Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

El joven de los buenos deseos

Ejemplo trascendental del buen comportamiento de los jóvenes y las ganas de aprender para corregir sus defectos

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas

 

El joven de los buenos deseos. I
Urbanidad. El joven de los buenos deseos. I

Las lecciones de un sabio solitario a un joven con ganas de aprender

Aquella urbanidad

Fue un joven de buenos deseos a ver a un solitario de Palestina, para que le enseñase a corregirse de sus defectos.

El solitario le llevó al huerto y le mandó arrancar un arbolito que aun era muy tierno. El joven lo arrancó sin dificultad.

Luego le mandó arrancar otro arbolito mayor que el primero, y también lo arrancó, pero con mayor trabajo.

Arranca ahora éste, le dijo el solitario. Era el árbol ya mayor y ni pudo por más que trabajó.

El solitario, entonces, le dijo:

"Así pasa con los defectos; los has de arrancar en cuanto comiencen a nacer, porque si los dejas que echen raíces en el alma, cuesta mucho más y a veces no se puede".

El joven de los buenos deseos. I
Urbanidad. El joven de los buenos deseos. I

 

El joven de los buenos deseos. II
Urbanidad. El joven de los buenos deseos. II

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15934

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Emperador Teodosio.

    Los buenos modales en el colegio de una niña bien educada Aquella urbanidad 1. ¿Qué hace la niña bien educada al llegar al colegio? Saluda respetuosa y brevemente a la señora maestra y después se junta con las demás niñas para estudiar, jugar o conversar

  • Rey de Aragón.

    Reglas de comportamiento y buenos modales en la mesa para las niñas Aquella urbanidad 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en la mesa? Con mucha discreción, porque allí es donde los defectos se ponen más de manifiesto y donde repugnan más a los que

  • Santos y hombres.

    Buenos modales y buen comportamiento en los juegos de una niña bien educada Aquella urbanidad 1. ¿Tienen alguna utilidad los juegos o recreos? Tienen mucha, porque distraen y recrean, es decir, vuelven a crear fuerzas en el cuerpo y en el espíritu. 2.

  • La piedad y las niñas bien educadas.

    Cómo debe comportarse una niña bien educada con los demás Aquella urbanidad 1. ¿Qué deberes tiene como más sagrados la niña bien educada? Los que ha de cumplir con Dios, de quien ha recibido el cuerpo y la salud, el alma y sus facultades, y de quien espera

  • Envidia.

    Las niñas y los buenos modales con el prójimo Aquella urbanidad 1. Si el primer deber es amar a Dios sobre todas las cosas, ¿cuál es el segundo? Amar al prójimo como a sí mismo. 2. ¿Qué es amar al prójimo? Es hacerle todo el bien que se pueda. 3. ¿Por

  • La docilidad.

    Reglas de comportamiento para las niñas: obediencia y docilidad Aquella urbanidad 1. ¿Cuál es la mejor cualidad que puede adornar a una niña? La docilidad y la obediencia. 2. ¿A quién debemos obediencia y respeto? A todo el que es superior nuestro por

  • Del acto de levantarse.

    Qué cosas que debe hacer una niña al levantarse Aquella urbanidad 1. ¿Cuál es la primera virtud que se ha de practicar al levantarse? La diligencia, saltando presurosamente de la cama en cuanto llega la hora. 2. ¿Qué se ha de tener presente al lavarse?

  • Laboriosidad.

    ¿Qué obligaciones debe cumplir una niña bien educada? Aquella urbanidad 1. ¿Por qué hemos de trabajar? Porque es una obligación que Dios ha impuesto a todos los hombres. El pájaro ha nacido para volar, el pez para nadar y el hombre para trabajar. 2. ¿Con