Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La modestia y la compostura en la escuela.

El comportamiento del niño en la escuela debe ser el de un niño bien educado y obediente.

 

Arte de escribir pot reglas y con muestras. 1798.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

La modestia y la compostura en la escuela.

Cuando ya haya el niño desayunado, y hecho cuanto tuviese que hacer en su casa, besará por segunda vez la mano a sus padres o parientes, y sino tuviesen que mandarle nada se despedirá de ellos y tomará su bendición para mancharse a la escuela. A ésta irá sin detenerse por el camino, ni dar motivo con sus palabras o acciones para que le censuren de mal criado.

Cuando ya haya llegado a la escuela lo primero que hará será ponerse de rodillas delante de la imagen del Señor o de María Santísima que haya en la escuela, y haciéndoles una breve oración para que le den luz y acierto a fin de aprovechar en la virtud y letras aquel día, besará la mano al maestro, y con una humilde cortesía a él y a los condiscípulos se irá a su puesto con silencio, y hará conforme a su clase lo que le estuviere mandado. Jamás vaya con chismes al maestro, levante a otros testimonios falsos, ni se regocige de su castigo. Si notase en algún condiscípulo cualquiera falta grave, avise al maestro en secreto para que la corrija.

No cuente a nadie lo que pasa en su casa, ni en ésta lo que viere en la escuela, si de ello se ha de seguir en una u otra parte algún chisme o enredo. Su boca, vista y acciones jamás manifestarán ira ni tristeza del bien ajeno; porque la envidia y la venganza es no solo insolencia delante del maestro, sino pecado digno del mayor castigo. No hablará sin ser preguntado a presencia del maestro, pero si éste le interrogase, se levantará para hacerlo; lo mismo ejecutará cuando entre o salga en la escuela, o algún otro personage de mayor edad o respeto. Tratará con afabilidad y cortesía a todos sus condiscípulos, y no altercará, reñirá ni hablará mal con ellos. Si el maestro le hiciese celador, coadyuvará al buen orden y quietud de la escuela, sin manifestar predilección ni venganza cuando diere cuenta de alguna falta o exceso.

Obedezca hasta las insinuaciones del maestro, pues manifestar pertinacia es hacerse reo de gran delito. No jure ni maldiga en ningún tiempo, porque además de ser descortesía inaguantable, es pecado escandaloso y enorme, que arrastra a muchos malvados al infierno.

Nunca falte por su culpa a la escuela, ni coma ni esté echado en ella, porque en lugar tan reverente y respetable merece agria reprensión cualquiera falta de urbanidad que en ella se cometa. Cuando se concluya la hora y de el maestro su licencia, le besará la mano y se irá derecho a su casa con la mayor modestia. Así que haya llegado besará la mano a sus padres o parientes, permanecerá en casa hasta la hora señalada para volver por la tarde a la escuela. Antes de salir para ésta tomará la bendición de sus superiores, y no teniendo que mandarle, se marchará con su licencia, yendo, estando y volviendo del mismo modo que hemos dicho lo debe hacer por la mañana.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 16432

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Nada hay más criminal, bajo o ridículo que el mentir; es el efecto de la malicia, de la cobardía o de la vanidad, pero generalmente los que mienten no consiguen su objeto, porque tarde o temprano se descubre la mentira. El embustero que trata de rebajar

  • Imagen Protocolo

    De las presentaciones y las visitas. En la buena sociedad se acostumbra poner en relación directa a dos personas por medio de una presentación . Esta puede ser especial o casual. La primera es la premeditada, la segunda la que nace de circunstancias casuales.

  • Imagen Protocolo

    Los defectos en la reuniones y conversaciones. El espíritu quisquilloso es el azote de la sociedad como el dulce es su bálsamo. La irritabilidad centuplica el dolor de la ofensa, y muchas veces proviene de la íntima convicción de no merecer consideraciones

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad y cortesía de la persona educada. Proemio. La definición que hacen los antiguos de la urbanidad, diciendo que es una ciencia que enseña a colocar en su debido lugar lo que hemos de hacer o decir , no se reduce a otra cosa que a la verdadera

  • Imagen Protocolo

    Oratoria. La oratoria o arte de hablar bien es útil en todas las situaciones de la vida, y absolutamente necesaria en muchas, como que el hombre no puede distinguirse sino por ella en el foro, en el púlpito y en las academias; hasta en la conversación

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    Cuestiones sobre la urbanidad. ¿Son útiles los baños de limpieza? ¿Qué deberes para con Dios tiene que llenar todo buen cristiano al despertar por la mañana? Después de nuestro Criador, ¿a qué Santos del cielo nos encomendaremos principalmente? Antes

  • Antigua mesa de comedor de una casa

    Urbanidad en la casa y a la mesa Aquella urbanidad Y al llegar a nuestras casas, ¿qué haremos? Saludar antes que todo a nuestros padres y si encontramos alguna persona de visita en nuestra casa saludarla con respeto y cuidando siempre de que nuestra fisonomía