Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El estilo y el ceremonial de las cartas.

Un tratado sobre el estilo epistolar, que servirá de ayuda a las gentes con el fin de aprender a ordenar y expresar sus ideas.

 

El secretario español. Nuevo estilo de cartas y sus respuestas. 1844.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

El estilo y el ceremonial de las cartas.

Un tratado sobre el estilo epistolar, que servirá de ayuda a las gentes que lean la presente obra con el fin de aprender a ordenar y expresar sus ideas y dar giro a sus pensamientos. Nos limitaremos a decir rápidamente lo que es necesario saber acerca del mundo de estilo epistolar en la escritura.

El estilo.

El que escribe familiarmente ha de ser sencillo en sus expresiones. Los que las rebuscan y se valen de palabras pomposas para expresar cosas triviales se hacen ridículos, son mirados como hombres que no sintiendo nada se atormentan por encubrir con frases la esterilidad de sus pensamientos.

Expresaos como si estuviéseis en una conversación, y escribid lo que diríais en presencia del sujeto a quien se dirige vuestra carta. Tened después consideración a las personas, y más o menos familiaridad, más o menos respeto, según sus circunstancias, y según la clase o el destino os aproxime o separe de ellas y cumplís en cuanto al estilo.

El ceremonial.

Hay ciertos usos muy insignificantes en sí mismos, pero que es indispensable seguir por no ofender a la persona con quien se trata. Por esto el ceremonial de las cartas consiste en ciertas formalidades adoptadas casi unánimemente, y que son las señales de la mayor o menor
atención que se manifiesta a las personas a quienes se escribe.

La vanidad, que es el alimento de los espíritus mezquinos, ha hecho del ceremonial un asunto de importancia; asi, por poco caso que se haga de esto, es necesario adoptarlo para con los demás. Yo aconsejo a todos los que querían vivir con el mundo que en este punto pequen más bien de más que de menos.

Un exceso de política no puede perjudicarnos nunca; pero una falta, un olvido, basta muchas veces para cambiar, respecto a nosotros, el corazón de cierta clase de personas. No os humilléis nunca hasta la bajeza; pero no omitáis nada de lo que es permitido para agradar.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15702

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    Del modo de conducirse dentro de la casa. La vida es muy corta y debemos aprovecharla. El tiempo es una moneda que una que una vez cambiada ya no volvemos a recobrarla . La persona exacta y metódica, siempre hallará tiempo suficiente para dar cima a todas

  • Imagen Protocolo

    La vulgaridad en el lenguaje es una señal característica de mala educación y de acompañarse con gente ordinaria. Expresiones proverbiales y dichos comunes son las flores de la retórica usadas por un hombre vulgar. Tiene además una palabra favorita, que

  • Imagen Protocolo

    El respeto a los padres, maestros y mayores. La urbanidad nos recomienda el respeto y reverencia a nuestros padres porque son los que contribuyen principalmente a nuestro ser, vida y conservación. Por tanto, no se deberá hallar en el niño palabra o acción

  • Cómo hablar y pronunciar de forma correcta. Mujer habla a los medios

    Urbanidad del habla y de la pronunciación Aquella urbanidad Como en el habla intervienen la boca, los labios, los dientes y la lengua, parece que éste es el lugar en que se debe hablar de ello. Para hablar bien y hacerse entender por los demás, es preciso

  • Personas sonrientes

    Las personas que caen bien. Las personas que agradan Aquella urbanidad Si examinamos prolijamente el por qué unas personas nos gustan más que otras , teniendo igual o mayor mérito, hallaremos que la razón es porque los primeros tienen cierta gracia que

  • Imagen Protocolo

    Para discurrir en sociedad sobre vicios morales o defectos físicos, veamos antes si se halla presente alguna persona a quien pueda ofender nuestro juicio. Si alguien nos hiciere con intención alguna ofensa , respondámosle con moderación y serenídad, y

  • Imagen Protocolo

    Tiempo. Todos hablan del valor del tiempo. Ociosidad y holgazanería. Aprovecha los instantes. No pierdas la primera ocasión. El método abrevia y facilita los negocios. Si te falta tiempo al sueño que lo presta. Empeños y pretensiones. Nada hagas con tropelía.

  • Imagen Protocolo

    La urbanidad para con los iguales y los inferiores. ¿Cuáles son los iguales de una niña? Sus hermanas y sus amigas o compañeras, ¿Cómo debe tratarlas? Con franco y leal cariño, evitando desagradarlas, soportando en lo posible sus defectos y haciéndoles