Logo Protocolo y Etiqueta

Primera educación definitiva para las niñas.

La educación de las niñas es importante para su futuro.

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas.

Buena educación.
Buena educación. Buena educación.

Primera educación definitiva para las niñas.

El sabio Licurgo que gobernaba en Grecia, quiso demostrar al pueblo cuán necesaria es la buena educación a los niños. Con tal propósito tomó dos cachorritos que habían nacido juntos, y desde pequeños al uno le enseñó a cazar, mientras que al otro le dejó sin enseñanza alguna.

Cuando los perrito se hicieron mayores, Licurgo congregó a los habitantes de la ciudad y les dijo: "Oídme con atención: la Patria necesita que los niños y los jóvenes sean buenos y virtuosos, y para conseguirlo es preciso que reciban buena y adecuada educación".

Mandó traer los dos perros y mientras un hombre ponía ante ellos un plato de carne, otro soltaba una liebre. En seguida, el uno se echó sobre el plato y el otro se lanzó sobre la liebre.

Licurgo dijo entonces al pueblo: "Ved los resultados de la diferente educación. Ambos animales nacieron juntos, empero se han educado de muy diferente manera, y el uno es un valiente cazador mientras que el otro es un glotón despreciable. Si queréis que vuestros hijos sean buenos, esforzados y valientes, obligadles a adquirir desde niños esas cualidades".

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15874

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • La docilidad.

    La docilidad en la niña bien educada. 1. ¿Cuál es la mejor cualidad que puede adornar a una niña? La docilidad y la obediencia. 2. ¿A quién debemos obediencia y respeto? A todo el que es superior nuestro por su edad o por su dignidad o por el cargo que

  • El carbonero. I

    La enseñanza del saco de carbón Un carbonero cargaba el carro de carbón. Reventósele un saco y dijo al carbonerillo: - Tráeme un saco nuevo. El carbonerillo se lo trajo, le llenaron de carbón y le pusieron con los otros sacos en el carro. El carbonero

  • Percance en la calle.

    La educación en la calle de las niñas. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educado en ¡a calle? Cuidando de no llamar la atención ni porque camine tan distraída que pase ante los conocidos sin saludarlos, ni porque vaya tan tiesa y presumida que se fijen en

  • Rey de Aragón.

    Buena educación en la mesa. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en la mesa? Con mucha discreción, porque allí es donde los defectos se ponen más de manifiesto y donde repugnan más a los que han de soportarlos. 2. ¿Cuáles son las principales reglas

  • En el templo.

    Buenos modales de las niñas en el templo. 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en el templo? Con profundo recogimiento y respeto, procurando no distraerse ni pensar más que en Dios y en cosas espirituales. 2. ¿Cómo guarda recogimiento? No hablando sin

  • La piedad y las niñas bien educadas.

    La niña bien educada y la piedad. 1. ¿Qué deberes tiene como más sagrados la niña bien educada? Los que ha de cumplir con Dios, de quien ha recibido el cuerpo y la salud, el alma y sus facultades, y de quien espera la gloria del cielo. 2. ¿Cómo se llama

  • Modestia.

    La modestia en la niña bien educada. 1. ¿Cuál es la virtud que más adorna a una niña? La modestia, fruto sazonado de la buena educación, por la cual está convencido de que todo lo bueno que tiene se lo debe a Dios, por lo cual no se envanece de sus cualidades.

  • Envidia.

    Las niñas bien educadas y la caridad. 1. Si el primer deber es amar a Dios sobre todas las cosas, ¿cuál es el segundo? Amar al prójimo como a sí mismo. 2. ¿Qué es amar al prójimo? Es hacerle todo el bien que se puede. 3. ¿Por qué hemos de amar al prójimo?