Logo Protocolo y Etiqueta

El joven de los buenos deseos

Ejemplo trascendental del buen comportamiento de los jóvenes

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas.

El joven de los buenos deseos

Fue un joven de buenos deseos a ver a un solitario de Palestina, para que le enseñase a corregirse de sus defectos.

El solitario le llevó al huerto y le mandó arrancar un arbolito que aun era muy tierno. El joven lo arrancó sin dificultad.

Mandole luego arrancar otro arbolito mayor que el primero, y también lo arrancó, pero con mayor trabajo.

Arranca ahora éste, le dijo el solitario. Era el árbol ya mayor y ni pudo por más que trabajó. El solitario, entonces, le dijo:

"Así pasa con los defectos; los has de arrancar en cuanto comiencen a nacer, porque si los dejas que echen raíces en el alma, cuesta mucho más y a veces no se puede".

El joven de los buenos deseos. I
Urbanidad. El joven de los buenos deseos. I

El joven de los buenos deseos. II
Urbanidad. El joven de los buenos deseos. II

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15934

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • El carbonero. I

    La enseñanza del saco de carbón Un carbonero cargaba el carro de carbón. Reventósele un saco y dijo al carbonerillo: - Tráeme un saco nuevo. El carbonerillo se lo trajo, le llenaron de carbón y le pusieron con los otros sacos en el carro. El carbonero

  • Los viajes.

    Las niñas y la buena educación en los viajes. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en los viajes? Procurando ser en toda circunstancia la gloria y la corona de sus padres, y demostrando que han logrado darle completa y exquisita educación. 2. ¿Qué reglas

  • Imagen Protocolo

    Espejo de la niña. El pudor es un esmalte, que preserva y da resalte. El aseo en la persona muchos bienes proporciona. Buen porte y buenos modales abren puertas principales. La que de amigas carece prueba que no los merece. Dios al humilde levanta y al

  • Percance en la calle.

    La educación en la calle de las niñas. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educado en ¡a calle? Cuidando de no llamar la atención ni porque camine tan distraída que pase ante los conocidos sin saludarlos, ni porque vaya tan tiesa y presumida que se fijen en

  • Rey de Aragón.

    Buena educación en la mesa. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en la mesa? Con mucha discreción, porque allí es donde los defectos se ponen más de manifiesto y donde repugnan más a los que han de soportarlos. 2. ¿Cuáles son las principales reglas

  • Del acto de levantarse.

    El acto de levantarse y del aseo. 1. ¿Cuál es la primera virtud que se ha de practicar al levantarse? La diligencia, saltando presurosamente de la cama en cuanto llega la hora. 2. ¿Qué se ha de tener presente al lavarse? Que conviene hacerlo antes de

  • Buena educación.

    Primera educación definitiva para las niñas. El sabio Licurgo que gobernaba en Grecia, quiso demostrar al pueblo cuán necesaria es la buena educación a los niños. Con tal propósito tomó dos cachorritos que habían nacido juntos, y desde pequeños al uno

  • Modestia.

    La modestia en la niña bien educada. 1. ¿Cuál es la virtud que más adorna a una niña? La modestia, fruto sazonado de la buena educación, por la cual está convencido de que todo lo bueno que tiene se lo debe a Dios, por lo cual no se envanece de sus cualidades.