Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Deberes del hombre para con Dios. I.

El respeto por las creencias de los demás.

 

Urbanidad y Buenas Maneras para el uso de la juventud de ambos sexos.
Imagen Protocolo y Etiqueta
Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Deberes del hombre para con Dios.

"El culto que se tributa al que es infinitamente grande, infinitamente poderoso, infinitamente benigno, necesita ser suave y respetuoso para que su profunda humildad esté en perfecta armonía con la sublime grandeza del Ser incomprensible". Lamenais.

Cuando el primer rayo de sol ilumina el horizonte, las aves le saludan con sus cantos, con su susurro los insectos, y los árboles cimbrean su ramaje, y las plantas enderezan hacia él sus mustias hojas, y toda la creación estaba en los himnos de entusiasmo al divisar sus fecundantes rayos, porque ve relfejada en la faz del astro luminoso, como en un mágico espejo, la imagen de su Creador omnipotente.

Si este es el primer deber que cumple instintivamente la naturaleza, ¿no será también el primero que deba cumplir el ser dotado de raciocinio, que pesa y comprende todos los beneficios de que le ha colmado la Providencia?

Ama a Dios sobre todas las cosas, dicen los mandamientos de Jesucristo, y este sublime precepto es el que debemos grabar en nuestro corazón con caractères indelebles. En efecto, ¿hay nada más justo que adorar al que nos da por patrimonio esa tierra tan fértil, esos mares tan inmensos, ese cielo tan hermoso, dotándonos además con la luz de la inteligencia para que podamos comprender sus dones y convertirlos en provecho nuestro? ¿hay nada más dulce, que amar al que nos busca siempre en las horas del desaliento y la amargura para ofrecernos sus tesoros de consuelo; al que calma ios horrores de nuestra agonía, mostrándonos sus amorosos brazos siempre abiertos para recibirnos, y la perspectiva de dividir con él los jardines eternales? Pero para demostrar a Dios su profunda adoración, los árboles inclinan su alta copa, los pájaros sueltan notas mas suaves y misteriosas que cuando cantan sus; amores a su avecilla compañera.

El hombre, como hemos dicho en otra parte, debe rodear también su amor con las muestras del más profundo respeto. ¿Qué diríamos del que entrase en el palacio de sus reyes, o simplemente en casa de una persona respetable, hablando alto, tosiendo o gesticulando? A buen seguro que nos apresuraríamos a darle el dictado de descortés; ¿y qué mayor descortesía que tratar con poca veneración al que es el Monarca del universo?

¿Hay nada más repugnante, ni que de peor idea de la educación de un hombre, que el verle en estos tiempos de poca fe religiosa, haciendo alarde de desprecio hacia las cosas sagradas y dignas de respeto? Ya que desgraciadamente la fe se haya extinguido en su alma, ¿no debe por consideración a los demás moderar y aun ocultar ese desprecio, que es un insulto dirigido a aquellos que conservan todavía la pureza de sus creencias?

No hay palabras bastante duras para calificar esta grosería, que basta por sí sola a desconceptuar al hombre más fino y de maneras más distinguidas, porque, lo repetimos, la finura no está en la forma, sino en el fondo de las cosas. En vano el hombre escudado con la palabra despreocupación, que está en todas las bocas, cree mostrarse de inteligencia superior desdeñando las sencillas prácticas religiosas que cumplían exactamente nuestros mayores, pues esto, sin añadir quilates a su talento, rebajará en sumo grado su cortesía.

Los hombres ilustrados contraen la obligación de ser tolerantes, y no lo es el que no se adhiere a las costumbres recibidas generalmente, y generalmente sancionadas. Todas las naciones, todas las épocas desde la más remota antigüedad han tenido un Dios y un culto. Reconocer al que nos colma de mercedes y adorarle es la necesidad primera de todos los pueblos de la tierra: hacer gala de nuestra irreligiosidad es producir dos males de suma trascendencia: extinguir la fe en los corazones sencillos, o irritar la susceptibilidad de los espíritus severos, firmemente adheridos a sus convicciones.

Ambos males se pueden evitar sencillamente respetando lo que de cualquier modo que fuere, por los bienes que causa, es digno de respeto.

No queremos, sin embargo, que el hombre caiga en el extremo opuesto y muestre una afectación ridícula y tal vez más perniciosa. Las tintas demasiado oscuras siempre afean los cuadros mejor pintados. Procuremos conservar en todas las ocasiones de la vida ese preconizado justo medio y en el cual están encerradas todas las virtudes.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho
A 12 personas le ha parecido
Valoración 2.6
con una puntuación de 2.6 sobre 5

Nota

  • 10214

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Imagen Protocolo

    El respeto a los padres, maestros y mayores. La urbanidad nos recomienda el respeto y reverencia a nuestros padres porque son los que contribuyen principalmente a nuestro ser, vida y conservación. Por tanto, no se deberá hallar en el niño palabra o acción

  • Imagen Protocolo

    Equitación. De la posición del hombre a caballo, considerado relativamente al hombre y al caballo. La posición del jinete debe ser tal que no violente al caballo . Cada pueblo tiene su modo particular de montar a caballo. La posición del jinete así como

  • Imagen Protocolo

    En la mesa no tomaremos en las manos , ni tocaremos otra comida que el pan destinado para nosotros. Respecto de las frutas, jamás las despojaremos de su corteza, sino por medio del tenedor y del cuchillo. No comamos nunca demasiado deprisa ni demasiado

  • Salón de casa - Recibir visitas

    Reglas de etiqueta para las visitas. Entrar en casa ajena Aquella urbanidad La urbanidad prescribe que volvamos las visitas a los que nos las hacen , y que seamos los primeros en hacerlas a las personas superiores, sin dar lugar a que se nos adelanten.

  • Imagen Protocolo

    Del mundo o sociedad. No es el mundo un palenque al cual deba cada uno bajar armado de todas armas, antes bien se huye en él de aquellos que las llevan aceradas, y que penetran y hieren. Mal empleo es de un hombre que se hace temible; se le mira al principio

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad en la casa y en el juego. ¿Referirá Vd. lo que se hace en su casa? Contar fuera de mi casa lo que sucede en ella, además de otros inconvenientes, me expondría a decir cosas quo mis padres no quieren participar a otras personas. ¿Puede Vd. incurrir

  • Imagen Protocolo

    Urbanidad de cómo hay que despedirse y marcharse en las visitas. Cuando se visita a alguien que es de rango superior, o cuando uno se da cuenta de que la persona con quien está, tiene algo que hacer, no hay que detenerse tanto tiempo que se vea forzada

  • Imagen Protocolo

    Calidades esenciales del hombre urbano. Una de las primeras calidades del hombre urbano es el interesarse por la suerte de sus semejantes . Se apresura a prodigar los socorros cuando conoce que los necesitan, pero no por esto se entromete curiosamente