Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

La conversación de los habladores.

Muy bien se puede huir de un hablador en una tertulia, pero no hallo medio para sustraerse de él cuando se le encuentra en la calle.

 

El hombre fino al gusto del día, ó, Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

De los habladores.

Es media noche y vuelvo de una tertulia en la que, fuera de lo acostumbrado, el dueño de la casa no ha puesto mesa de juego. Entro, pues, en mi casa con los duros que llevaba ya sacrificados de antemano para lo que exige una moderada partida, y que casi tengo pesadumbre de no haberlos perdido. Es verdad que la reunión se componía de hombres de gusto, de artistas y de algunas señoras hermosas. Cuando yo llegué giraba la conversación sobre la literatura; se hablaba de ella sin pasión, y cada uno daba de buena fe su parecer sobre las materias que ocurrían; advertí inmediatamente que no se encontraba en la sala un solo literato, y me alegré pensando que iba a encontrar placer y variedad en donde había ya contado pagar con mi bolsa algunas horas de fastidio.

Poco tiempo hacía, después de mi llegada, cuando vinieron a anunciar un tertuliante. Me asombré al observar el que un nombre pronunciado en alta voz por el lacayo excitó un gesto en el dueño de la casa y en sus más íntimos tertuliantes. Desde luego conoció que no se le aguardaba; ¿pero qué importa si venía sin ceremonia a tomar parte de un pavo o de una buena trucha? No era difícil acertar en qué consistía el descontento que se manifestaba en algunas fisonomías; mas me hacía cargo de que habiendo conversación bastante, y en donde quiera para toda clase de gentes, poniendo por su parte lo que se le exigiese, el recién venido no podría contribuir sino a la variedad y el interés.

Pronto mudé de opinión. Antes que se le hubiese presentado una silla, nuestro importuno había ya dirigido la palabra a cada uno, pero con tal volubilidad que se me figuraba el redoble de los tambores de la retreta. En un instante supimos los nombres y aventuras de todas las personas a quienes había visto en todo el día; supimos desde el primer pedimento hasta la apelación todas las circunstancias de un pleito puesto al primo de la sobrina de su sastre. Ya nos había dicho diez veces que toda la mañana había llovido, pero que el barómetro subía, y que sin duda ninguna a la mañana siguiente haría el más hermoso día del mundo. Era preciso escucharle por fuerza. Si había alguno que empezase alguna conversación con su vecino, se levantaba y apoderándose de él por el cuello de la casaca, con un "iba a decir Vd.", le obliga a no perder una palabra de su inagotable charla.

Muy bien se puede huir de un hablador en una tertulia, pero no hallo medio para sustraerse de él cuando se le encuentra en la calle. Es en vano el fingir no haberle visto, porque si él los ha visto, se acerca y os tiene por espacio de una hora debajo de una gotera para hablaros o del gobierno de la China o del nuevo traje del señor Mahamut II. ¿Qué partido se ha de tomar en tal caso? Armarse de paciencia, porque la fuga es imposible; a menos de querer dejar por despojo a vuestro hablador el cuello de la capa, o una vuelta, o un botón de vuestro frac.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 7002

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Saludos, encuentros y cortesías. ¿Qué hará Vd. al encontrar por la calle algún conocido? Saludaré a las personas conocidas quitándome el sombrero, y me llegaré a hablarles si me indican que lo desean. ¿Con qué mano saludará Vd.? Siempre me quitaré el

  • Imagen Protocolo

    La ira y la urbanidad. Son muy pocas las personas que conservan siempre una igualdad de ánimo; la mayor parte son variables, y muchas se mudan ligeramente al soplo da cualquier viento . A veces mansas, a veces irritadas; ahora tiernas y ahora duras; hoy

  • Imagen Protocolo

    Compañías. Las malas pierden nuestra educación. Que se entiende aquí por buenas compañías. Tertulias de las primeras y últimas gentes. Sociedad de sabios. Academias de poesía y agudeza. Acompáñate con mejores que tú. Evita compañías de gente ordinaria.

  • Imagen Protocolo

    Los buenos modales en la mesa. Hacer aguardar a los comensales después de la hora fijada para la comida porque falta esta o aquella de las personas convidadas es ofender a los presentes en honor de los ausentes, y es cosa tanto mas descortés cuanto éstos

  • Imagen Protocolo

    Cartas de gracias o agradecimiento. No hay cosa más sensible en el mundo que la ingratitud, y esta es muy frecuente entre los hombres. Es cierto que no hay placer más grande ni satisfacción más completa que hacer el bien; y todo bien debe hacerse sin

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de la obligación que la cortesía impone de hacer visitas, y de las disposiciones que hay que tener en ellas. Si se vive en el mundo, no puede uno dispensarse de hacer visitas de vez en cuando , o de recibirlas. Es obligación que la cortesía

  • Imagen Protocolo

    Pocas personas, entre la nobleza de este siglo, son mejor conocidas que el Lord Conde de Chesterfield ; porque su extraordinario y perspicaz talento, y su franco y amable carácter , le distinguían en las tertulias nobles, en las juntas de Estado y en

  • Imagen Protocolo

    De la crítica. Tan permitida es la crítica como la alabanza ; pero es una cosa tan difícil a un adulador el que se haga creer que tiene un carácter elevado, como a un crítico de profesión el no adquirirse enemigos. No obstante, hay una crítica decorosa