, a la inversa, no entristecerse si los suyos son más modestos,

  • Mesa de póquer con una jugada.

    Urbanidad en el aseo, juegos y diversiones Aquella urbanidad Del aseo y limpieza, especialmente en la mujer Debemos tener siempre mucha limpieza en la cara, ojos, narices y manos, ordenado el cabello, y cortas y limpias las uñas. Es preciso cuidar para

  • Imagen Protocolo

    Padres de familia, enseñad primeramente a vuestros hijos las cosas necesarias, en seguida las útiles, y por último, las que sirven de adorno. Después de haber viajado un caballero español por Francia, Alemania e Inglaterra, y residido algunos años en