Logo Protocolo y Etiqueta

La niña bien educada y la piedad.

Las niñas bien educadas deben cumplir sus deberes para con los demás.

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas.

La niña bien educada y la piedad.

1. ¿Qué deberes tiene como más sagrados la niña bien educada?

Los que ha de cumplir con Dios, de quien ha recibido el cuerpo y la salud, el alma y sus facultades, y de quien espera la gloria del cielo.

2. ¿Cómo se llama la niña que cumple las obligaciones que tiene para con Dios?

Se llama niña piadosa.

3. ¿En qué consiste la piedad?

En rezar con atención y devoción, en poner por obra los buenos deseos de corregirnos que sentimos interiormente y en tener gusto para cuanto guarda relación con el servicio de Dios.

4. ¿Es una gran bien la piedad?

Es grandísimo bien, y quien en ello piensa, nota que por la piedad le vienen innumerables beneficios durante toda la vida.

5. ¿En qué cosas pone especial empeño la niña piadosa todos los días?

En encomendarse a Dios mañana y tarde, en no faltar nunca a los rezos y devociones de la familia y los que tiene costumbre de hacer antes y después de la comida.

6. ¿Es necesario tener rezos largos?

Ordinariamente, no. Importa más no dejar nunca por abandono, tibieza o respeto humano los que se tiene por costumbre, y pensar en Dios de vez en cuando durante el día, ofreciéndole todas las acciones y trabajos.

He aquí un hermoso ejemplo:

Llevaron a un niño piadosito a pasar la tarde del domingo con unos tíos suyos, y allí se quedó dormido. Al volver a casa, su mamá le tomó en los brazos sin que se despertase en todo el camino ni cuando le metió en la cama. Despertose al fin cuando su mamá le besó al ir a acostarse ella también, y dijo el niño:

- ¡Ay!, mamá, ¿qué me ha pasado? ¿Cómo es que hace poco estaba en casa de mi tío y ahora estoy en la cama?

- No te asustes, hijo, que no es nada, le dijo la mamá. Es que te quedaste dormido y te traje aquí sin despertarte.

- ¡Ay!, mamá, así no he rezado esta noche antes de acostarme, repuso el niño.

- Déjalo por una vez, contestó la mamá; ya rezarás mañana.

Pero el bueno del niño replicó:

- No, mamá, que si algún día me olvidase de comer, tampoco lo dejaría para el día siguiente.

La mamá le abrazó enternecida y rezó con él las oraciones acostumbradas.

La piedad y las niñas bien educadas.
Urbanidad. La piedad y las niñas bien educadas.

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15896

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Los viajes.

    Las niñas y la buena educación en los viajes. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en los viajes? Procurando ser en toda circunstancia la gloria y la corona de sus padres, y demostrando que han logrado darle completa y exquisita educación. 2. ¿Qué reglas

  • El carbonero. I

    La enseñanza del saco de carbón Un carbonero cargaba el carro de carbón. Reventósele un saco y dijo al carbonerillo: - Tráeme un saco nuevo. El carbonerillo se lo trajo, le llenaron de carbón y le pusieron con los otros sacos en el carro. El carbonero

  • Relato de la carta.

    Las niñas y la buena educación en las visitas. 1. ¿Cuándo hace visitas la niña bien educada? Cuando acompaña a sus padres, y, algunas pocas veces, cuando éstos le permiten ir a ver a alguna amiguita. 2. ¿Qué miramientos tiene la niña bien educada en las

  • Santos y hombres.

    Buena educación en el juego de las niñas. 1. ¿Tienen alguna utilidad los juegos o recreos? Tienen mucha, porque distraen y recrean, es decir, vuelven a crear fuerzas en el cuerpo y en el espíritu. 2. ¿Pueden ser a veces perjudiciales? Si, señor. Lo son

  • Del acto de levantarse.

    El acto de levantarse y del aseo. 1. ¿Cuál es la primera virtud que se ha de practicar al levantarse? La diligencia, saltando presurosamente de la cama en cuanto llega la hora. 2. ¿Qué se ha de tener presente al lavarse? Que conviene hacerlo antes de

  • El joven de los buenos deseos. I

    El joven de los buenos deseos Fue un joven de buenos deseos a ver a un solitario de Palestina, para que le enseñase a corregirse de sus defectos. El solitario le llevó al huerto y le mandó arrancar un arbolito que aun era muy tierno. El joven lo arrancó

  • Envidia.

    Las niñas bien educadas y la caridad. 1. Si el primer deber es amar a Dios sobre todas las cosas, ¿cuál es el segundo? Amar al prójimo como a sí mismo. 2. ¿Qué es amar al prójimo? Es hacerle todo el bien que se puede. 3. ¿Por qué hemos de amar al prójimo?

  • La docilidad.

    La docilidad en la niña bien educada. 1. ¿Cuál es la mejor cualidad que puede adornar a una niña? La docilidad y la obediencia. 2. ¿A quién debemos obediencia y respeto? A todo el que es superior nuestro por su edad o por su dignidad o por el cargo que