Quantcast

 

Logo Protocolo y Etiqueta

Las niñas y la buena educación en los viajes

En los viajes hay que saber comportarse para no molestar a los demás viajeros que comparte medio de transporte con nosotros

 

Cartilla moderna de urbanidad para niñas

Los viajes. La niña bien educada.
Urbanidad. Los viajes. La niña bien educada.

Los buenos modales en los viajes para ser un niña bien educada

Aquella urbanidad

1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en los viajes?

Procurando ser en todo momento la gloria y la corona de sus padres, y demostrando que han logrado darle una completa y exquisita educación.

2. ¿Qué reglas observa más particularmente la niña bien educada en los viajes?

Primera. No molestar a nadie en ningún momento y por ningún motivo.

Segunda. Soportar con paciencia y disimulo las muchas incomodidades y sacrificios que en los viajes son inevitables.

Tercera. No abusar de la condescendencia de unos ni tratar a otros con demasiada franqueza.

3. ¿Quiénes son las niñas que más molestan en los viajes?

Primero. Las caprichosas que van, vienen, interrumpen, preguntan, chillan, etcétera, sin ton ni son.

Segundo. Las egoístas, que quieren que todos se ocupen de ellas, que las escuchen y que las alaben.

Tercero. Las regruñonas que de todo se quejan.

4. ¿Cómo se porta la niña bien educada cuando viaja, en lo tocante a preguntas y respuestas?

Cuando algo le preguntan contesta lo mejor que sabe y muy amablemente, pero no se atreve a hacer pregunta alguna a gente extraña.

5. Y en lo tocante a los saludos, ¿cómo se porta la niña bien educada?

Se descubre y saluda al entrar en el departamento del tren o el coche, al terminar el viaje, y siempre que entra o sale algún viajero.

6. ¿Con quienes guarda mayores consideraciones?

Con sus papás, a los cuales procura complacer siempre siendo obsequiosa, atenta y muy obediente.

7. ¿Cómo se porta en los tranvías y demás vehículos?

Con gran corrección y observando siempre los principios de la buena crianza cederá el paso a las personas dignas de respeto y consideración.

La ancianita y la moneda en el suelo

Sucedió el verano pasado en la estación de Miranda, que una ancianita iba pidiendo limosna. Un señor que viajaba en tercera, le dio una pieza de 10 céntimos, pero se cayó al suelo y la ancianita no la acertaba a ver. La hija de aquel señor caritativo le dijo entonces:

-¡Señora!, mire los diez céntimos; están aquí junto a este bulto.

Un señor extranjero que estaba en el vecino coche de primera, quedó muy admirado del proceder de aquella niña; durante el viaje habló con su papá, que era un empleado de poco sueldo, y le dijo:

"Me ha gustado mucho el comportamiento de su hija, y la cortesía que ha tenido con aquella pobrecita vieja, llamándola señora y todo. He venido a España para que mi hija la recorra toda y aprenda el español. Me gustaría tener una señorita bien educada que fuera su compañera de viaje".

Los papás se entendieron, y así fue como Matilde Salinas, de solo diez y seis años, pasó cuatro meses deliciosos e instructivos, parando en los mejores hoteles y visitando todo lo principal de España, en compañía de una familia que la trató como a una hija muy querida.

Los viajes.
Urbanidad. Los viajes.

 

Los viajes. La niña bien educada.
Urbanidad. Los viajes. La niña bien educada.

 

Los viajes. La niña mal educada.
Urbanidad. Los viajes. La niña mal educada.

 

 

contentG Stats

¡Ayúdenos a mejorar!

¿Le ha parecido útil o interesante el artículo?

  • Nada
  • Poco
  • Algo
  • Bastante
  • Mucho

Nota

  • 15876

    Aviso Los artículos "históricos" se publican a modo de referencia

    Pueden contener conceptos y comportamientos anacrónicos con respecto a la sociedad actual. Protocolo.org no comparte necesariamente este contenido, que se publica, únicamente, a título informativo

Su opinión es importante.

Participe y aporte su visión sobre este artículo, o ayude a otros usuarios con su conocimiento.

Contenido Relacionado

  • Laboriosidad.

    ¿Qué obligaciones debe cumplir una niña bien educada? Aquella urbanidad 1. ¿Por qué hemos de trabajar? Porque es una obligación que Dios ha impuesto a todos los hombres. El pájaro ha nacido para volar, el pez para nadar y el hombre para trabajar. 2. ¿Con

  • Emperador Teodosio.

    Los buenos modales en el colegio de una niña bien educada Aquella urbanidad 1. ¿Qué hace la niña bien educada al llegar al colegio? Saluda respetuosa y brevemente a la señora maestra y después se junta con las demás niñas para estudiar, jugar o conversar

  • La docilidad.

    Reglas de comportamiento para las niñas: obediencia y docilidad Aquella urbanidad 1. ¿Cuál es la mejor cualidad que puede adornar a una niña? La docilidad y la obediencia. 2. ¿A quién debemos obediencia y respeto? A todo el que es superior nuestro por

  • Lo que debe ser.

    Los buenos modales en la calle y en el paseo de una niña bien educada Aquella urbanidad 1. ¿Cuándo sale de paseo la niña bien educada? Solamente sale de paseo cuando sus padres o superiores se lo mandan o se lo permiten. 2. Qué reglas observa la niña

  • Relato de la carta.

    Cómo debe comportarse una niña bien educada cuando va de visita Aquella urbanidad 1. ¿Cuándo hace visitas la niña bien educada? Cuando acompaña a sus padres, y, algunas veces, cuando sus padres le permiten ir a ver a alguna amiguita. 2. ¿Qué miramientos

  • Santos y hombres.

    Buenos modales y buen comportamiento en los juegos de una niña bien educada Aquella urbanidad 1. ¿Tienen alguna utilidad los juegos o recreos? Tienen mucha, porque distraen y recrean, es decir, vuelven a crear fuerzas en el cuerpo y en el espíritu. 2.

  • Mirada de la niña

    Máximas de cortesía y comportamiento para las niñas Aquella urbanidad El pudor es un esmalte, que preserva y da resalte. El aseo en la persona muchos bienes proporciona. Buen porte y buenos modales abren puertas principales. La que de amigas carece

  • En el templo.

    Cómo debe comportarse una niña bien educada en la iglesia Aquella urbanidad 1. ¿Cómo se porta la niña bien educada en el templo? Con profundo recogimiento y respeto, procurando no distraerse ni pensar más que en Dios y en cosas espirituales. 2. ¿Cómo